innovar y emprender

¿Cuáles son las etapas de una crisis que se deben tomar en cuenta? 1. La primera de ellas son todas las señales que funcionan como alarma que pueden surgir en la empresa y que indican que podría ocurrir una crisis. 2. La etapa de evaluación de riesgo comienza con los empleados de la empresa evalúan el impacto de los problemas que podría tener consecuencias en la empresa. 3. Una vez que se identifique el nivel de riesgo de la crisis, el equipo de trabajo debe decidir el plan de crisis que van a llevar a cabo. 4. Por último, están las etapas de resolución y recuperación, en las cuales los empleados ya deberían haber terminado sus tareas asignadas y se inician los planes necesarios para que la empresa regrese a su estado normal y sus trabajadores vuelvan a sus tareas habituales.

Cuando una empresa o negocio se encuentra en una etapa de crisis, además de ejecutar un plan de gestión de crisis, se debe concentrarse en la atención al cliente, ya que perder clientes siempre resulta negativo. Por este motivo, dedica tu esfuerzo en mejorar y fortalecer tus procesos de atención al cliente para así garantizarles una experiencia óptima al usuario, mantenerlos como consumidores, y motivarlos a hacer nuevas compras o adquirir de sus servicios a pesar de las circunstancias que puedan estar atravesando la empresa. 

La reputación en toda empresa, negocio o emprendimiento es fundamental al momento de generar confianza y fidelización. Por esta razón, el día de hoy te ofrecemos algunos tips para que cuides de tu reputación. Un aspecto primordial es que debes ser transparente al momento de dar a conocer tu negocio, no mientas a tus clientes por ninguna circunstancia y la honestidad debe ser un valor que siempre esté presente. También, es importante saber escuchar y responder a las necesidades y comentarios de tus clientes o consumidores. Y, por último, aprende a recibir las críticas de la mejor forma posible y no reaccionar impulsivamente hacia ello. 

¿Qué hacer cuando se supera una crisis en la empresa gracias al plan de gerencia de crisis? Cuando una crisis se supera o disminuye, debes trabajar con tu equipo para analizar y revisar a profundidad cada una de las estrategias que utilizaron en esta situación de emergencia. Este estudio es fundamental, ya que te permitirá evaluar cómo fue tu proceso de gestión de crisis y así conocer si necesitas mejorar o agregar algo para futuras ocasiones.

El día de hoy, te comentaremos cuáles son los tipos de gestión de crisis para que así puedas tenerlos presentes y poder prevenir. Por un lado, está la gestión de crisis proactiva, en la cual una empresa se prepara con anticipación para una situación no deseada. El equipo de gestión de crisis proactiva busca identificar los riesgos, tomar medidas en específico para poder encontrar las causas de los problemas y así evitar que vuelvan a ocurrir. Por otro lado, se encuentra la gestión de crisis reactiva, y en la cual una empresa no está preparada de antemano, no tienen ningún plan de acción establecido y los miembros del negocio reaccionan a los inconvenientes en el negocio a medida que surgen. 

El líder de la empresa o negocio debe ser una figura clave al momento de enfrentar una crisis. Un gerente exitoso tiene que mantener la calma a pesar de la situación y no se debe quejar, sino actuar. Además, en la empresa es primordial que se tenga un estado de ánimo positivo y se debe motivar al equipo de trabajo a seguir adelante. También, se debe tener orden y administración en el tiempo para así saber a qué tareas darles prioridad y dedicación para solucionar los problemas.

La reputación de la empresa es un bien incalculable, el cual se debe cuidar. Gestionar antes de que ocurra una crisis, tener un plan de contingencia y una forma de actuar, marca la pauta para saber responder ante cualquier eventualidad. Es clave asumir una postura oficial sobre los eventos que afectan la reputación de la empresa e informar a toda la estructura de la organización.  Se debe ser consistentes para eliminar cualquier duda.

Se puede hablar realmente de gerenciar la crisis. Por supuesto, no hay duda de ello. No porque la empresa lo requiera de una forma especial sino porque la gestión es clave en cualquier aspecto de la vida. La ventaja sobre otras áreas radica en que para gerenciar la crisis en una empresa hay que prepararse, se realizan estudios que abren el camino a enfrentar dichos tiempos y hay profesionales especialistas para ello.

Las crisis en las empresas o negocios pueden ser bastante frecuentes. Para poder afrontar futuras crisis, se debe gestionar un “comité de crisis” que estará conformado por diferentes empleados que tienen funciones específicas. Estos miembros pueden ser trabajadores de la empresa, pero también puede haber expertos externos. La idea de este comité de crisis es que se encuentre preparado para afrontar cualquier conflicto o problema que ponga en peligro a la empresa, debe poner orden en el caos y a su vez, tomar decisiones importantes mientras trabaja en condiciones complicadas. 

La crisis es consecuencia de cambios inesperados, provocando un estado de desequilibrio e incertidumbre dentro de la organización. Existen una serie de circunstancias que pueden detonar una contingencia corporativa que podrían dañar la imagen y reputación de la empresa y, por ende, sus ingresos.

Nadie nace sabiendo cómo reaccionar ante una crisis y mucho menos gestionarla en un entorno donde diversos factores no están bajo nuestro control. Una crisis no se puede evitar, pero sí se puede prevenir y disminuir el impacto negativo en la organización.

Las empresas deben contar con un Plan de Recuperación y Comunicación que les facilite enfrentar cualquier eventualidad. Mientras mejor preparado esté para enfrentar una contingencia, podrá tomar decisiones estratégicas inmediatas para reducir su impacto. 

Ninguna empresa está a salvo de sufrir una crisis. Como parte de la estrategia de negocios, es necesario contar con un plan de Manejo de Crisis. Así en caso de presentarse alguna contingencia, usted debe saber qué pasos dar, será la forma de lograr disminuir los daños que la situación pueda provocar. No espere que ocurra la crisis para tomar acciones sobre la marcha. Prepárese siempre.

Hay dos tipos de crisis en las empresas, las que se dan internamente y no son de importancia pública y las que afectan directamente la reputación de la compañía y a sus Stakeholders. Cada caso requiere gestión inmediata pero estrategias diferentes en su resolución.

En situaciones coyunturales, el líder de la empresa debe transmitir confianza a toda la organización. La contingencia es un evento temporal, los efectos negativos pueden disminuir su impacto dependiendo del manejo que se haga a nivel comunicacional con respuestas claras y oportunas.

La planificación es la base para reducir la incertidumbre a través de una programación con los recursos que se tengan. Tome en cuenta los probables escenarios con un diagnóstico adecuado del entorno y de su situación. Esto es indispensable para planificar acertadamente.

Nadie nace sabiendo cómo reaccionar ante una crisis y mucho menos gestionarla en un entorno donde diversos factores no están bajo nuestro control. Una crisis no se puede evitar, pero sí se puede prevenir y disminuir el impacto negativo en la organización.

La crisis supone la ruptura de una regularidad, que impide prever anticipadamente eventos futuros claves para la supervivencia. Frente a esta situación es fundamental una postura activa.  Asuma el momento, analice y reflexione sobre los hechos. En pocas palabras, tome el control.

3 comentarios

  1. Agradable momento he invertido leyendo sus publicaciones. Les considero un excelente espacio motivador. Me anoto como un nuevo seguidor difundiendo este Link…. Gracias

Deja un comentario