finanzas para todos

Cierre de ciclos 

Alice Carolina Ortiz/@emofinanzas

Probablemente habrá ocasiones en nuestras vidas donde tendremos que reconocer que ya no es posible monetizar el trabajo emprendido, que se hace necesario evaluar si se continua o no. Cerrar ciclos, no es fracaso, es un paso adelante hacia nuevas oportunidades con la experiencia adquirida. Es examinar pormenorizadamente los pros y contras de un negocio. Es reconocer que llegó el momento de disolver una actividad que fue próspera, pero ya lo no es.  La piedra angular, es cómo lo haces.

Muchos emprendimientos ( nos estamos refiriendo a negocios formales con años en el mercado), por un sinfín de razones, nuevas tecnologías, traslados de los socios, situación país, pésimos servicios públicos, se están viendo afectados para continuar, lo que exige sincerar la situación, leer los números, los estados financieros, revisar  situaciones personales, aspiraciones y posiciones de los socios. 

En otras palabras, poner las cartas sobre la mesa, lo cual en muchas ocasiones no es nada fácil.  Lo importante es saber que no se acabará el mundo, por cambiar de rubro, de pretensiones, de ideas, de negocios. Lo único permanente es el cambio.

Esta semana unos clientes y amigos dejaron sin actividad comercial su empresa, la cual constituyeron en diciembre de 1998, refiero el año de redacción del documento, porque me parece importante, conversando en aquella oportunidad, con una de las socias de la empresa en referencia (recuerdo que estábamos subiendo el Avila),  le preguntaba si estaba segura de emprender con lo que se avizoraba en el país. Ciertamente estaba convencida del paso que iba a dar y junto a su socio, conformaron una gran empresa dedicada al turismo nacional e internacional, con gran ética y profesionalismo. Fueron años de arduo trabajo, esmero y dedicación donde cuidaron cada detalle, trabajaron honestamente y rindieron sus frutos. 

La decisión de cierre les llevó su tiempo, fue ponderada, muy bien pensada y sobre todo tomando en consideración y en cuenta a cada uno de los colaboradores. Esos trabajadores que dieron el todo por el todo. 

En el caso de sus trabajadores, cuando procedimos a realizar el cálculo de las prestaciones sociales y liquidación, los socios, observaron la cantidad pírrica que legalmente tenían que cancelar, se tocaron su “propio bolsillo” para aportar una “bonificación adicional” que les permitiera “continuar” al menos por un tiempo, no sin antes hablarles y advertirles que este momento llegaría. Sé que esto no pasa en la mayoría de los casos, por ello lo traigo a colación. Es un maravilloso cierre de ciclo. No abandonaron en medio de la nada a su leal personal,  lo cual se traduce en beneficios para todos.  

A cada uno de sus clientes, le enviaron una hermosa y emotiva carta de agradecimiento y reconocimiento por haberlos acompañado en su actividad comercial con destinos exóticos, deportivos, artísticos, culturales. Carta que seguramente recordaran con agrado ya que juntos transitaron por  lugares maravillosos del mundo y vivieron experiencias extraordinarias. 

Me correspondió la entrega del local donde funcionaban, lo entregaron impecable, con la debida inspección y finiquito. Pagaron todos los gastos, honorarios, etc. Cero deudas. 

En resumen un excelente cierre de ciclos con su personal y con sus clientes. Todo esto dice mucho de ellos y del buen nombre de su empresa, denota tanto su calidad como humana como su profesionalismo, mística y ética como  Gerentes. 

Pero como dice la canción de Héctor Lavoe: “Todo tiene su final, nada dura para siempre

A veces es duro dar el paso, pero recordemos que al cerrar ciclos se abren nuevos caminos. Hay una frase de una de mis películas favoritas que dice “Cuando se cierra una puerta en algún lugar se abre una ventana”

En resumen, si ves que tu emprendimiento, tu negocio, tu trabajo, tu fuente de ingresos, ya no lo es, busca tu nueva ventana. Dale paso al futuro. 

Finalizo diciendo que ambos, a los largo de los años, cuidaron sus finanzas personales, de manera muy distintas, según su carácter, su modo de ver la vida, su núcleo familiar pero guardaron e invirtieron para ese futuro que ya llegó. 

Todo pasa, pero mirando en retrospectiva y como han actuado en este excelente y maravilloso cierre lo que queda es admirarlos y ponerlos de ejemplo de servicio. Aplausos.

Concluyo con otra frase sabia, “el Mundo da muchas vueltas” y no se sabemos si volvamos a encontrarnos. Exitos!