cuento cuentos

Soberana decisión

            Yo pedí unos huevos fritos con tocineta y usted me trajo unos huevos fritos con jamón, entonces yo le dije y usted se los llevó y me trajo unos huevos revueltos con tocineta, y yo le recordé que eran fritos, entonces usted se los llevó y me trajo una omelette de queso con choricitos y una ramita de perejil… ¿será posible que algún día en la vida, aquí en mi país que yo quiero tanto, yo pida unos huevos fritos con tocineta y me traigan unos huevos fritos con tocineta o eso será como mucho pedir? Ah… y el café con leche era “conlechegrande bien caliente” y no, “marroncitotibio”, pero mejor dejamos eso así.

***  

Se dejó todo eso así. Aquí el cliente nunca-jamás tiene la razón. Su deber es el de resignarse siempre.

***

            ¡Épale, vale! ¿A qué hora van a empezar a vender el pescado?

            Esque tuavía no estamos abiertos…

            Sí, ya sé, pero ¿a qué hora van a empezar a vender el pescado?

            Esque primero hay que terminar de poner el yelo…

            Sí, ya vi, ¿pero a qué hora van a empezar a vender el pescado?

            Esque antes hay que despachar a la gente de los restoranes…

            Ajá, ¿pero a qué hora van a empezar a vender el pescado?

            Esque después hay que…

            ¡Coye, vale! ¡Mírame a la cara! Lee mis labios: ¿Aaa queeé hoooraaa vaaan aaa eeempeeezaaar aaa veeendeeer eeel peeescaaadooo?

            Esque…

            ¡Me vuelves a decir “esque” y aquí va a correr sangre, pana, y no de atún!

            Esque…

            ¡No, si es que tú no entiendes! ¡Mira, me puedes decir: “No sé”! O me puedes meter un embuste: “Comenzamos a despachar el pescado a las ocho y cincuenta y siete minutos con treinta y tres segundos, estimado cliente.” Es más, me puedes mandar a callar con un “No me da la gana de decirte, hermano, ¿no ves que yostoy de mal humor?”.  ¡Pero concéntrate, chico, que yo sé que tú puedes! ¿A quÉ hOrA vAn A EmpEzAr A vEndEr El pEscAdO?

***

No hubo manera… ¡Y que pretender una respuesta precisa y concreta! ¡Qué esperanza pal que siembra coco!

***

            Dame unas papitas, las de la latica verde.

            ¿Qué quieres?

            Papas. Lata verde. Una. Por favor.

            No hay.

            ¿Cómo que no hay?

            No hay.

            ¿Y esas que están ahí?

            ¿Ahí dónde?

            Entre los pistachos y los tostoncitos…

¿Tú quieres tostoncitos?

            No, miamor… papas… papitas… las de la latica verde…

            Desas no hay.

***  

No hay, pues… no hay.

***

Me deja en la parada, señor… bueno… entonces en la esquina… bueno… entonces por donde pueda… ¡déjame en donde te dé la gana, njd!

***

El autobusete se detuvo en plena intersección.

***

            ¡Señor! ¡Usted! ¡El vigilante! ¡Es que me perdí! Por favor, ¿por dónde es que están los ascensores que, cuando uno viene del sótano y sale, dan a un vitral?

            ¿Vitral?

            Sí, un vidrio de colores, enorme.

            ¿Vidrio de colores?

            Sí, como en las iglesias.

            Esto no es una iglesia, esto es un centro empresarial.

            Sí, pero en este centro empresarial, que tiene mil ascensores, hay unos que dan a una ventanota de vidrios coloreados.

            ¿Vidrios coloreados?

            Usted no ha oído hablar del arte gótico ni de vainita… ¿no?

            ¿Qué?

            ¿Usted es nuevo en este sitio?

            Yo no. Yo trabajo aquí desde hace usssss.

            Ah… “usssss”… ¿y no sabe que aquí hay unos ascensores que dan hacia un ventanal de vidriecitos full color?

            ¿Aquí?

***

A veces, cuando uno sale del ascensor, hay un vitral. A veces… no. Quizá haya un vitral tres veces a la semana: los martes, los jueves y los martes. O tal vez no. Eso lo aprendí de Eugenio.

***

            TODO es a beneficio de los niñitos hospitalizados en el JM de los Ríos. El costo mínimo de la entrada es de un dólar o su equivalente en bolívares. Pero si usted quiere dar más, ¡bienvenido sea! Es MUY fácil ver la Lectura Dramatizada de “Casas muertas” de Miguel Otero Silva por el canal de Youtube. UNO: usted deposita en las cuentas de www.preparafamilia.org. DOS: toma una capturA de pantalla de la transacción. TRES: Envía la capturA a funcioncasasmuertas@gmail.com Recibirá el enlace, que estará disponible durante 48 horas a partir de las 5:00 p.m. del sábado hasta las 5:00 p.m. del lunes, para que usted vea la obra en el horario de su elección.

***

Ay, yo no tengo dólares, ¿por qué no aceptan bolívares?

¿Será que puedo donar más dinero porque es para una buena causa?

Eso es por Zoom, ¿no?

¿Te deposito a ti o Miguel Otero Silva?

¿Eso de “capturA” es lo mismo que cápchur?

¿Hago un cápchur y se lo envío por WhatsApp al señor Silva? Mándame su contacto.

¡¿Y cómo es posible que esos actores estén actuando durante 48 horas seguidas?!

Si no la veo el viernes, segurito que la veo el martes.

***

Y… ¿cómo iremos a hacer con la próxima elección?