viajes y turismo

La Gran Sabana, lugar de cascadas mágicas

alvaromont@gmail.com /@alvaromont

•          La Gran Sabana es un lugar ideal para ir en vacaciones. 

•          Las formaciones rocosas más antiguas del planeta están en la Gran Sabana. 

La Gran Sabana, en el estado Bolívar,  es uno de esos lugares especiales que diferencian a Venezuela con todos los demás países del mundo. El hecho de estar sobre una de las formaciones rocosas más antiguas del planeta, otorga a sus paisajes unas peculiaridades muy especiales. Una de esas características más resaltantes, son los tepuyes y los desniveles que se forman, originando unas cataratas y saltos de agua preciosos, entre ellos los más altos del mundo: El Salto Ángel y el Kukenán.

Ahora en tiempos de pandemia, y cuando el tema de la gasolina hace más complicada la logística, le aconsejo tomar el viaje guiado por organizaciones turísticas y agencias de viajes que se dedican a eso y se ocupan de todo. Desde el trasporte hasta la gasolina, pasando por las posadas o carpas para dormir. Uno no sale de su casa para pasar trabajo.

Al viajar por carretera hacia la Gran Sabana, hay que contar que el kilómetro 0 comienza en El Dorado, y que a partir del kilómetro 119 comienzan las cascadas más conocidas como el Salto El Danto, que tiene 35 metros de altura en una garganta escalonada y llena de vegetación. Tome el desvío hacia Kavanayén en el kilómetro 147 de la carretera, para que conozca otras cascadas espectaculares: Aponwao y Toron-Meru. Para llegar al salto Torón hay desviarse en el kilómetro 23 de la vía a Kavanayén. Luego, sólo en 4×4, se recorren 17 kilómetros cruzando dos ríos y varios pantanales. La cascada tiene 75 metros de altura y es una de las más atractivas de la Gran Sabana. La vía hacia el Aponwao comienza en el kilómetro 34 de la carretera hacia Kavanayén y está bien señalada, pero necesita un 4×4 para llegar hasta un caserío indígena llamado Iborio, ya que en el camino hay varios arenales enormes. En Iboribo tome una curiara que le lleva al salto. El Aponwao o Chinak-Merú es sin duda el salto más bello de toda la Gran Sabana. 

Siguen los encuentros fluviales hacia el sur con los Rápidos de Kamoirán, en el kilómetro 171 de la carretera. Éstos son unos torrentes del río Kamoirán, que desembocan en la corriente del Mazaruni y luego terminan en el río Esequibo. Muy cerca de los rápidos hay una posada, bodega, restaurante y bomba de gasolina.

En el kilómetro 201 hay que detenerse a observar otro de los saltos más impresionantes de la Gran Sabana: Salto Kama. La cascada tiene 50 metros de altura y está al lado de la carretera. 

Otro salto muy célebre en la Gran Sabana es la Quebrada Pacheco, justo en el kilómetro 238 de la carretera. Tiene unos pozos sabrosos y es ideal para acampar. 

Siguiendo hacia el sur, como buscando la capital Santa Elena de Uairén, está la espectacular Quebrada de Jaspe, en el kilómetro 273. El color rojizo de sus piedras es impresionante, sobre todo al mediodía cuando el sol brilla.

Para alojarse cómodo en medio de la naturaleza.

Cuando uno es estudiante, o cuando tiene hijos pequeños, la emoción consiste en escoger un lugar bonito, armar una carpa, cocinar su propia comida en una hornilla portátil, lavarse a diario en el río cercano y sentir que uno es un gran aventurero, para contárselo a todos sus amigos al llegar a casa. 

Pero cuando uno ya supera esas etapas y llega a ser un adulto, desea disfrutar estos paisajes de una forma más sosegada, con la comodidad que otorga un baño limpio y sin tener que preparar las comidas, para disfrutarlas más. Todo esto sin perder el encanto de la naturaleza virgen y la sensación de recorrer sitios prehistóricos, reservados a unos pocos privilegiados. 

Hoy le quiero recomendar dos beunas posadas de la Gran Sabana, con base a criterios como la atención brindada, comodidad de sus habitaciones, calidad de la comida servida, paisajes circundantes y ubicación. 

Posada Chivatón

La posada más cómoda de la zona norte de la Gran Sabana se llama Chivatón,  y está ubicada en el kilómetro 47 de la carretera de Luepa a Kavanayén. La construcción es toda en piedra y la atención de Romelia, su propietaria, es impecable;  cambia las sábanas y toallas a diario. El clima de la zona es fresquísimo y el silencio de sus paisajes sobrecogedor.

Carretera a Kavanayén, kilómetro 48, Gran Sabana, estado Bolívar.

Teléfono: (0416) 744.76.08, campamentochivaton@gmail.com. 

Mantopai

Mantopai consta de seis churuatas alineadas en el tope de una colina, con el río Karuai a los pies y el impresionante cerro Sororopantepuy como telón de fondo.  Unos pocos kilómetros antes de llegar a Kavanayén,  verá el letrero que indica la vía a Mantopai. Son sólo seis kilómetros que recorrerá en una hora, porque debe ir muy despacio. No le recomiendo hacer este trayecto de noche, porque hay sitios en los cuales el camino se pierde. Una vez instalado en Mantopai, no querrá moverse de allí por la belleza del lugar y por lo dificultoso de su acceso.

Carretera a  Kavanayén, kilómetro 66  y luego seis kilómetros de vía difícil, sólo 4×4. Gran Sabana, estado Bolívar.

Teléfono:(0286) 962.08.00, campamentomantopai@gmail.com. 

Lleve repelente, porque en los ríos de la Gran Sabana hay “puri-puris”, que son una especie de mosquitos pequeñitos pero feroces y hambrientos. También lleve protector solar, ropa fresca mangas largas, botas cómodas para caminar, zapatos de agua para los ríos, traje de baño tipo short y toallas.


Biodiversidad turística en Venezuela

Álvaro Montenegro

alvaromont@gmail.com / @alvaromont/ @montenegroalvaro

Venezuela figura en la honrosa lista de los países más biodiversos del planeta. Está entre los mega diversos. Esto quiere decir que en nuestro territorio habitan un enorme porcentaje de todas las especies animales y vegetales que existen en la tierra. La biodiversidad está marcada por una amplia variedad de plantas, animales y microorganismos, unidos a una diversidad de ecosistemas que permiten interacciones privilegiadas entre el entorno y sus habitantes. Venezuela parece un continente entero, pero en una escala menor. Tenemos ambientes ideales para el desarrollo natural como humedales, páramos, bosques nublados, lagos, selva húmeda tropical, desiertos, sabanas, tepuyes, ríos espectaculares, cordilleras, costas y mucho más.  Además, gran porcentaje de nuestro territorio está protegido por parques nacionales. Por eso constantemente se están descubriendo en Venezuela plantas y organismos vivos, que no están registrados en los centros de investigación biológica alrededor del mundo. Por ejemplo, el descubridor venezolano Charles Brewer–Carías, encontró en la cima del Roraima unas ranitas y plantas carnívoras que no viven en ningún otro lugar de la tierra. 

Campamento Mantopay. Gran Sabana

Este ambiente tan biodiverso convierte a Venezuela en un destino ideal para el ecoturismo, turismo verde, sustentable y responsable. Ahora que celebramos el 22 de mayo el Día Internacional de la Diversidad Biológica, decretado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 20 de diciembre del año 2000 para  concientizar a la población y los gobiernos sobre la importancia de la biodiversidad para la sobrevivencia del planeta, nuestro mejor tributo a la madre tierra es recorrerla sin dejar huellas negativas una vez la pandemia nos permita viajar de nuevo. Por eso le recomendamos que apenas sea posible, visite alguno de estos paraísos de la biodiversidad en Venezuela:

La Gran Sabana

Ubicada en una de las formaciones rocosas más antiguas del planeta, es un destino turístico único en el mundo por sus tepuyes, selvas de galería, ríos, saltos  y sabanas muy extensas situadas a una altura de más e 900 metros sobre el nivel del mar. Los que están en forma pueden prepararse para una excursión a la cima del Roraima, donde se asombrarán por lo impactante de la naturaleza en Venezuela.

Niños listos para liberación de tortugas en Apure

Los llanos centrales

Al poseer una vegetación gramínea con extensas pampas y pocos lugares donde los animales pueden tomar agua en verano, quizás el llano es uno de los lugares donde mejor se puede observar la fauna venezolana. En la selva se esconden y hay muchos ríos; en los llanos al caer la tarde las lagunas se llenan de animalitos bellos que vienen a calmar su sed y a reposar. Vale la pena mil veces visitarlos.

Delfines en Mochima

Mochima

Este parque nacional ubicado entre los estados Anzoátegui y Sucre. Allí viven en sus playas, islas, ciénagas, arrecifes, manglares y bosques tropicales unas 78 especies de mamíferos, 28 especies de reptiles y unas 150 especies de aves. El paisaje es precioso, y muy probablemente usted verá delfines retozando entre sus aguas.