finanzas para todos

TIPOS DE CAPITAL

Alice Carolina Ortiz / Emofinanzas

Daniel Kahneman es un psicólogo social que recibió el Premio Nobel de Economía en el año 2002 “por tener ideas integradas desde la investigación psicológica en la ciencia económica, especialmente sobre el juicio humano y la toma de decisiones bajo incertidumbre”. Conviene agregar que, cuando hacemos referencia a la planificación financiera, la Asociación Americana de Psicología (AAP), ratifica que deben tomarse en cuenta, los aspectos psicológicos del individuo. Por otra parte, los sociólogos insisten que deben considerarse los aspectos sociales o relacionales. 

“En Finanzas para Todos” nos referiremos a los tres tipos de capital, que contribuyen significativamente a fortalecer la planificación personal y financiera, ellos son:

CAPITAL HUMANO

CAPITAL FINANCIERO 

CAPITAL SOCIAL

Cada persona tiene sus hitos, con sus fechas concretas. Pero la mayoría de las personas pasamos por una serie de etapas. 

¿Qué etapas comunes se tienen en cuenta en el ciclo vital? 

1.- La edad infantil y la adolescencia. 

2.- La edad productiva adulta. 

3.- Y, la edad de la jubilación que cada día por la esperanza de vida se incrementa. 

Los tipos de capital para una vida con mayor bienestar los podemos ir desarrollando desde la primera etapa. 

Tipos de capital que debes observar: 

1.- Capital Humano: se refiere a tus conocimientos, habilidades adquiridas para tu educación y mejor desempeño. A cultivo de tus valores. El desarrollar tus habilidades, profundizar tus conocimientos, sin lugar a dudas, te harán disfrutar más de la vida. En estos momentos que por razones económicas, de seguridad, de bioseguridad, pasamos más tiempo en casa, depende de ti aprovechar el tiempo en lo que realmente permita desplegar todas tus potencialidades. En países europeos el incremento en la lectura en estos tiempos ha sido arrollador. Las cifras lo evidencian. Aprovecha el tiempo. ¿Cuántas horas dedicas al Instagram? ¿Cuantas a la lectura, al aprendizaje? Si medianamente tienes servicio de internet, hay un mundo de cosas que aprender, desde idiomas hasta otros muy buenos en el tema que puedas imaginar y que sea de tu interés. Como reiteradamente escuchas “Conviértete cada día en tu mejor versión”, será un excelente capital.

2.- Capital Financiero: se refiere a la capacidad de construir y disponer de los recursos financieros para cubrir las necesidades y los deseos en tu vida. A este capital nos referimos semanalmente en “Finanzas para Todos” sugiriéndote algunas herramientas, para que tú evalúes y decidas. Nuestro propósito es concientizar la necesidad de educarte financieramente, para que no te dejes arrastrar o embaucar por supuestas riquezas “inmediatas”. El capital financiero se edifica paso a paso.

Y por último, 

3.- Capital Social: Son las relaciones construidas que nos acompañan durante nuestra existencia. Ese capital lo conforman nuestros familiares y amigos. Son aquellos que estarán en las buenas, pero especialmente en las malas. Que brindan apoyo, que están en los momentos duros de la vida, en la enfermedad, en la vejez. Estamos hablando de reales y verdaderos amigos. Aquellos que te acompañan en cualquier circunstancia, los leales, los que pueden no estar presentes en el día a día, pero con los que cuentas siempre.

La pandemia, las circunstancia políticas, los grandes cambios tecnológicos, la inmediatez de las cosas en estos momentos han dado un giro rotundo a nuestra forma de vivir, por ello, el valor de este capital es invaluable y será el que te aportará grandes satisfacciones. 

Procura afianzar tu capital social y relacional. Ahora que muchos coterráneos se encuentran repartidos por el mundo y que las familias están tan separadas, un amigo se puede convertir en la familia elegida y aportar ese apoyo emocional. No descuides tu capital social. 

La vida como siempre decimos es impredecible. Basta ver las noticias de esta semana de lo ocurrido en la Isla de La Palma en las Islas Canarias, España, para saber que ninguna planificación bastará. Siempre tendremos imponderables, será Dios, la vida, el azar, la política, las causas naturales, el destino o como lo quieras llamar que se encargarán de “reajustar” las circunstancias de cada uno. 

En casos como estos de desgracias naturales, puedes ser que incluso cuentes con el seguro para cubrir la pérdida de la casa, pero estos infortunios van más allá de lo material y tocan la fibra humana, se trata que de un momento a otro tu vida y tu destino cambien y te marcan para siempre. Es aquí cuando el dinero, tu capital financiero no basta.

Estos tres tipos de capital tienen un peso específico. ¡Foméntalos equilibradamente!

¡Exitos!