orientación emocional

Transformar una Situación Depende de Mí

Leonor Andrade Castillo

Con frecuencia nos enfrentamos a situaciones difíciles de manejar.  Si bien no tenemos control sobre lo que nos pueda pasar, sí tenemos la opción de percibir lo que nos ocurre desde diferentes perspectivas.  

El significado y el impacto que tenga una situación dependerá de la perspectiva con la que lo mires.  Cuando tu perspectiva cambia, también se modifica el significado que tiene para ti, el impacto emocional que tiene, y tu respuesta ante el evento.  Esto quiere decir que la decisión sobre cómo afectara tu vida depende de cómo percibas lo que está ocurriendo.

Se trata de encontrar el enfoque que te permita ver la situación de forma que te beneficie en lugar de perjudicarte.  

Incluso tus “equivocaciones” las puedes convertir en una oportunidad para aprender, y la próxima oportunidad estarás en capacidad de aplicar ese aprendizaje para obtener un resultado positivo.

Esta práctica de escoger la perspectiva con la cual mirar la situación se llama reencuadre. Es una técnica que utilizo con frecuencia en las sesiones de psicoterapia con mis clientes, de manera que puedan ir aprendiendo a observar las situaciones que les afectan de una manera diferente.

De acuerdo con Robert Dilts en su libro El Poder de la Palabra, frente a un evento, si aplicamos el reencuadre, tendremos dos maneras de verlo y por ende reaccionar:  1.- Enfocar mi atención en el problema o 2.- Enfocar mi atención en el objetivo.  Cuando enfoco mi atención en el problema, frente a la situación estaré haciéndome preguntas como éstas: ¿Qué es lo que está mal?; ¿Por qué esto es un problema?; ¿Qué lo causó?; ¿Quién es el culpable de ello?  Cuando enfoco mi atención en el objetivo me podré hacer preguntas como ¿Qué es lo que quiero?; ¿Cómo puedo conseguirlo?; ¿Cuáles son los recursos de los que dispongo?; ¿Qué es lo que puedo aprovechar de esta situación? 

Tomemos un ejemplo de la vida cotidiana.  Hace unas dos semanas aproximadamente, en el marco de los operativos de vacunación masiva, 39 adultos mayores, acudieron a un sitio público en el cual estaban vacunando.  La condición establecida para ser vacunado era estar registrado en el denominado Carnet de la Patria.  Estos adultos mayores no tenían el mencionado carnet.  La primera respuesta que recibieron de los funcionarios fue negativa. Veamos lo que sucedió en el marco de la opción de cambiar la percepción de la situación.  

Si los adultos mayores se hubiesen enfocado en el problema, se habrían preguntado ¿Qué es lo que está mal con el proceso? Seguramente, hubiesen comenzado a criticar lo que estaba sucediendo y a ver todo lo que estaba funcionando mal.  También seguramente se habrían preguntado ¿Por qué es un problema no tener el carnet para vacunarse? Eso los habría llevado quizá a criticar el hecho de la exigencia del carnet y a irse hacia atrás en la historia hasta los inicios cuando crearon el carnet y todo lo que ha implicado.  Adicionalmente hubieran podido preguntarse ¿Qué fue lo que causó que pusieran esa restricción? Es probable que eso disparara pensamientos relacionados con el aspecto ideológico, y por último pudieran haberse preguntado ¿Quién es el culpable de que exista esa restricción? Esto pudiera traernos respuestas inmediatas en cuanto a los que estaban allí, o quizá al funcionario que estableció la restricción o incluso irse hasta el que creó el carnet. De haber tomado este camino, con toda seguridad se les habría disparado la rabia, que no les hubiese permitido ver la situación con claridad, se habrían enfocado en discutir sobre las restricciones y no se habrían vacunado.

Por otro lado, veamos qué ocurrió y qué hizo este grupo de adultos mayores al enfocarse en el objetivo.  Se hicieron preguntas como éstas: ¿Qué es lo que queremos? A lo que se respondieron: Recibir la primera dosis de la vacuna hoy. ¿Cómo podemos conseguirlo? A lo que se respondieron: quedándonos aquí de manera firme y calmada. ¿De cuáles recursos disponemos? A lo que respondieron: de la fuerza que nos da el hecho de ser varios, de nuestra habilidad para mantenernos calmados y firmes y del conocimiento que tenemos de nuestros derechos. Por último, se deben haber preguntado ¿Qué podemos aprovechar de la situación?  Podemos aprovechar que llegamos de primeros, que hay presencia de algunos medios de comunicación y podemos compartir nuestra experiencia con otros. 

Este grupo de adultos mayores supo, frente a una situación difícil escoger enfocarse en el objetivo y no en el problema y todos fueron vacunados ese día, utilizando el reencuadre como herramienta. Esta experiencia confirma que cuando te centras en tu objetivo en lugar de en el problema puedes hacer una diferencia en el resultado, en el significado que le das a la situación y en la emoción positiva final que recibes del resultado. 

Recuerda, siempre tienes la opción de elegir cómo deseas manejar una situación difícil que se te presente en la vida cotidiana, y el reencuadre es una excelente herramienta para transformar un posible resultado y significado negativo, en un resultado y un significado positivo para ti.  Todo depende de ti.

13 de Junio 2021