escuela de ideas: fotografía

Décimo click

@maiskellphoto

Una de las cosas que me fascina de la fotografía es que aquello que pienso lo convierto en imagen, así que cada vez que hago una foto estoy cumpliendo un sueño, una idea.

Al principio les conté que en fotografía hay muchas variables. Es como manejar carros sincrónicos (o mecánicos, según el país) cuando comienzas piensas cada paso, luego cambias las velocidades sin pensar, solo lo sabes.

Hablemos hoy de los números f que describen el tamaño de la apertura de diafragma. Detrás de los objetivos o lentes, hay un pequeño orificio que se abre (más o menos) para dejar pasar luz al sensor de la cámara. El número f mide el diámetro de esa apertura. También tenemos las hojas o palas del diafragma, que hacen un movimiento circular (se acercan o se retraen entre ellas) haciendo que ese orificio sea más grande o más pequeño, según los parámetros que le ajustemos a la cámara

Estos son los números que se ven en los objetivos o lentes:

 f/1 – f/1.2 – f/1.4 – f/2 – f/2.8 – f/4 – f/5.6 – f/8 – f/11 –  f/16 – f/22 – f/32.

Cuanto mayor es el número f, menor es la apertura de diafragma y menos luz le llega al sensor.

Cuanto menor es el número f, mayor es la apertura de diafragma y más luz le llega al sensor.

Así, el número f es la relación que hay entre la distancia focal del lente y el diámetro del orificio por el cual entra la luz.

La fórmula para calcularlo es:

Número f = Distancia focal/Diámetro de la apertura de diafragma.

Un secreto:

Cuando piensen en abrir o cerrar el diafragma, solo piensen en que si hay mucha luz, cerramos los ojos, y cuando hay poca luz, los abrimos, así como cuando nos asombramos al hacer una buena y bella foto!

¡Nos vemos en el próximo click!


Noveno Click

Decidir. (II)

@maiskellphoto

La foto debe contar una historia. Debe fluir como una historia. Imagina que te digo: “Miraba por mi ventana, a través de dos materos, hacia el edificio del frente. Los ventanales de ese edificio eran inmensos. Muchos estaban cerrados, en otros, fluía el diario vivir. Vi a un hombre cantando pero su cuerpo se movía como si tuviera un dolor. Parecía un gran despecho. No podía escuchar la música pero si lo vi a él que estaba aferrado al micrófono”.

Ahora, llévalo a la imagen. Debe fluir. Eso se llama trabajar el flujo de la foto. La mirada de quien ve la foto debe recorrerla. Es como un movimiento de danza. Aunque sea una imagen fija, se debe apreciar el fluir como un movimiento. En eso nos ayudan el uso de las líneas horizontales, verticales y diagonales. Y si hay algo en la fotografía que parezca moverse, vamos a jugar con otro parámetro que se llama la dirección. Es tomar la foto, por ejemplo, de los taxis amarillos en la 5ta avenida de Nueva York. Los podemos hacer parados en un semáforo o cuando pasan. Podemos hacer la foto en la dirección en la cual van los taxis, y nuestra mente sabe que se van a mover o se mueven en esa dirección. Otro ejemplo que sirve para ver esto es hacer una foto de unos caballos cruzando un río, los vamos a imaginar perfectamente que cruzan de una orilla a la otra.

¡Hay mucho más!

Lo importante, es decidir qué cosas queremos ver y sobre todo, cuál historia queremos contar con la foto.

Nos vemos en el próximo click.


Octavo Click

@maiskellphoto

Decidir. (I)

Al hacer click en una cámara (cualquier cámara) estamos tomando decisiones. Decisiones de encuadre, movimientos, objetos centrales, tipo de plano, espacio, entorno, luz, entre otras consideraciones.

Eso es lo que hace la diferencia entre tomar una foto y hacer una foto.

La composición nos permite hacer la fotografía de aquello que ya imaginamos antes. Tengo para mí que una foto se toma primero en la cabeza antes de hacerlo con la cámara.

Existen ciertos parámetros (mucha gente los llama reglas) que al aprenderlos, se puede jugar con ello de una forma muy personal. Hablemos hoy de una o dos. Por ejemplo, el centro de interés. ¿Cómo destacarlo? Haciendo elecciones, mirando el entorno, cerrando el plano o abriéndolo, poniendo el sujeto a un lado y todo lo demás queda limpio o “vacío”, entre otras opciones. Hay que entender lo que se quiere mostrar en la foto, parece una cosa tonta pero no lo es. Centro de interés no quiere decir que se ponga lo que se quiere destacar en el centro, se puede poner en cualquier lado, pero debe destacar por encima de cualquier elemento que quede en la composición. Otro de esos parámetros se llama “fill the frame” o rellena el cuadro. Sabiendo cual es tu centro de interés, toda la foto debe contar una historia. No por ello todos los elementos deben destacar.

Siempre hay tiempo para aprender a tomar buenas decisiones. En la fotografía o en la vida.

Nos vemos en el próximo click.


Séptimo Click

Cuando uno no se cree de lo que es capaz.

@maiskellphoto

La fotografía estaba en mí antes de que yo misma me diera cuenta. Eso lo pienso hoy. En ese momento solo jugaba a hacer click sin pensar en una estrategia que me llevara a un campo tan hermoso como lo es la fotografía.

En plena filmación de un comercial de Pepsi Cola -una versión llamada basquet- (antes de ser fotógrafa fui productora de muchos comerciales para televisión) me puse a tomar fotos con mi cámara. Un set de filmación con una estética muy urbana. Aunque era en un castillo antiguo, los colores terracota de sus paredes permitían un contraste maravilloso con los colores rojo, azul y blanco de Pepsi.

Tomé fotos de todo lo que me pareció. Cuando revelé las fotos (sí, vengo del mundo análogo) quedé maravillada con los resultados de las imágenes. Tan contenta, que me atreví a mostrarle mis fotos a Mario, quien para ese momento era el Vicepresidente de Pepsi en Venezuela y quien sigue siendo un buen amigo.

A él también le gustaron, y me dijo, “dame estas que las voy a poner como vallas en nuestros camiones que recorren el país”

Y así fue.

Cada vez que veía un camión con una de mis fotos –solo fueron dos- me decía a mí misma: “eso lo hice yo” y entonces sí, uno tiene que creerse que uno sí es capaz y puede hacer aquello que a veces es solo un sueño.

Nos vemos en el próximo click.


Sexto click.

@maiskellphoto

Imaginen por un momento estar frente a los campos de concentración nazis en 1945 como fotógrafo de guerra. Esto lo vivió Margaret Bourke-White (1904-1971) quien voló con la Fuerza Aérea Norteamericana para documentar el horror del holocausto judío. Fue la primera mujer que hizo este trabajo.

Estudió fotografía en la Universidad de Columbia. Dicen las historias que era muy ordenada y metódica. Tenía particular interés en la tecnología y esto hizo que se hiciera conocida por trabajar con flashes.

Hizo la primera portada de la revista Life en noviembre de 1936. Hizo, hizo, hizo. Estudió, se preparó, aunque tuvo que trabajar desde muy joven –su papá falleció y tuvo que ayudar a la familia- para lograr sus sueños.

Testigo de primera fila –a través de su cámara- de hechos importantes de la historia, como la inundación de Louisville, en Kentucky, en 1937. Hizo una foto que sigue muy vigente. Le avisaron con una hora de antelación, tomó el avión y llegó a Lousville, donde registró uno de los desastres naturales más grandes de la historia de los Estados Unidos. Una foto en particular, es una fila de afroamericanos con los rostros más tristes y preocupados por todo lo que perdieron, lo que nada tenían y en espera de ayuda gubernamental, y detrás una valla publicitaria con una familia blanca americana, muy sonriente, con un texto que decía: “El nivel de vida más alto del mundo. No hay modo como el americano”

Y eso no es todo, le hizo la última fotografía a Gandhi, horas antes de que lo asesinaran. Es una foto muy famosa, que se llama: “Gandhi con la rueca”.

Una vida increíble que vale la pena conocer.

Nos vemos en el próximo click.


Quinto click.

Aprender a ver a través de un lente.

Hay mucho objetivos o lentes en el mundo fotográfico. Quiero explicar algo sencillo para que se entienda lo mejor posible: aprender a ver por un lente nos permite crear fotografías con la idea que tenemos en mente.

Abra los brazos bien grandote. Así como si fuera a dar el abrazo más grande del mundo. En esa posición usted está a 180 grados, aproximadamente. Un lente que tiene ese ángulo visual se llama gran angular (Wide-angle lens). El cristal es como una esfera que sobresale y por eso es conocido como ojo de pez. Este tipo de lentes, tiene una profundidad de campo mayor que la de otros lentes (casi tienen foco infinito) A mi me gusta el 10mm pero existen entre 5 y 18mm.

Si abre los brazos en un ángulo de 60 grados (la mitad del anterior) están los lentes angulares, que van desde 18 a 35mm. Es un lente bonito, que distorsiona la realidad de la imagen pero no tanto como un ojo de pescado, y nos permite fotografiar imágenes bellas en espacios reducidos.

Si quieres lentes que se aproximen a como vemos los humanos, vas cerrando el abrazo, ya que se debe seleccionar el que tenga ángulos visuales entre 43 y 56 grados. Estos lentes tienen distancia focal entre los 40 y 55mm.

Y finalmente, están los teleobjetivos que van desde 80 a 2000mm. Que son los lentes largos, larguísimos que impresionan, o los abrazos apretados, casi con los brazos cerrados.

Ojo, en el intermedio -entre 50mm y 105mm- están los macros pero quería que aprendieran un poquito que ver por un lente es como dar abrazos!

Nos vemos en el próximo click.


Cuarto Click

Mi primera foto desde un helicóptero.

Un día me llama el Capitán Francisco Pacheco -director del Helipuerto Ávila- y me pide que haga las fotos del helipuerto. Acepto y me divierto un mundo haciendo las tomas en tierra de los helicópteros. Tomo fotos durante toda la mañana en el helipuerto, y en un momento dado me dice: “quiero tomar fotos del Robinson 22 (una aeronave), que es de la escuela, ¿la hacemos? -Claro, Capitán -le contesto.

MD52ON
Robinson 22

Lo que no sé –en ese momento- es que las fotos las quería en el aire. Veo que manda a encender un Notar (MD520N) rojo bellísimo que había fotografiado en la mañana, y manda al aire el Robinson 22. Me pregunta: ¿qué puerta quieres que te quite para volar? Contesto con toda la seguridad que me fue posible: La de adelante, Capitán.

Casi todo el que hace fotos o videos desde helicópteros, lo hace desde la puerta trasera. Yo pedí la de adelante. Nos vamos al aire. Doble cinturón de seguridad, y me dispongo a hacer fotos. En una de esas, el Capitán vira la nave hacia la derecha que es mi puerta y me salí un poco de la aeronave, nada grave, pero me quedo congelada, porque quedé con la mitad del cuerpo en el aire.

El mismo Capitán me hala por el cinturón hacía el asiento y seguimos trabajando como si nada pasara pero por dentro tiemblo por completo.

Nos vemos en el próximo click.


Tercer click

Lo primero que hago al comprar una cámara es leer el manual y saber donde está y para qué sirve cada botoncito que trae la cámara. Si conozco mi equipo le puedo sacar todo el provecho posible al momento de hacer click. Y lo otro que amo hacer, es estudiar a fotógrafos que han dejado una huella impresa con su imagen. Me gustan los fotógrafos de antes y los de ahora. Aprendo con sus imágenes como si fueran profesores particulares que me gasto.

La primera foto que amé con pasión fue “El beso” de Robert Doisneau. Lo siguiente que me fascinó fue su historia. En él privaba la emoción de una imagen más que su composición. Pero sus composiciones están llenas de vida, de momentos capturados al diario vivir, y nos muestra que la vida común está repleta de hermosos gestos, de alegrías momentáneas, de ocasiones lúdicas. Para muestra, la foto que le hizo a Picasso con unos croissants figurando sus dedos.

Hay muchos valores a tomar en cuenta para hacer una fotografía: Obturación, velocidad, exposición, profundidad de campo, composición, entre otros que también juegan un papel importante a la hora de dejar impreso aquello que imaginamos, pero el principal valor es querer hacerlo.

Nos vemos en el próximo click.

Segundo click

La primera fotografía de la cual se tiene registro, está en la Universidad de Texas en Austin, Estados Unidos. Fue tomada entre 1824-1826 (es difícil rastrear la fecha exacta) por el ingeniero francés Joseph Nicéphore Niépce y fue una foto que tomó desde la ventana de su granja, a la cual llamó llamó “Point du vue du gras” [Punto de vista desde la ventana en Le Gras]

Pero la búsqueda de dejar una imagen fija ya estaba desde mucho antes. Aristóteles ya hablaba de un haz luminoso que se reflejara. Leonardo Da Vinci había establecido las bases para crear una máquina que copiara la realidad. Y así, hasta nuestros días a través de los teléfonos celulares de donde se toman millones de fotos alrededor del mundo.

Entonces, ¿qué nos diferencia como fotógrafos? La visión que podemos tener de algo. La manera de mirar. Lo concreto o lo abstracto de una escena que está frente a nuestros ojos. ¿Y qué hace de una persona, un profesional de la fotografía? La combinación de saber de técnica fotográfica, buen gusto, la determinación de que sea el medio de vida y el manejo del profesionalismo como respuesta a los clientes. Quien te contrata es porque confía en ti.

Nos vemos en el próximo click.


Primer click.

¿Cómo comenzar a hablar de la fotografía? Pues, con educación y por el principio: Hola, mucho gusto, mi nombre es Maiskell Sánchez, soy fotógrafa y mis primeras fotografías ¡me quedaron malísimas!

Estoy graduada en Publicidad, y fotografía fue mi hobbie por mucho tiempo. Confieso que convertirlo en mi oficio es una de las cosas más hermosas que me ha pasado en este planeta tierra.

Para fotografiar se necesita poner en los poros de la piel la emoción de la pasión y por eso aquí vamos a invertir el tiempo en aprender un oficio que va más allá de hacer funcionar el disparador.

La palabra fotografía significa –etimológicamente hablando- describir la luz. ¿Y cómo se describe la luz en una imagen? Pintándola. Por eso, tengo para mí que fotografía es pintar con luz.

Pero, ¿de qué está hecha la fotografía? ¿Cómo se hace una buena foto? De saber la técnica es la respuesta más obvia, la realidad es que está compuesta de todo aquello que llevamos por dentro tanto en el corazón como en la cabeza. La fotografía está hecha de los libros que leemos, la cultura que tenemos, las películas que vemos, los poemas que entendemos, las palabras que escuchamos. En una frase, de la vida que vivimos.

Nos vemos en el próximo click.