orientación emocional

Me decepcionaste 

Leonor Andrade Castillo.

De pronto sientes un hueco en el estómago.  No entiendes nada y te sientes aturdido.  En un primer momento puedes hasta dudar de que sea verdad lo que te están diciendo sobre esa persona. 

La decepción es como una caída abrupta, como si de repente te hubiesen quitado el piso y te hubieses quedado en el aire.  Es un retorno doloroso a una realidad muy alejada de tus expectativas.  En ocasiones, la decepción puede ser hacia ti mismo, en otras, la decepción puede ser hacia otra persona, institución o colectividad. A veces puede ser individual, es decir que sólo te afecta a ti, y a veces puede ser una decepción colectiva, es decir que todo un grupo se siente decepcionado frente a algo o alguien que de alguna manera está relacionado con ellos.

Son múltiples las reacciones frente a la decepción.  Puedes sentir rabia, dolor, tristeza y hasta depresión.  Algunas personas no logran salir del torbellino de emociones y se van sintiendo cada vez peor, sin poder dejar ir lo que sucedió. No obstante, otras personas pueden manejar la decepción de manera que al final del proceso aprenden y salen fortalecidas de la situación.  

Lo que ocurre cuando te decepcionas es que hay una brecha (unas veces más grande que otras) entre tu expectativa hacia la otra persona y la realidad.  Dependiendo del tamaño de la brecha, será el tamaño de la caída.  Mientras más hayas idealizado a la otra persona, mayor será la decepción.  A veces la decepción está relacionada con el deseo de algo.  Por ejemplo, puedes luchar con todas tus fuerzas para lograr una posición en tu empleo y una vez que la obtienes te das cuenta de que lo que sientes no se corresponde con la felicidad que habías imaginado que sentirías mientras luchabas por conseguirlo y por ende te sientes decepcionado.  

Hay decepciones tan fuertes que pueden cambiar el curso de tu vida, como una decepción con tu pareja (por ejemplo, una infidelidad) que puede significar que decidas terminar la relación. A veces puedes culparte por no haberte dado cuenta de la realidad, por no haber visto las señales que indicaban que esa persona no era como te la imaginabas, y te sientes culpable y decepcionado de ti mismo. 

Ante estas situaciones y para evitar la decepción, algunos colocan sus expectativas hacia sí mismos y hacia los demás, en un nivel tan bajo que no esperan nada y la vida se convierte en un camino de logros al mínimo y paradójicamente mientras más se protegen para evitar la decepción, más decepcionados se sienten.  Otros, por el contrario, colocan la barra tan alta que resulta inalcanzable y también terminan sintiéndose decepcionados de sí mismos y de los demás. 

Manejar la decepción adecuadamente te puede llevar a un proceso de aprendizaje. El primer paso es comprender lo que en realidad sucedió, identificar si estaba en tus manos o si por el contrario no tenías control sobre lo que pasó.  Esto te puede ayudar a manejar la frustración que causa querer controlar la situación y no poder hacerlo, al tomar conciencia de que en realidad escapaba de tus manos.  Luego puedes observar cómo eran tus expectativas en relación a la persona que te decepcionó. 

Al respecto de las expectativas el Dalai Lama habla de la relación entre la decepción y la compasión y distingue entre la Compasión Parcial y la Compasión Imparcial.  La Compasión Parcial según el Dalai Lama es “el sentimiento de preocupación por el bienestar de nuestros amigos, la gente que realmente se comporta de una forma positiva con nosotros (…) el afecto parcial está orientado principalmente según las acciones de los demás: si la acción hacia mí es positiva, amistosa, entonces los amo. Si estas personas me perjudican, si se comportan de modo negativo conmigo, entonces en vez de afecto, siento enfado.” El Dalai Lama sugiere desarrollar la Compasión Imparcial, centrada no en las acciones de los demás sino en la conciencia de que “simplemente los otros son también seres humanos: ellos quieren también la felicidad y tienen también todo el derecho de superar el sufrimiento.” (En: https://www.youtube.com/watch?v=6eHafBUFyOY&t=145s ).  Esto te permite ver a la otra persona más allá de sus acciones, en su camino para aprender y superar el sufrimiento, igual que tú.

Si te encuentras atascado en la decepción pudieras requerir ayuda profesional psicoterapéutica. Puedes contactarme por WhatsApp +58 4146387298 o por mail a leonorandrade29@gmail.com