finanzas para todos

SECRETOS EN LAS INVERSIONES BURSATILES

Alice Carolina Ortiz/@emofinanzas

En Finanzas para Todos, hablaremos de algunos secretos que pueden serte útiles.

Las emociones muchas veces nos impiden tomar las mejores decisiones. Cuando invertimos es necesario tener “autocontrol”.

En muchas ocasiones hemos insistido en la necesidad de conocer nuestro perfil financiero y así saber con profundidad si somos capaces de aguantar un alto riesgo o no. Actualmente a nivel mundial el mercado tiene tendencia a la baja, por infinidad de motivos, la incertidumbre, la guerra de Ucrania, pandemia, impactos colaterales. Es por esta y otras razones, que mantener la calma, cuidar la liquidez e invertir en activos de renta fija puede ser la clave, mientras pasa el temporal.

Hoy conversaremos sobre algunos secretos de experimentados inversores, sin que estos se traduzcan en palabras escritas sobre piedra. Son recomendaciones básicas, pero muy importantes a la hora de la toma de decisiones. 

Todos sabemos que los mercados tienen sus ciclos, altos y bajos. Actualmente la situación mundial se compara con la de hace casi 100 años, cuando se dio la gran depresión en los Estados Unidos, en 1930. Han caído acciones tecnológicas, las mineras, materias primas, los bonos, incluso para los que les gusta las criptomonedas, el Bitcoin, etc.

Surgen entonces los reproches internos:

1.- ¿Por qué no vendí?

2.- ¿Por qué me deje llevar por mis instintos si yo sabía que….?

3.- ¿Por qué no escuché a fulano o zutano?

4.- ¿Ahora qué hago?

Muchas veces el mercado se convierte en un “electrocardiograma”, donde hay bajas y altas, subidas, y bajadas. Y siempre será así.

Las reflexiones internas siempre serán importantes, pero lo más sano para su salud mental es dejar de autocriticarse, porque así mismo puede haber algún evento que permita un giro significativo y todo vuelva a su cauce o produzca una subida que te produzca el éxtasis y te creas el mejor inversionista del planeta. Y pases al optimismo exacerbado por las inversiones realizadas. Ni lo uno ni lo otro.

Si vas a invertir tiene que tener mucho aplomo, tienes que autocontrolarte. 

Obvio que hay mercados que han subido como por ejemplo el de Amazon, que desde la pandemia multiplicó sus ventas, pasando de tener ingresos de USD 75.000 Millones en el primer trimestre del 2020 a USD 116.000 Millones de dólares en el 1er trimestre de 2022. Pero dato importante, sus acciones siguen teniendo un precio similar.

La ponderación es conveniente y es uno de los secretos mejor guardados. Ahora bien, si invertiste y sientes que te estás ahogando y que va a suceder lo peor, lo más sano es salir y ¿por qué? Porque estos pensamientos negativos pueden afectar muchísimo tu salud, tus nervios, tu estabilidad. 

Sin embargo, la tendencia bajista no parece haber terminado.

Los expertos repiten estos secretos que a continuación señalo:

1.- Si vas a invertir en cualquier Bolsa de valores, sea la de nuestro país o cualquiera del mundo. Si no conoces el mundo de las acciones, no lo hagas hasta que estés preparado. Primero, conoce de qué se trata. Hay cursos en Venezuela y en el mundo, bien sea on-line o presenciales que guiarán tus primeros pasos. Siempre insistimos en tu educación financiera. Como se trata de tu dinero y te ha costado tus esfuerzos, procura conocer de estos temas primero, respeta tus impulsos.

2.- Cuida tu liquidez. Siempre, es recomendable dejar tu fondo de emergencia ( 6 meses de tus egresos)  y un dinero líquido para cualquier eventualidad. El efectivo siempre es y será tu oxígeno. 

3.- No seas obsesivo, si estás haciendo inversiones a mediano y a largo plazo. Un día revisas y el otro no. Caso contrario,  te conviertes en un ‘obsesivo” financiero y esa no es la idea.

4.- Promedia la baja. Hasta qué punto puedes esperar o vender aceptando la pérdida. Esto es clave.

5.- Promedia la subida. Esta estrategia es igual que la anterior, pero a la inversa. ¿Si sube cuándo me salgo?

6.- Solo revisa material que te genere confianza. SI revisas absolutamente todo lo que sale, puedes acabar con tus nervios. Selecciona fuentes de información de tu confianza.

7.- Finalmente, siempre intenta comprar algún activo que te de una renta fija. Ante tanta incertidumbre y volatilidad será una terea que tú mismo tendrás que descubrir. ¿Cuál esa inversión que medianamente te puede generar un ingreso con el cual contar bien sea para volver a invertir o para ahorrar? 

He aquí algunos secretos, dependerá de tu “tipo” de inversor, tus conocimientos, tus propias reglas o decisiones, respetando siempre tu dinero ganado con esfuerzo y tenacidad, para que brinde el mayor retorno. 

¡Exitos!

MAMÁ FINANCIERA

Alice Carolina Ortiz/emofinanzas

El día domingo pasado celebramos el día de la Madre, me permito felicitar a todas las madres y muy especialmente a aquellas mamás que además de todo el apoyo cotidiano que brindan a sus hijos, se toman el tiempo para entender los temas básicos financieros, con el propósito de transmitirlos a sus hijos. 

Hoy, en Finanzas para Todos, les comento este caso.

Hace aproximadamente un par de meses, recibí una llamada de una madre que quería una asesoría para sus hijos, me llamó poderosamente la atención. Se trataba de una madre divorciada con cuatro hijos en edades diferentes, 28, 26 22, y 15 años. El padre de sus hijos, tenía una enfermedad degenerativa que requería que los hijos tomaran las riendas económicas, por supuesto, mi aporte tendría una mirada legal e “inicial” en estos temas, (hay expertos economistas y financieros para hacer crecer esos recursos), pero ese camino lo recorrerían luego de un conocimiento de base, de guía, para que supieran de que le estaban hablando. 

Su preocupación se basaba en que no tenía a nadie que lo pudiera hacer, ningún tío u otro miembro de la familia con un poco más de experiencia. A las primeras de cambio, el hijo mayor cuando comenzó a ocuparse, notó enseguida, que las cuentas las estaba manejando el enfermero de turno, supuestamente bajo las indicaciones precisas del padre enfermo, pero aparentemente lo realizó, a su libre albedrío, por lo que las arcas, si seguían así, terminarían muy mal. 

Ella como madre divorciada no quería involucrarse, pero me hacia el siguiente razonamiento, el cual desde mi mirada, me pareció muy certero. Si se acababa el dinero sus hijos tendrían que trabajar muchísimo más para ocuparse de la enfermedad de su padre. 

Resultaba fundamental, antes de buscar una asesoría financiera con expertos, que ellos manejaran lo básico.

Me encantó esta mamá. Porque estaba dejando que sus hijos asumieran la responsabilidad pero a su vez, en la medida de sus posibilidades, les buscaba apoyo para esta ardua tarea. 

Una mamá financiera: 

1.- Educará financieramente a sus hijos. Aportándole herramientas para que conozcan de ahorro e inversión.

2.- Enseñará el valor del dinero. 

3.- Aleccionará en actividades altruistas y comprometidas con el “otro”. Los motivará a involucrarse en el maravilloso mundo del “DAR”.

4.- Insistirá en que el dinero no da la felicidad, pero trae tranquilidad y paz desde el punto de vista económico. 

5.- Mostrará que los bienes materiales, de marca, de apariencia, no son relevantes, que cada uno vale por lo que ES, no por lo que TIENE.

6.- Instalará en sus hijos el hábito de postergar los deseos y gratificaciones en aras de objetivos mayores.

 7.- Conversará (sin dramas) sobre el esfuerzo y dedicación que hacen los padres por brindar lo mejor a cada hijo, y que valoren ese desvelo, ahínco, trabajo.

8.- Insistirá en la inconveniencia de caer en deudas innecesariamente. Pedir dinero para complacer deseos fatuos.

9.- Guiará sobre temas difíciles como las adiciones y las terribles consecuencias que implican para cualquier “bolsillo”.

10.- Enseñará a honrar los compromisos. Si adquieres una deuda, debes pagarla. 

11.- Adiestrará a tener sus documentos en orden. 

En estos días me tocó un caso de un joven que iba a vender su vehículo y tenía la cédula vencida de hace más de 1 año, con una foto de cuando tenía 9 años, (esto dice mucho de los padres y de los hijos). 

Finalmente y no menos importante:

12.- Aleccionará sobre la ventaja de aprender desde muy joven lo que significa el Ingreso Pasivo.

La tarea de una madre es ardua, nunca acaba, estos temas, muchas veces se dejan de lado, pero son muy importantes y con el tiempo verá maravilloso resultados, su hijo será responsable de su Bienestar Financiero ( juicio de valor que se adaptará a cada mapa mental, lo que es bienestar para mí no es lo mismo que para ti) . 

Y es muy cierto, nadie es dueño de su destino, pero muchas de nuestras decisiones tienen un impacto a corto, mediano y largo plazo.

¡Exitos!

IMPULSORES DE LAS FINANZAS PERSONALES

Alice Carolina Ortiz/@emofinanzas

La semana pasada conversamos sobre la importancia de tener buenos hábitos financieros. En ese artículo reseñábamos algunas recomendaciones para atender los objetivos actuales y futuros de jóvenes en sus inicios laborales y financieros. 

En esos días, con el artículo en mente, me sucedieron situaciones que me parece importante comentarles y que se encuentra relacionadas, por una parte, con la importancia de trabajar en labores productivas ( bienes o servicios) que otros demanden y por la otra, la relevancia que tiene la manera de pensar/actuar y el impacto positivo o negativo que puede generar el entorno más cercano, lo cual puede potenciar o no el alto rendimiento de cada individuo y por ende su seguridad y bienestar.

Aquí tres historias: 

La señora que me ayuda en casa tiene una hija adolescente, suelo preguntarle cómo va, si le hace falta algo para sus estudios. La joven están en sus dieciséis, en esta época de pandemia fue poco lo que estudio, tiene muy limitado el acceso a internet, sin recursos para tener información interesante. Le enviábamos libros, pero no tiene desarrollado el hábito de la lectura así que no era mucho lo que se podía hacer. Esta semana la madre me comenta, que dejó los estudios de bachillerato, que quiere 20$ para aprender a pintar uñas. Le comento que evaluara la posibilidad de convencerla de tomar algún curso de computación, de inglés, para mejorar su nivel de preparación. Que buscáramos alguna otra vía para brindarle otro tipo de oportunidades. No es que ese conocimiento sea desdeñable, pero tiene capacidad para realizar otros, adquirir nuevas experiencias, relacionarse con un mundo distinto. En entorno aquí juega un papel preponderante, muchas veces limitante.

El otro caso, se trata una gran amiga que con mucha tristeza, incluso con desánimo e impotencia, me comenta que le regaló a su sobrino el dinero para el trámite del pasaporte. El muchacho se emocionó e hizo sus diligencias. Es profesional, actualmente tiene un trabajo on line, permanentemente está en casa. La madre, cuando se entera, le dice que ¿para qué va a gastar en un pasaporte? El joven está comenzando sus 30 años el pasaporte le dura 10 años. Automáticamente, el mensaje que está recibiendo es: “Jamás vas a viajar”. Ante un progenitor que te dice semejante barbaridad, es muy probable, que cualquier aspiración quede castrada. A menos que se revele y que ese comentario se convierta en todo un reto.

La última historia, sucedió en el aeropuerto de Maiquetía, mientras esperaba, decidí tomar un café. Comencé a charlar con el joven que gentilmente me lo preparó, entre una cosa y otra me comentó que tenía mucho tiempo que no iba a la playa. Sus ingresos no se lo permiten y eso que vive en la Guaira. Me fui del lugar con mis pensamientos y una pregunta ¿Qué se le recomienda a alguien en esa circunstancia? 

¿Cuáles son los caminos que debemos recorrer para mejorar una realidad en otra mejor? 

Las resumo en tres: interés,  la necesidad y el deseo. 

Son los principales impulsores, pero ello deberá ir acompañado del “modo” de conseguirla y para ello requieres de preparación, información, claridad, buena formación, guía, establecimiento de objetivos, un entorno favorable. 

En los actuales momentos, se nos brinda mucha información, disponemos de un sin fin de aparatos tecnológicos, existen mayores posibilidades. En el área que nos ocupa, lograr información básica, que logre formar parte de la cultura general de toda persona, en materia financiera, pasa por conceptos básicos como precios, capital, demanda, oferta, trabajo, inflación, innovación y productividad. La verdadera economía ocurre en la calle y cuando estás tan “perdido o desmotivados” como estos casos, debemos buscar los mecanismos para sobrevivir a la vorágine. 

La neurociencia está estudiando la organización del sistema nervioso y como los diferentes elementos del cerebro interactúan y dan origen a la conducta de los seres humanos. Esta ciencia estudia los fundamentos de nuestra individualidad: las emociones, la conciencia, la toma de decisiones. La intención de muchos científicos es que esto no quede en el laboratorio, sino que sea práctico. Uno de los puntos más interesantes es que en muchos casos, se ha descubierto, que el cerebro,  no tiene capacidad, por bloqueo, de pensar en el futuro, de planificar absolutamente nada. 

En las situaciones descritas, la desinformación, los bloqueos mentales y la falta de ilusión están haciendo estragos. Ojalá que el interés por mejorar, la necesidad y el deseo, permitan que su realidad cambie. 

Busquemos los mecanismos para mejorar nuestra calidad de vida y eso pasa, por el tema financiero, porque es cierto que el dinero no compra la felicidad, pero compra la comida, paga las deudas, te da acceso a la información. Siempre, estar económicamente estable te aporta opciones si las sabes aprovechar.  Te lo dejo como reflexión. 

Éxitos.

SOY JOVEN ¿CÓMO AHORRO?

Alice Carolina Ortiz / @emofinanzas

Hoy, sugeriremos algunos pasos para aquellos los jóvenes comiencen a transitar el  camino para lograr su Bienestar Financiero,  sin duda, para cada quien es totalmente diferente, es ley de vida que cada uno, viva sus propias experencias, pero si contamos con recomendaciones que aporten valor, se hará más fácil.   

Sin lugar a dudas, el apoyo y el aporte de los adultos, con el ejemplo, es invaluable. Nada más enriquecedor que unos representantes comprometidos y responsables, que “se arrropan hasta donde alcanza la cobija”. Probablemente, muchos padres están convencidos que no le escuchan o que sus hijos no aprecian el trabajo constante, pero, pasada la adolencencia, en la mayoria de los casos, en su interior, el ejemplo de los mayores y las conversaciones sobre el tema de manera ligera, cala y les interesa. Esperamos que esta información resulte valiosa a los que se están iniciando profesionalmente o están incursionando en un emprendimiento que sea su pasión. 

El mundo está en constante cambio y estas nuevas tecnologías traen consigo oportunidades infinitas que pueden ser muy bien aprovechadas.  Sin embargo, los errores siguen siendo los mismos en todos las épocas: gastar más de lo que ganan; no tener ni idea de un presupuesto; no considerar ahorrar para luego invertir. 

Conversaba semanas atrás con una Gerente de Banco, quien me comentaba que una gran parte de la juventud que acude a la institución financiera, no tienen mayores aspiraciones sino la de obtener la tarjeta de débito. Los más arriesgados  hablan de las criptomonedas y me resaltaba que no tienen mayores alicientes para saber sobre finanzas personales. 

Sin embargo, les quiero contar esta anécdota personal de mi entorno familiar, donde este tema nunca fue tabú, ni se tildó de “frio”, “materialista” o “calculador”. La mirada familiar, fue siempre direccionada hacia la responsabilidad propia con las obligaciones y los compromisos adquiridos, con el trabajo constante para el logro de aspiraciones y objetivos. A continuación les narro:  hace días tuve la oportunidad de hablar (via Zoom) con una de mis sobrinas quien vive en otro país, está a punto de graduarse de Ingeniero Civil y ya se encuentra trabajando en una Constructora. A menudo le insisto a todos los familiares cercanos en sus veintes,  que se están iniciado laboramente que apliquen la regla del 20% de ahorro del salario. El caso es que comenzó a trabajar hace poco, pero cumplió el cometido. Me quedé asombrada cuando me dijo el monto ahorrado, el cual destinamos a su primera inversión. Analizamos conjuntamente las mejores opciones. Hacerlo cuando se está en “los veintes”, es maravilloso y comiezas a ver resultados. En dicha conversa se dio cuenta que se le está abriendo un mundo, hizo preguntas interesantes y la senti reflexiva. Misión cumplida! . En primer lugar,  perderá el miedo. A esa edad, si te caes, si algo sale mal, todo lo que aprendas te será muy útil para el futuro, cuando ya los compromisos son mayores y resulta más complicado. En resumen, logras una serie de conocimientos invaluables. 

Aquí en Venezuela, traigo a colación un par de historias. Un joven cercano a la familia terminando tesis, ya consigió trabajo en el exterior ganando un salario razonablemente bueno. Otro, Ingeniero Agrónomo, de San Juan de los Morros, aún no ha conseguido lo que aspira, pero mientras, emprendió en un trabajo relacionado con el suyo. Está diseñando jardines, resembrando y el “boca a boca” y el “instagram” han contribuido para progresar. Va comprando los implementos que requiere y sigue buscando trabajo en su área. 

El propósito no es otro que el ir ideando estrategias prácticas para estar en buena forma financiera. En esta entrega conversaremos sobre algunos pasos que pueden beneficiarles y son los siguientes: 

1.- Establecer metas. Reservar un espacio de tiempo y escribir las metas a corto, y mediano plazo. Las mismas puedes ser cambiadas al transcurrir el tiempo, pero esa conexión con la escritura permite la reflexión, aportará un norte. Por ejemplo: Si desea comprar una computadora lo ideal es comenzar  ahorrando para cumplir esa meta. Si no planifica es difícil que llegue a nada. 

2.- Alinear las metas con el ahorro y las posibles inversiones. La coherencia en materia financiera lo es todo. Si la meta es la compra de un celular, un vehículo, un viaje,  debe centrarse en ello. Para esto lo más prudente es comenzar por indagar todas las posibilidades, cuánto cuesta. ¿Qué necesita?. Ver la brújula para salir airoso. 

3.- Mente positiva, pero realista. Es vital que se enfoque en lo que quiere y no permitir que se disuelvan las  ilusiones y expectativas por lo que otros digan. Atreverse a soñar. En mi práctica profesional veo tantos casos, donde padres, tíos, amigos y desaniman a los más jóvenes, sus comentarios van direccionados a que pierdan las ilusiones, las esperanzas. 

4.- Analizar y entender qué significa Activo y Pasivo. Son la clave para el patrimonio. Aprender estos dos conceptos resulta fundamental. Si acaban de graduarse, pueden ser que los pasivos sean ínfimos, pero entender estos dos conceptos permitirán mantener equilibrado su patrimonio neto. 

5.- Constancia y educación financiera son claves para el éxito. Leer y escuchar. Ver las películas y series sobre estafas, sobre las distorsiones de la tecnología, los engaños, el esquema Ponzi, todo ello contribuirá al éxito y a la estabilidad y tranquilidad financiera. 

Éxitos.

SEGURIDAD DIGITAL

Alice Carolina Ortiz/@emofinanzas

En finanzas para todos, procuramos abordar diferentes temas que envuelven nuestra cotidianidad. Cada día con más frecuencia, y en nuestro caso aún más por la falta de dinero en efectivo, se realizan compras y transacciones bancarias en línea, ahora es más importante que nunca tener una seguridad adecuada en Internet y otros sistemas bancarios, como puntos de venta y eventualmente cajeros. Proteger la información puede ser tan sencillo como revisar constantemente tus cuentas bancarias y reportar cualquier actividad sospechosa.

Las contraseñas representan una barrera fundamental para evitar la entrada de intrusos en nuestras cuentas. Es lo que nos protege de la posibilidad que cualquiera pueda entrar en nuestros dispositivos y poner en riesgo la seguridad y privacidad. Sin embargo, en ocasiones podemos ser víctimas de ataques diversos que pueden robar nuestras claves. 

Hoy mencionaremos una serie de consejos referido a la selección de la clave y de la contraseña, así como del manejo de nuestras cuentas a través del internet y los mecanismos que utilizan los ciber-ladrones.

En fin, en esta época de revolución tecnológica a pasos agigantados, cuidar nuestros datos resulta prioritario.

Frecuentemente escuchamos: “Me clonaron la tarjeta”. Para aquellos que viven fuera del país les parece increíble, cómo cualquier venezolano vocifera en cualquier lugar de compras, tanto la cédula como la clave. 

Por ello hoy nos dedicaremos a ratificar las sugerencias mundiales para crear una clave. A continuación alguna de ellas:

Originalidad. Evite usar información personal. Número de cédula, su cumpleaños, entre otras. No utilice números continuos. La clave más usada en el mundo es 1234.

Creatividad: Evite utilizar la misma clave para todas sus cuentas.

Fácil de recordar: Elija una serie de palabras que solo usted pueda saber. Ejemplo: Nombre de algún amigo de la infancia, combinado con el año escolar. 

Los bancos americanos recomiendan, utilizar claves largas (cuando no sea la del cajero o tarjeta de débito). La complejidad de la clave puede contribuir a que un “ladrón cibernético”, no la descubra fácilmente. 

No importa que tan fuerte sea su contraseña todavía puede ser hackeada, cuando le agrega dos caracteres tipo símbolos, se complica aún más descubrirla. 

Todo aquello que contribuya a proteger nuestro dinero, lo consideramos beneficioso. Veamos que recomiendan los expertos: 

No brinde información a Bancos, sin confirmar quien la está solicitando.

No anote sus cuentas ni sus claves en su teléfono celular

Use contraseñas fuertes.

No acepte software gratis o correos electrónicos de desconocidos. 

Sea cauteloso con sus redes sociales. Puede ser que alguien utilice esa información para robar su identidad y más. 

Tenga cuidado cuando compre en línea.

Piense bien antes de descargar una aplicación (APPS). Revise la política de privacidad y entender a qué tipo de información personal puede acceder. Lo mejor es comprar o descargar Apps de tiendas autorizadas.

Todas son recomendaciones simples, pero vitales para proteger nuestra identidad y nuestras cuentas. 

Finalizamos haciendo referencia a las modalidades de robos de identidad y de cuentas, que tienen los piratas informáticos:

Vulnerabilidad de las plataformas, podría suceder que los piratas logren ingresar en alguna plataformas donde este el usuario y quedan expuestas en la red.

Ataques Phishing: Busca robar credenciales. Básicamente invita al usuario a acceder al sitio a través de un link y es completamente falso. (Le están enviando información a otro servidor controlado por quien sabe quién). 

Ataque Keylogger: registra las pulsaciones de las teclas y así roba tus datos. 

Claves genéricas: Tiene que ver con claves que usualmente se utilizan. Los piratas insisten en claves comunes hasta que logran acceder. Por ello la importancia de las claves.

En fin, no se amargue pero dedíquele un rato a sus claves. Anótelas y resguárdelas.

Exitos.

FORMAS DE ENFRENTAR LA PÉRDIDA DEL EMPLEO

Alice Carolina Ortiz/@emofinanzas

Suele ocurrir que cuando menos lo esperamos, bien sea porque la empresa está en “rojo”o por cualquier otra eventualidad, nos quedamos sin empleo. En Finanzas Para Todos, nos permitimos brindarte algunas sugerencias en caso  de que esto suceda. 

Dentro de las principales causas de stress se encuentra la pérdida del empleo, superado unicamente por  la muerte de un familiar y un mal divorcio. El dinero es necesario para vivir, así que si no se tienen suficientes ingresos, suele ser un gran quebradero de cabeza. Y aún si se tiene, el hecho en sí, muchas veces, te limita, te bloquea y te puede bajar la autoestima y convertirte en un pesimista.

Es positivo tener presente, que todo pasa y esta experiencia tan traumática y desagradable, cuando la superas, seguramente  lo recordarás como un momento de la vida, que contribuyó a tu crecimiento personal y profesional,  solo dependerá de tu enfoque ante la realidad,  de tus pensamientos, de tus acciones. 

¿Cómo enfrentar esta situación?

Enfrentar la pérdida de empleo, es un evento para el cual siempre debemos prepararnos ( sin amargarnos) para que  no afecte de manera significativa nuestra salud y bienestar. Aquí algunas sugerencias:

1.- Elaborar un presupuesto mensual  que al menos nos permita tener un estimado de tus gastos cada mes. Si tienes algún tipo de ahorro o te correspondió una indemnización por retiro, de inmediato proceder a establecer  los recortes que sean necesarios. Entendemos que es difícil pero indispensable ya que contribuirá a tu tranquilidad y paz financiera. 

En el supuesto que lo tome tan desprevenido que no tengas ni los recursos para cubrir el próximo mes. Evalúa las opciones de pedir algún dinero prestado para cubrir los gastos diarios. No te desespere. Tantea las posibles opciones. Con el compromiso de devolverlo. 

2.- Reevalúa en ese presupuesto que puedes eliminar con el propósito de simplificar gastos. 

3.- Habla con tu corredor de seguro, ya que al perder el empleo, seguramente quedarás sin la póliza de seguros médico. Imprescindible este paso, para estar cubierto en caso de una emergencia médica. 

4.- Considera fuentes de ingresos alternativas de acuerdo a tus conocimientos y profesión. En otras entregas hemos hablado de la “pasión” por algún hobbies o pasatiempo, puede ser muy útil al momento de quedar sin la fuente de ingreso principal. Lo que comúnmente denominamos Plan “B”.

5.- Implementa en Networking en su vida, las relaciones personales son vitales para reinsertarse. No se quede esperando sentado que lo llamen. Tal vez llegó el momento de reinventarse en algo que te agrade y que puede generarte nuevos recursos. Evita bloquearte, quedarte pegado en el pasado, en lo que fue, en lo que pudo haber sido si continuaras en ese trabajo. 

El Networking es una actividad cuyo objetivo es ampliar la red de contactos profesionales. Así, se generan oportunidades de negocios y empleo. ¡Reinvéntese! 

6.- Cuando consiga trabajo retome sus hábitos financieros de ahorro e inversión. Esta experiencia de vida, contribuirá a que lo haga exitosamente. Lo más probable es que el Fondo de Emergencia pasará a formar parte de su existencia. 

7.- Comunícate con todos tus acreedores. Evalúa con quienes puedes establecer convenios de pago.

8.- Cálmate. Ocúpate y no te pre-ocupes. Busca mecanismos que te permitan mantenerte sereno. Las preocupaciones te roban la vida ( lo más importante). Todo tiene solución. Insistimos,  tal vez sea el momento de encontrar nuevos caminos. 

Recuerdo una vez que perdí un empleo y al encontrar uno nuevo establecí como prioridad generar ingresos pasivos, para que en el caso que volviera a suceder no me encontrara en una situación de minusvalía financiera. 

Todo lo anterior me hace finalizar con un hermoso cuento: 

 Para ayudar a superar la muerte de su padre, una madre le contó a su hija un cuento sobre un poderoso Emperador que convocó a los sabios de su pueblo y les pidió una frase que sirviese para todas las situaciones posibles. Quería colocarla en el anillo que daría a su hija con la intensión de que esta frase, le sirviera para cualquier circunstancia de vida.

Tras meses de deliberaciones, los sabios se presentaron ante el Emperador con una propuesta: «ESTO TAMBIÉN PASARÁ»

Y la madre añadió: «El dolor y la pena pasarán, como pasan la euforia y la felicidad»

Si aprendes de tus experiencias, estarás más preparado para el porvenir, para las situaciones más duras pero “Siempre, siempre, todo en la vida pasa” y vendrás tiempos mejores.

Algo nuevo vendrá y seguro para mejor. ¡Exitos!

LA SEGUNDA MITAD DE NUESTRAS VIDAS

Alice Carolina Ortiz/@emofinanzas

En otras entregas hemos hecho referencia al orden en materia financiera y especialmente se ha invitado a considerar la etapa de la jubilación y de los años dorados. 

A raíz de la pandemia, que nos recuerda que nuestro tránsito por esta vida es impredecible. Surge en nuestra mente cierta diatriba sobre si vale la pena o no, planificar para esa segunda mitad de nuestro ciclo vital, donde probablemente merme la cantidad de ingresos por trabajo y sea necesario considerar, tal vez, algunos imponderables que suelen suceder y que jamás podremos conocer o precisar.

Alrededor de los cincuenta años,   por lo general, comenzamos a pensar, por una parte, en los seguros de vida en aras de proteger a la familia y por otra, en los recursos con los que contaremos en esta etapa. 

Por ello hoy nos enfocaremos, pensando en positivo, en una larga y saludable vida. 

Surgen, entonces, en nuestra mente cuestionamientos que a pesar de la crisis económica, convendría encontrarles respuestas. 

Algunas de estas preguntas son:

¿Cómo hago una estimación inicial, un cálculo de lo que necesitaría?

¿Cómo puedo mantener un estatus de vida igual o mejor cuando para esa  etapa de jubilación? 

¿Qué estoy haciendo para ello? ¿Qué tengo que hacer? 

Seguidamente responderemos las tres interrogantes.

Con respecto al cálculo de lo que necesitarías para tratar de planificar una vida similar o mejor a la actual, podrías comenzar por calcular tus gastos fijos mensuales, llevarlos a divisas multiplicarlo por doce meses y estimarle un 5% adicional por inflación ( obvio que en los actuales momentos de Venezuela, es más, pero vamos a establecer esta cifra pensando que bajará algún día). Sin caer en cálculos actuariales, ni complejos,  esta cantidad, te dará al menos “un norte” de lo mínimo que deberías empezar a  ahorrar.

El monto que te dé lo vas a multiplicar por los años que estimes conveniente. Actualmente la expectativa de vida hombre-mujer en el mundo se calcula en 82.4 años y meses.

Pongamos un ejemplo: Juan tiene 50 años, según su proyección proyecta trabajar hasta los 65 años. Es un hombre sano, que ha cuidado su salud, su alimentación y sus niveles de stress (a pesar de las circunstancias). La expectativa de vida la calcula (solo Dios decide), igual que la de su padre hasta aproximadamente los 85 años, lo cual le indica que deberá ahorrar para por lo menos  20 años, luego de la jubilación. 

Ejercicio para el año 2021:

 Gastos fijos x 12 meses + 5% aproximado de inflación (*) = XXXXX

Y este XXXXX Multiplicarlo por cantidad de años, en este caso

 X por 20 años = XXXXX

(*) es un estimado.

Al ver la cifra, obviamente dolarizada, se presenta un panorama que a todas luces resulta gris, pero que sin lugar a dudas, será negro, sino empiezas a considerar de dónde provendrá ese dinero. Obviamente no podemos contar con la jubilación del Estado.

En fin, sino comienzas a realizar una planificación financiera el panorama es aún más incierto. Nada estará garantizado, pero probabilísticamente si te preparas, si diluyes el riesgo, si comienzas a realizar ahorros e inversión, será más llevadero y más satisfactorio. 

Es cierto, esa frase que suelen usar en Maracaibo, “nadie debe preocuparse en la víspera”, pero hoy día, observamos tantos casos complejos, por no haber tomado decisiones, por haber dejado al destino, a la vida, al azar, a los hijos,  o con una actitud similar a la de aquél personaje interpretado por  Franklin Virguez  en aquella famosa telenovela, “Por estas calles” que se hizo muy popular: “como fuere viniendo vamos viendo”, con nefastas consecuencias. 

Vamos a la segunda pregunta ¿Qué estoy haciendo? ¿Qué tengo que hacer?

Al ya tener una proyección, monto estimado. Comienzas el camino de tu planificación. ¿ Cómo? Para ello busca apoyo en familiares o amigos con criterio y/ o especialistas en el área financiera que contribuyan a ubicar de acuerdo a tu balance personal, tus ahorros y el tipo de inversionista que eres, las acciones que puedes emprender. Nuestra sugerencia: diversifica. 

¿Qué estoy haciendo para ello? ¿Qué tengo que hacer? 

Al empezar a ocuparte del tema, comienzas el camino de la solución del caso. Ya el simple hecho que te lo plantees, “que te des cuenta”, estás avanzando, porque ya en tu inconsciente, comienzas a buscar las mejores alternativas y prácticas para el logro de tus objetivos. 

Sin amargarte, ni preocuparte, pero si encargándote de tus finanzas personales y familiares, estarás solucionando asuntos para un mejor porvenir.

Exitos. 

IKIGAI Y LAS FINANZAS PERSONALES.

Por Alice Carolina Ortiz/ @emofinanzas

En la filosofía oriental, concretamente en la japonesa hay un término que me encantaría traer a nuestras “Finanzas para todos” . Se refiere al término IKIGAI. Que en un japonés no exacto,  (pues no tiene traducción literal al español)  tiene  un significado bastante especial: «tener una razón por la que vivir». 

El concepto «ikigai» fue popularizado en un libro homónimo por dos españoles, Héctor López, ingeniero residente en Japón y el periodista Francesc Miralles ‘Ikigai, los secretos de Japón para una vida larga y feliz’ fue publicado en 2016 y se convirtió en un inesperado fenómeno editorial, traducido a treinta y ocho idiomas.

La historia del libro es bastante conocida, pero vale la pena recordarla: López y Miralles viajaron al pueblo de Okinawa donde se concentra la mayor población de centenarios del mundo y preguntaron a los ancianos qué era lo que les movía para tener ganas de vivir. La palabra que solían pronunciar era ikigai.

«Todos tenían un ikigai, una motivación vital, una misión, algo que les daba fuerzas para levantarse de la cama por las mañanas», expresó el Co-autor del libro Francesc Miralles 

En el occidente, siempre que se habla de una vida con propósito, se hace mención al creador de la logoterapia,  autor del famoso libro “El hombre en busca de sentido”  Viktor Frankl, quien a través del relato vivido en carne propia de la cruda segunda guerra mundial,  reflexiona sobre la necesidad de tener una vida con sentido. 

Ambos miradas convergen en la importancia de tener un motivo inspirador en la vida. Aquí lo adaptaremos a nuestra área de trabajo, lo que nos gusta hacer, lo que nos inspira. 

IKIGAI no está vinculado a las finanzas, ni a los negocios, pero dado, que el ser humano, pasa gran parte de su vida trabajando, (estudios determinan que aproximadamente 30% de la vida) concluimos que si esas  actividades las ejecuta con agrado, no importando el tiempo que le dediques y que se perciba una contraprestación económica por ella, seguramente será mucho más motivador y vinculado al tema que nos ocupa: Finanzas personales. 

Los japoneses recomiendan para encontrar tu IKIGAI comenzar con las siguientes preguntas:

1.- ¿Qué amas?, 

2.-¿En qué eres bueno?, 

3.-¿Qué necesita el mundo de ti?, 

4.-¿Qué puede hacer para que te paguen?.

Encontrar las respuestas y un equilibrio entre estas cuatro preguntas podría ser un camino hacia tu “ikigai’’.

En estos tiempos de teletrabajo, de inteligencia artificial, de robótica, de nuevas profesiones, que se están generando debido a los grandes cambios tecnológicos, buscar tu razón de vida laboral, es esencial, para una vida plena.

Lo anterior concatenado con la búsqueda  del bienestar financiero, tiene un resultado prometedor e interesante. Siempre insistimos, que es muy necesario que el trabajo que ejecutemos, las metas profesionales y económicas y  nuestros valores se encuentren alineados. Nada más triste que realizar actividades laborales, donde no fluyamos y donde el estímulo económico sea o no el único objetivo. Es de vital importancia, que nos gusten las tareas que realizamos en aras de conseguir nuestro sustento y de esta manera nuestras tareas, sean fuente de satisfacción y de bienestar. 

Bien sea que realices un trabajo de oficina, des clases, tengas un emprendimiento, seas albañil o tesorero de un banco. Siempre hay personas que se destacan por su habilidad, por su manera de ejecutar su trabajo, por el aporte que brindan, por la manera de atender al cliente, por buscar siempre brindar un valor adicional.

En “Finanzas para todos” con este término IKIGAI, lo que sugerimos es que encuentres  tu razón de vivir laboral, que es  la que te provee del sustento inicial, para luego, hacer ahorros e inversiones. Por ello ajustamos las preguntas a las siguientes:  

1.- Lo que te apasiona, lo que te hace fluir

 ¿Qué me gusta hacer? 

2.-Lo que sabes hacer

¿Cuáles son tus talentos, tus habilidades? ¿Cuáles otras puedes adquirir para desempeñarte en lo que te gusta?

3.- Evaluación del entorno

¿Por qué  y cuánto te pueden pagar por tus labores?

4.-Valor agregado

¿Qué sabes hacer y te gusta hacer y qué haces distinto  y mejor al resto?  ¿Cuál es tu contribución? ¿Cómo estás ayudando a tu cliente al logro de sus objetivos? 

En la medida que evalúes y tomes tus propias decisiones sobre  tu actual trabajo o fuentes de ingreso, tu satisfacción con tu actividad y comiences a aplicar mecanismos para el crecimiento de tu patrimonio, logras el éxito financiero. Si no evalúas cómo te estás desarrollando y con qué cuentas, será cuesta arriba llegar a tus objetivos. Muy poco hacemos con aprender  métodos y formar de incrementar tus activos, porque la desmotivación estará presente. Entendemos el entorno, pero hay modelos de ejemplos en positivo y de éxito a tu alrededor.

Que encuentres tu IKIGAI.

INTELIGENCIA FENICIA

Alice Carolina Ortiz/@emofinanzas. 

Leyendo al prestigioso psiquiatra español Enrique Rojas, en su libro titulado  “5 consejos para potenciar la inteligencia” (orden, constancia, voluntad, capacidad de observar y de tomar nota),   encontré que dentro de las diferentes “inteligencias”, hubo una de su clasificación, que me llamó poderosamente la atención,  la  que  denomina “ inteligencia fenicia”, que se refiere a la inteligencia comercial y se define como: “la capacidad para negociar y comerciar, para buscar acuerdos, para comprar y vender, la facilidad para establecer transacciones y pactos, gestionar una empresa y conseguir que tenga buenos rendimientos”

Fenicia, era la antigua comarca de Asia donde sus habitantes por la ubicación geográfica, tenían habilidades marítimas y comerciales que le hicieron extender sus operaciones hasta el Mediterráneo, el Báltico, el Atlántico y el mar Rojo. En dicho libro, nos cuenta que en la época de  gloria de los fenicios,  que era esencialmente comercial, estos habitantes del planeta,  tenían una enorme  facilidad para manejarse en el mundo los negocios.

Esta lectura y  cuatro días de vacaciones en Margarita, son el origen de esta entrega de hoy.

Franchesca,  una niña de 11 años que vende las carteritas hechas con billetes venezolanos. Resultó “mi modelo” para reflexionar sobre  la inteligencia fenicia. Obvio que quisiera que no trabajara y que tuviera una vida donde su alimento diario estuviera garantizado, pero, les relato desde la niña trabajadora e inteligente que es. 

Llegamos a Playa Parguito, la semana pasada, viernes, temporada baja, prácticamente la playa estaba vacía, a media mañana se nos acercó y nos enseñó su mercancía. No estábamos interesados, pero de manera respetuosa  sin ser incisiva, nos las ofertó de las mil y una maneras. Mi esposo y la pareja amiga que nos acompañaba, me encargaron que yo realizara esta “operación comercial”. Como me mostraba poco interesada, ella me miraba decepcionaba, pero inmediatamente con actitud poderosa me daba una nueva oferta. Por supuesto, le compramos la cartera.

Nos fuimos de la playa  pero seguíamos recordando y comentando su gran habilidad para los negocios, su mesura a la hora de la negativa, su “reconocimiento de cada cliente”, la oportunidad para acercarse,  temple para la venta y esa capacidad maravillosa de negociación.

Al día siguiente volvimos a playa Parguito. Nos reencontramos con Franchesca quien nos contó que se había bañado muy temprano y perfumado (me llamó la atención ese comentario) y me insistió que como era sábado seguro vendería bastante (mente positiva). Ya éramos amigas, nos contó que estudiaba primer año de bachillerato, que iba a la escuela, dos veces por semana, que toda su familia vendía carteritas en esa playa. Que la semana anterior había tenido que destinar 2$ de su ganancia para comprar una carpeta marrón y otro material para su colegio.  

Por supuesto me interesaba saber cómo había adquirido esa inteligencia fenicia” con tan corta edad, me contó  que había aprendido del negocio, viendo a su hermana mayor y sus primos, nos relataba que ensayó cómo y cuándo acercarse a los clientes, nos explicaba que por ejemplo, si un posible cliente estaba comiendo no lo molestaba, no se acercaba. Esperaba a que estuviera tranquilo. Tampoco le insistía, ni les rogaba,  solo le hacia una nueva oferta (persuasiva). 

¡Franchesca nos encantó!. Se emocionó cuando le regalamos un dinero y nos dijo estas palabras textuales: “esto lo voy a ahorrar para comprarme un celular, varios clientes me han dejado sus números de teléfonos, los tengo anotados para cuando tenga mi propio teléfono. Voy a montar mi tienda en Instagram y personalmente voy a llevar a mis clientes las carteritas” (atención personalizada).

Negociamos con esa capacidad de convencer, desde la empatía, con la comunicación, con el mejor servicio, con la inteligencia emocional y fenicia, trabajando de la mano.  

Nuestro libro se llama Emofinanzas, porque dentro de las relaciones comerciales siempre estará presente la emoción, la razón y la comunicación. Obviamente que la educación financiera resulta indispensable, para obtener resultados fructíferos. ¡Pero que interesante resulta desarrollar esta inteligencia! 

Le deseo a esta niña lo mejor de lo mejor. Si van a Playa Parguito, busquen a Franchesca o a sus primas. 

Exitos!.

Nota: Ya el libro Emofinanzas: Las Emociones y las Finanzas en la Venezuela post-pandemia,  se encuentra en la librería Tecni-Ciencia. 

ACTIVOS PARALIZADOS

Alice Carolina Ortiz/@emofinanzas

Hoy hablaremos de un problema que desde el punto de vista de finanzas personales prácticas, resulta interesante abordar, nos referiremos a un activo que encontramos frecuentemente abandonado en los estacionamientos de nuestros edificios y calles de Venezuela, se trata de los carros usados, muchos inservibles. Ciertamente, cuando recorremos estacionamientos de edificios, paseamos por algunas urbanizaciones o vamos al interior del país,  se repite  la misma historia,  carros que ya cumplieron su misión, tiene en su haber unas cuantas décadas y  salieron de circulación, simplemente están abandonados bien sea por falta de mantenimiento o porque las migraciones de estos últimos años dejaron atrás sin vender parte de su patrimonio. 

Además del impacto ecológico que esto implica, que incluso puede proveer de metal al  sector industrial o manufacturero del país bajo la modalidad del reciclaje,  es realmente preocupante e incomprensible, desde el punto de vista de economía familiar, que los involucrados no tomen acciones en aras de generar  algún ingreso o beneficio de estos “trastos”. Existe un mercado interesado en estas compras, obviamente a precios económicos, pero, sin lugar a dudas, trae como consecuencias varios resultados que destacar, entre ellos: 

  1. Te quitas un pendiente, 
  2. Generas algunos recursos
  3. Cuidas tu entorno.
  4. Puedes comenzar a pensar en la posibilidad de alquilar ese espacio ( si es de tu propiedad)

El propósito de la entrega de hoy es invitar  a todos aquellos que tienen vehículos bien sea que por falta de repuestos o porque la familia no cuenta con los recursos para la reparación, que tomen decisiones acertadas financieramente.

Cuando asesoro a algunas personas en materia legal/financiera observo que este tipo de trámites o gestiones  les causa estrés, flojera, se sienten abatidos por tener que ocuparse, pero es lo más sano y recomendable. Enfrentar y dar el paso, salir de trastos que no pueden usar o no sirven para nada.  

No  hay estadísticas en Venezuela de la cantidad de carros en esta categoría. Incluso han existido iniciativas de reciclaje de estos vehículos paralizados, que cuentan con materiales de aluminio, plástico, vidrio, etc.

Tanto desde el punto de vista ecológico como el financiero, sería recomendable accionar en este sentido. Aquí nos vamos a focalizar en el tema económico. 

Preguntamos

¿Por qué no se intentas obtener un beneficio económico, por algo que día a día valdrá menos? Y ¿Que no solamente afea nuestro entorno sino que se convierte en una tarea pendiente que algún día tendremos que solucionar? 

¿Cuántos carros no están parados en un edificio y pueden contribuir a pagar la cuota del Condominio o comprar el medicamento de alguna persona mayor o producir algún dinero para cualquier otro objetivo que tengas?

¿Cuantos carros nos podrían servir para reparar otros y lograr que se reactiven y funcionen?

¿Cuántos carros cuya existencia obsoleta puede contribuir en las labores de reciclaje y contribuir positivamente a revitalizar la industria manufacturera de nuestro país? 

Cuando hablo de carros sin uso, también se entiende que nos referimos a cualquier  otro tipo de bienes muebles arrinconados en nuestros hogares. De eso se trata las finanzas personales, de tomar las riendas de nuestros intereses y de definir las mejores estrategias para obtener una rentabilidad de nuestros recursos. 

La gestión de venta te beneficia a ti y beneficia al que lo compra. Es un negocio ganar-ganar. 

Obviamente me vas a preguntar dónde lo vendes: Hay chiveras, hay personas que te compran los repuestos, cuando comiences el camino de la investigación, seguro encontrarás donde ubicarlo y sacar algún provecho, tal vez, no sea mucho, pero cerraste un tema pendiente que contribuye a beneficiarte. En otras palabras: ligero de equipaje. 

Éxitos

LA ASIMETRIA AL INVERTIR

Alice Carolina Ortiz / @emofinanzas

Feliz día de la Mujer, especialmente, esta columna envía sus elogios aquellas que toman decisiones en materia financiera en beneficio propio y de su familia, que toman las riendas de su destino, que son realistas y accionan cada día, para fortalecer el patrimonio familiar.

En la entrega de hoy, reflexionaremos sobre una estrategia a la hora de hacer inversiones que consideramos oportuna y prudente en aras de ir diversificando las inversiones y así hacer mantener, en la medida de las posibilidades, una distribución de los riesgos. 

La recomendación siempre parte de la base de identificar en primer lugar, el tipo de inversionista que eres. Una vez claro este punto y con un porcentaje de ahorro para comenzar la tarea puedes emprender tu camino de la inversión, diversificación y de tu libertad financiera.

¿Y cuál es nuestra sugerencia en materia de inversión, tomando en cuenta el actual contexto de economías volátiles y de tanta incertidumbre, con una guerra que traerá consecuencias para el mundo? 

Las inversiones asimétricas. 

¿Cómo traducimos o materializamos estas inversiones asimétricas en la práctica?

Que en la distribución de cada inversión, diversifiques y procedas a  que categorizar entre inversiones más seguras y unas más riesgosas. En otras palabras, que equilibres tus opciones de inversión. 

Esa asimetría, hará a lo largo del tiempo, que cualquier temporal puedas enfrentarlo.

Partiendo de que nadie puede predecir que va a suceder en los mercados y en la economía, que nadie es adivino, hay que aprender de los expertos quienes frecuentemente, hacen ese tipo de distribución en sus inversiones. Una forma de conseguir generar mayores rendimientos es  asegurar que haya ciertos riesgos y recompensa asimétricos, es decir, por un lado inviertes en valores que están subvalorados debido al pesimismo y a su vez  te ocupas de tener dentro de tu portafolio de inversión aquellos que intuyes que son medianamente garantizados. 

Apuestes o juegues a la alta y a la baja. En esos momentos de ciclos bajistas los conocedores aprovechan de comprar. Eso sí, sin miedo (sin que el enemigo del que hablamos en la entrega pasada te esté acechando), por el contrario con la expectativa  o la posibilidad razonable, que esas bajas pasarán y que tu inversión la realizaste  en el mejor momento. Aquí podemos hablar de bonos, de acciones, bienes inmuebles, de criptomonedas, de nuestra  la bolsa de valores  o de cualquier otra inversión que  tu consideres.

Todo es cíclico. Lo que pasa es que nos aterra pensar en la pérdida, recuerda que nadie ni tú mismo puede garantizar que pasará. Pero estudiando las altas y bajas, como todo es variable, si mantienes tus inversiones, ese retorno probablemente retornará incrementado. Cada inversión es un riesgo. Tú decides. Pero el peor riesgo es no arriesgar nada. 

Así como en la gran mayoría de los países del mundo tienen los cuatro climas. La primavera siempre volverá. Lo importante es saber pasar el invierno sin desesperarse. 

Comentaremos la siguiente anécdota en marzo 2009, como todos sabemos,  el mercado tocó fondo, muchos inversionistas se agolparon para comprar acciones a precio de “gallina flaca “. El miedo hizo que muchos vendieran, otros compraron y salieran ganando. Las acciones de Citigroup en ese momento pasaron de costar 57 $ a cotizarse en 97 centavos de dólar. ¿Y qué pasó después?  A los cinco meses costaban 5$ y continuó subiendo y regularizándose el mercado.

El gran inversionista Warren Buffet, a finales del 2008, invirtió su dinero en empresas como Goldman Sachs y General Electric, la gran mayoría lo tildó de loco y exagerado. Pero él sabe combinar el riesgo y la recompensa asimétrica. Obviamente salió vencedor.

Aumentar la probabilidades de no perder dinero, dependerá de la distribución que hagas. Lo que siempre conversamos y que es una máxima en finanzas personales No pongas todos los huevos en una misma cesta.

Los tipos de inversión que lo hemos visto antes, son opciones que tiene que establecer tú. Tu portafolio es tuyo. Y va desde un carrito de perros calientes en Plaza Venezuela a la compra de acciones en la bolsa de Nueva York. 

Hoy lo que queremos dejar como mensaje es que procures inversiones asimétricas, unas que te parezcan una locura con otras medianamente o relativamente más seguras según el mercado actual. 

El mundo está muy dinámico y lo que hoy está a la baja puede ser que mañana sea la gran inversión, así las probabilidades de perder se reducirán considerablemente porque  estarán balanceadas.

EXITOS

ENEMIGOS DE TUS FINANZAS PERSONALES

Alice Carolina Ortiz/@emofinanzas.

En nuestras entregas semanales pretendemos aportar algunas ideas para que  descubras cómo poner en marcha tu plan de negocios; cómo buscar nuevos ingresos además del salario mensual que percibes; cómo ir haciendo tu fondo de retiro para tu jubilación o algunas estrategias para obtener retorno de tus inversiones y  proteger tu patrimonio.  

Hoy hablaremos de dos enemigos de nuestras finanzas personales que tenemos que vencer.  Conocemos la volatilidad del mercado financiero mundial, el impacto económico de la pandemia y nuestros problemas económicos internos como país, pero existen dos “monstruos” que atacan directamente a nuestro bolsillo y que debes vencer, pues son realmente tus enemigos directos. Ellos son: el miedo y las comisiones. 

El miedo paraliza, destruye, limita, no deja actuar. 

La incertidumbre, siempre nos acompañará pero cuando tienes miedo, limitas tu camino y recorrido por la vida. El miedo  impide que busques nuevos horizontes que contribuyan al logro de tus metas. 

Siempre insistimos que debes procurar tu propia educación financiera, para que nadie te engañe. Así como existen buenos asesores, también hay los que destruyen tus finanzas. Es fundamental que tengas tus propios criterios de inversión, que saques tú mismo las cuentas y conozcas el tipo de riesgo y tu capacidad como inversionista  (moderado, conservador, arriesgado y muy arriesgado), para que te hagas responsable de las decisiones que tomes. 

Obviamente que hay expertos muy buenos,  que se encargaran de darte los mejores consejos, pero para que puedas manejar ese miedo, debes conocer de qué te están hablando.  

Las inversiones son en muchas ocasiones como las Olimpiadas, puedes competir, pero para ganar debes estar preparado. Solo un pequeño porcentaje de los competidores serán los que obtengan las medallas. Con miedo no lograrás ni siquiera a competir. 

Así que empieza, poco a poco, pero da el primer paso. La generación de ingresos, cuando lo haces bien, te aportarán paz mental y libertad financiera. 

En algunas ocasiones cuando converso con personas que quieren mejorar sus finanzas, encuentro que el temor a correr cualquier riesgo es mucho mayor que la intención de cumplir sus sueños

Me permito copiar un escrito que alguien me regaló hace muchos años que se titula: “Riesgo es libertad”.

 Aplica perfectamente para las finanzas personales y la economía de la familia. 

“En todo intento,  existe el  riesgo de fracasar pero los riesgos se han de tomar, porque el mayor peligro en esta vida, es no arriesgar nada”

Riesgo es libertad.

Reír es correr el riesgo de parecer tonto.

Llorar es arriesgarse a parecer sentimental.

Acercarse a otro ser es arriesgarse a comprometerse.

Mostrar emoción es arriesgar que se te conozca.

Someter a la gente tus ideas y sueños es ponerlos en riesgo.

Amar es correr el riesgo a no ser correspondido.

Vivir es arriesgarse a morir.

En toda esperanza hay el riesgo del desespero.

En todo intento, el riesgo de fracasar, pero los riesgos se han de tomar, porque el mayor peligro en esta vida, es no arriesgar nada.

Porque el que nada arriesga, nada hace… nada tiene… nada es. Tal vez pueda ahorrar sufrimiento y dolor, pero a fin de cuentas no puede aprender, ni sentir, ni cambiar, ni crecer, ni amar, ni vivir; encadenado por las certidumbres, será un esclavo, y sacrificará el ser libre.

Sólo arriesgando se consagra la libertad.

Cuando tengas enfrente una oportunidad de inversión, tienes la valiosa ocasión de medir tu capacidad de apreciación, de enfrentar el miedo, de lanzarte al ruedo. Por supuesto con tu salvavidas (conocimiento).  ¡En materia financiera la ignorancia se paga cara! 

El otro enemigo de tus finanzas personales y al cual debes de prestar toda tu atención son las comisiones. 

La gran mayoría de los que prestan asesoramiento, cobran cuantiosas comisiones, bien sea por seguros, bonos, acciones, planes de jubilación, entre muchos otros. Obvio que ese es su trabajo y el tuyo ponderar si esas comisiones van en perjuicio y/o detrimento de tus intereses. 

A veces nos presentan opciones fabulosas pero cuando evalúas con detenimiento observas que estos cobros adicionales  afectan considerablemente tu patrimonio.  Esos números pequeños sumados en el tiempo, pueden significar algo grande. Revisa muy bien cuando te presenten una propuesta. Evalúa esas comisiones. 

Siempre lee la letra chiquita y deja un espacio de tiempo para analizar tus números. No estamos diciendo que no pagues la intermediación, si resulta buena y productiva para ti, no hay problema, pero ten en cuenta siempre los porcentajes de cobranzas. Las comisiones en muchos casos pueden acabar con tus ahorros. 

La semana próxima revisaremos los tipos de inversiones que consideramos prudente realizar para ir diversificando y así hacer mantener, en la medida de las posibilidades, una distribución de los riesgos. 

Exitos.

Liquidación de la comunidad conyugal o ¿Dolor de cabeza?

Alice Carolina Ortiz

Un tema con sus aristas.

Después del divorcio, en el caso que existan bienes de la comunidad conyugal, es indispensable realizar la liquidación de dichos bienes. De mutuo acuerdo, la pareja debería distribuir y proceder a la liquidación de todo el conjunto que conformó el patrimonio conyugal y registrar dicho acuerdo.  La recomendación desde el punto de vista emocional y financiero es hacerlo oportunamente,  cada pareja, se supone sabrá manejar sus tiempos, pero en épocas de desavenencias, lo mejor es cerrar el ciclo a la brevedad posible, especialmente cuando hay temas de dinero de por medio. En muchas ocasiones, pasa el tiempo, se olvida u omite esta diligencia indispensable  que suelen traer  consecuencias, quizás desastrosas. 

Expondremos un caso, por supuesto, cambiando nombres y datos, pero dejando en claro lo que puede ocurrir. 

Berta y Enrique,  se divorciaron hace 20 años luego de procrear dos hijos, en el escrito de solicitud del divorcio llegaron a un pre-acuerdo definiendo cómo se iban a distribuir y liquidar dichos bienes. En la sentencia, se aclara que dicho acuerdo no tiene valor legal sino después de la ejecución de la liquidación de los bienes de la comunidad conyugal, en otras palabras, estos divorciados, debían solicitar a través de un procedimiento diferente la referida liquidación previamente acordada. 

La expareja olvidó u omitió,  (tanto ellos como sus abogados) proceder hacer la liquidación de la comunidad conyugal formalmente, esta quedó de palabra.

Enrique, rehace su vida con una nueva pareja, se casa con Adriana, y tienen un hijo.  Fallece en el 2021 y sus herederos (viuda y los tres hijos) proceden a hacer la declaración sucesoral. 

Cuando se solicita el listado de bienes de Enrique para hacer la declaración sucesoral, muchos de ellos descritos en la solicitud de su divorcio, se habla con  Berta, (primera esposa), requiriendo la liquidación. Ella indica que no tiene más nada.  En concreto no dividieron los bienes, lo que obliga a declarar ante el SENIAT, el 50% de lo que le pertenece a Enrique, incluso la casa donde vive Berta (que de palabra se había adjudicado a ella). Aquí viene el punto central de nuestra entrega de hoy, legalmente un porcentaje de esa casa donde Berta vivió sus años de casada y que aún sigue ocupando, le pertenece a Adriana. ¡ Si ! a la segunda esposa, como heredera de Enrique.

Imagínese lo que ocurre con los bienes que están en una compañía, requiere actualización de estados financieros, actas de asambleas, llevar la contabilidad. ¡Mayor el dolor de cabeza!

Seguramente muchos opinaran que es injusto, pero legalmente es lo que corresponde.  

 Acostumbro a explicarlo como si estuviéramos repartiendo una torta, lo visualizaremos con un gráfico.

Enrique es propietario del 50% de los bienes habidos en su primer matrimonio. También se incluyen en la sucesión los bienes  del segundo matrimonio.

Berta, ya solo es la ex y madre de dos de sus hijos,  pero no es la viuda.  

Entonces dividimos todos los bienes de Enrique de la siguiente manera: 

En el 50% de Enrique,  Adriana (viuda), hereda de acuerdo a nuestro Código Civil,  con una porción, igual  a la de los hijos procreados en ambos matrimonio. 

Como son 3 hijos, ese 50% se divide entre 4, es decir,  12,5% para cada uno.

Es decir, Adriana le toca el 12.50% de todos los bienes de su finado esposo Enrique.

Volvemos a Berta, ¿cómo queda la propiedad de su casa? pues el 12,50% es de Adriana y 12,50% del hijo de Adriana. Entre ellos dos tienen un 25% del 50% de la casa de la primera esposa.    

Berta, la ex, se perjudicó.

Obviamente que casos como estos hay que resolverlos con negociaciones donde juega un papel importante la ética y la moral. Pero legalmente, hay una porción de la casa y de todos los bienes que pasan a ser propiedad de Adriana.

Y vamos a otro problema y/o dolor de cabeza.

¿Pero quién paga los impuestos de la casa de Berta y de los otros bienes “adjudicados” verbalmente? Pues todos los herederos. 

Y veamos que dice Adriana, ¿Por qué voy a pagar por una casa que ocupa Berta y los otros bienes? Más aún cuando  ella no tiene la culpa que no hayan dividido los bienes. Berta si quiere su casa  que pague ella esa parte de impuestos. 

Casos como este pueden alterar incluso la relación entre  hermanos.

Con todo esto, como siempre concluimos, revisa tu documentación verifica que de verdad tengas todo los títulos de propiedad de tus bienes y si has tenido alguna distribución  que esté claramente definida. 

La ignorancia de la Ley no es excusa de su incumplimiento.

Regreso al futuro

Alice Carolina Ortiz/@emofinanzas.

Cuando pensamos o soñamos con nuestro “yo futuro” o nuestra “vida futura”, solemos fantasear que será muchísimo mejor que el presente. Desconocemos que nos depara  el destino, lo que no cabe duda es que la vida nos puede cambiar en un instante para bien o para mal, por un golpe de suerte o por el infortunio. Cuando tocamos temas de finanzas personales o economía familiar, resulta conveniente analizar y planificar  incluso empleado herramientas sencillas que nos conduzcan a la reflexión, que nos permitan ir buscando el “foco de lo que deseas” de una manera paulatina. Una simple pregunta puede ayudarnos  a hacer conjeturas sobre ese  futuro. 

Dicha pregunta sería algo así: 

¿Cómo te imaginas, sientes, visualizas tu “yo” a los 65, 75 u 85 años?

Conversar con nuestro “yo futuro” puede ser provechoso, para identificar qué es lo que realmente quieres.  Seguramente contribuirá a cuidar más tu salud, a ordenar tu documentación legal,  incluso, puedes ser que hasta te des cuenta si los ahorros destinados para tal fin, servirán para mantenerte más o menos en el mismo nivel de vida que has llevado durante tus años de existencia o hacer falta que ejecutes algunas acciones adicionales. 

Este simple ejercicio facilitará y determinará si sería prudente y conveniente cambiar algo de tu presente o si efectivamente a lo largo del camino te has ido ocupando responsablemente de tus propios intereses. 

Las auto-conversaciones, no deben estresarte ni convertirse en un drama, mucho menos en  algo que te perturbe, muy por el contrario, en una conversación productiva y muy personal, se trata de auto-invitarte a buscar tus propios mecanismos, que ayuden a acercarte  a lo que quieres. La vida siempre se encargará de sorprendernos, pero en la medida que puedas aportar, lo que dependa de ti, ocupándote de tu “yo futuro”, conectándote con el y actuando en consecuencia, las probabilidades que tus decisiones y acciones sean productivas serán más elevadas, al menos eso esperamos.

Cuando tienes 30 años y alguien se te acerca con este tipo de conversación, seguramente creerás que están hablando de un tema muy lejano.  Vives el presente y nada más. Pero qué triste es tratar con personas de 60 años o más, que se lamentan de no haber tomado ninguna precaución. De no haber buscado ninguna oportunidad ni opción. Se percatan que la vida es un momento, que pasó rapidito, y que ese descuido los está conduciendo a depender de los demás.

Comparo el tema de la salud con el tema del dinero familiar. Si procuras alimentarte bien, hacer ejercicio, reducir tus ingestas de alcohol, probablemente tu vigor durará por más años. ¡Nada está garantizado, pero al menos hiciste tu parte!.  Así mismo, si procuras ir poco a poco, encontrando caminos para el ahorro y la inversión,  estudiando sobre interés multiplicados (artículo anterior) posiblemente estarás resguardando tus ingresos futuros.

Algunos adultos contemporáneos que en estos momentos están fuera del país y que ven los precios de los apartamentos aquí en la baja y que piensan en el retiro en la tierra que los vio nacer, bien sea por nostalgia o porque les saldría más económico, se preguntan ¿será que me compro un  inmueble en Venezuela? Imposible contestar con un monosílabo. No basta un sí o un no categórico. La respuesta estará directamente relacionada con el riesgo que quiere correr, con el para qué quieres el inmueble, tu decisión de regresar o no. Tu tipo de arraigo.  Otros, se plantean  si es conveniente o no un plan de inversión de jubilación con un Banco en el exterior o si la hacen por propia cuenta? O, se cuestionan si la gran inversión son las monedas virtuales? Todas las interrogantes deberás contestarlas tú mismo y/o el asesor financiero que decidas tener. Lo que es bueno para mí no necesariamente es bueno para ti. Porque dependerá de lo que tú quieras y con lo que te sientas mejor. 

Estudios  revelan que las personas pueden  subestimar menos el futuro si  ese ejercicio se describe con una fecha concreta en el calendario, en lugar de  un periodo indefinido en el tiempo. Es más probable que empecemos a ahorrar para una jubilación que tendrá lugar en el año 2038, por ejemplo, que para una que se producirá «dentro de 18 años». Este simple cambio con fechas, hace que el futuro nos resulte más concreto, real e incluso cercano. Seguramente contribuirá a buscar mecanismos de ahorros o de inversión. Revisa tus propias fechas. 

La razón por la que decidas hacer el ejercicio es irrelevante, da igual que sea porque eres un ser muy racional, responsable o por egoísmo, el resultado será el mismo.  El  punto central es que concientices tu situación. 

Veo con muchísima frecuencia, las consecuencias de “no pensar” o de “no planificar”. Esta semana me tocó un caso muy cercano. Un familiar de 65 años con Alzheimer, ella fue siempre trabajadora y responsable, pero este tema no era para nada de su interés. Ahora, cuenta con dos pensiones, la seguro social y la de una institución pública donde trabajó 25 años, es decir, económicamente sus recursos para sus años dorados y enferma son prácticamente nulos, impidiéndole enfrentar lo que se avecina. Sin hijos y pocos sobrinos.  Puede que parezca un argumento de película, pero es la realidad de muchos. 

Soñemos  siempre en positivo con un futuro agradable, en bienestar, con mucha salud, energía, apoyo colaborativo de personas que nos quieren, familia, hijos, nietos, sobrinos, vacaciones, playas, montañas. Pero hazte un plan de ahorro, con lo que puedas, como lo quieras. 

No te respondas no puedo ahorrar hoy. Tu futuro “yo” no te lo perdonará.

DIFERENTES TIPOS DE INGRESOS

 Alice Carolina Ortiz/@emofinanzas

En los días iniciales del año quedé en merendar con una amiga que se ha labrado su destino financiero a fuerza de trabajo, constancia, creatividad y estudio. Desde la adolescencia fue una persona muy trabajadora y analítica. 

Sin agenda marcada conversamos desde temas banales hasta que abordamos su receta para su éxito financiero en Venezuela.

Seguidamente les comento su interesante relato, la deje hablar como media hora sin interrumpirla, donde me expuso bien clara su posición, que dentro de sus recomendaciones más importantes estaban las siguientes: por una parte, distinguir los tipos de ingresos que iba obteniendo y por la otra , la importancia de tener aliados, capacitarlos y confiar en ellos. En fin volvemos a la diversificación, palabra mágica en economía familiar o en finanzas personales. 

 En “Finanzas para Todos”, a través de un resumen mencionaremos los diferentes tipos de ingresos clasificándolos así:

1.-Ingreso Lineal: Es el tipo de ingreso que todos conocemos.  Es el resultado de trabajar formal o informalmente y se convierte nuestro fuente de obtención de recursos. El más común y frecuente.

2.- Ingreso multiplicado: Es una variación del ingreso lineal. Por ejemplo un profesora de yoga que dicta una clase on line y cobra por cada alumno o un vendedor que reúne a varios clientes y hace una venta.  Está multiplicando su ingreso. Hay trabajos que lo permiten hay otros que no. Revisa si tu trabajo tiene la posibilidad de diseñar un esquema que permita esta modalidad. 

3.- Ingreso residual: Son aquellos que provienen de un trabajo que realizaste una vez y no es necesario repetir. “Lo que sembraste sigue dando sus frutos”. Esto necesita de estrategia, pero una vez que lo logras canalizar va fluyendo positivamente. Ejemplo tienes una comisión por una venta que se sigue manteniendo a lo largo del tiempo, un corredor de seguro que tiene un cliente importante cautivo. 

4.- Ingreso pasivo: Del cual hemos hablado en otras oportunidades. Hiciste alguna inversión y recibes ingresos. Resulta válido desde el alquiler de cualquier bien mueble o inmueble de tu propiedad, un carrito de perros calientes, la máquina para hacer depilación o el alquiler de un local. Son ingresos que no demandan nuestra presencia.

En su caso, las ganancias comenzaron a ser más relevantes, continuó estudiando sobre Finanzas personales e invirtió en la Bolsa. Aprender acerca de los diferentes tipos de ingresos es vital para la búsqueda de la independencia financiera.

Obvio que no todo el camino fue un lecho de rosas, siempre hay imponderables, factor suerte, relaciones, aliados buenos y malos, pero el aprendizaje es crecimiento y experiencia. 

Lo anterior permite proponer algunas sugerencias:

1.- Los salarios son cada vez menores en relación a la inflación que tenemos. Es importante revisar si puedes aprender a diferenciar y tener fuentes distintas de obtención del dinero. Esto deberías procurar realizarlo, sin amargarte, muy por el contrario, dedicando un rato de tu tiempo a evaluar las formas de diversificar tus entradas de dinero. Tomate unos minutos diarios para revisar tus habilidades y cómo las pones en práctica a través de ingresos multiplicados. El día a día a veces no nos permite pensar pero resulta mandatorio para tu tranquilidad financiera.

2.- Es prudente analizar y ponderar (aquellos que tienen un negocio y que tienen miedo a crecer) que al delegar responsabilidades en otras personas y dejar atrás el paradigma “que nadie trabaja como uno”, puede contribuir significativamente (si das con las personas correctas) a un incremento considerable de tu negocio. 

3.- El Ingreso lineal sigue siendo el más popular pero el que menos te permitirá crecer. Procura elevar tus ingresos a las otras tres categorías. 

Por último te dejo esta frase para la reflexión: El Éxito o el fracaso financiero se relaciona directamente con el manejo del ingreso. 

Éxitos en el manejo de tus ingresos.

¿Cómo hablo de dinero con mi pareja?

Alice Carolina Ortiz / @emofinanzas

Luego del artículo de la semana pasada referido a la Infidelidad Financiera, me preguntaron ¿Cómo hablar con la pareja de dinero, sin que intervengan los cuatro jinetes del apocalipsis: critica, desprecio, actitud defensiva y actitud evasiva? Por supuesto que no es un tema fácil, sobre todo por el manto de “materialismo” y la connotación que se le da al dinero, cuando simplemente se trata de un instrumento, como muchos otros, para proseguir en este planeta. Enfatizamos que  en “Finanzas para Todos” priorizamos el SER sobre el TENER, pero no ponemos en duda que el dinero no solo compra placer sino seguridad y tranquilidad. Diferentes puntos que hay abordar sobre un mismo tema: educación de los hijos, opiniones sobre trabajos o emprendimientos, qué gastos hacer; cómo jerarquizar los consumos, planes de jubilación, gastos por cuidado de padres ancianos, son algunas de las fuentes de fricción o de discusión. 

Sin duda, no es tema fácil. Ya nuestro día a día es muy difícil y los temas económicos nos abruman, fomentando el distanciamiento emocional y la soledad que acaba con el matrimonio. Tanto si se disfruta de una super cuenta como si se tiene escasos recursos, siempre es conveniente tratarlo, pues el dinero simboliza muchas necesidades emocionales ( como seguridad y poder).

Para evitar las demoledoras peleas y las discusiones estériles,  sugerimos:

1.-Hacer una cita en un ambiente tranquilo sosegado para hablar sobre esto, como único punto de la agenda.  Comenzar con planteamientos: ¿Qué quieres tú?, para proseguir con “Ahora te voy a decir: ¿Qué quiero yo?” Como mediamos y llegamos a: ¿Qué podemos hacer para el logro de los que aspiramos?. Recordemos que las estadísticas indican que la causan más común por las que las parejas se divorcian es por tener fuertes y demoledoras peleas.  Por ello, la finalidad de la cita es solo hablar y exponer los puntos de vista.

2.- Suavizar ( lo más que se pueda ) el planteamiento de las conversaciones.  Es sano y muy difícil “ saber decir las cosas” y validar que el otro me esté entendiendo.  Aquí me permitiré hacer un infidencia personal, a modo de ejemplo: En estos días iba con mi esposo en el carro, el manejaba. Le advierto  “cuidado”, en el mismo minuto le repito “cuidado” Se molesta. Y le pregunto ¿Qué estás entendiendo tú cuando yo digo “cuidado”? Me contesta: “que no se manejar”. Nada más lejos de mi intención, lo que estoy diciendo es que hay un montón de motorizados que salen por todos lados y te lo estoy indicando. Desde mi mirada te estoy ayudando a ver para todos lados. Por eso es importante validar que está entendiendo el otro de lo que yo estoy diciendo. Aplica para el dinero este ejemplo del tráfico. 

3.- Tranquilizar al otro. Estamos aquí para buscar la mejor forma de resolver. La mejor actitud y la mayor comprensión. 

4.- Llegar a acuerdos y/o compromisos. Este es el plan. Vamos a comenzar a ejecutarlo en conjunto.

Estas sugerencias no son nada fáciles de poner en práctica. Porque cada quien cree tener la razón.  Una cosa es ser tolerante con el otro y otra que haga lo que le venga en gana en detrimento de la economía familiar y del posible futuro juntos. Hay parejas que lo intentan y uno de los dos sigue haciendo lo que le da la gana. Esto comienza el proceso lento de intentar “obviar” el problema o como me decía un amigo en estos días  conversando sobre un tema financiero importante que tiene con su pareja. Y con su excelente sentido del humor me comentaba: Estoy como los monitos sabios:  “no veo, no oigo, no hablo” para no discutir. Esto lo que hace es aislar el problema que  sigue latente y algún día estallará.

Esa situación de dejar el problema así  trae lo que se llama “estancamiento”:

1.- Se discute por el problema pero no se avanza.

2- Uno de los dos está frustrado y herido.

3.- Las conversaciones se convierten en discusiones. Se pierde el sentido del humor y la empatía.

Como dicen los terapeutas de pareja, a veces las parejas continúan sin resolver los problemas, sus grandes conflictos y continúan  así hasta que la muerte los separa. Sin embargo, si tienes la opción de conversarlo y llegar acuerdos armónicos, resuelves el conflicto y disfrutas de la estabilidad emocional. 

Si lo logras esta conexión y avanzas,  te recomendamos:

1.-Establecer un presupuesto dolarizado. Es la única forma en los actuales momentos, donde incluyas todo, incluso ocio y diversión (tal olvidados por muchos), mantenimiento de tus bienes desde los electrodomésticos hasta el repuesto del carro (si lo tienes).

2.- Busca una aplicación o una metodología ( yo anoto en el celular) que te permita ver dónde y  cuánto y gastas. Hay aplicaciones maravillosas. 

3.- Planifica tu futuro financiero. Todos tenemos familiares que nunca pensaron que su pensión no les iba a alcanzar. Ya hemos hablado de esto. Lo más recomendable es guardar grano a grano para tus años dorados. 

Suerte y Éxitos.

¿Puedes prestarme dinero?

Alice Carolina Ortiz/@emofinanzas

Hoy revisaremos aspectos relevantes del préstamo. Tema muy delicado. ¿Cuándo hacerlo?. ¿A quién? 

En un país como el nuestro, donde las entidades financieras tienen pocos planes de financiamiento que nos permitan apalancarnos y la tarjeta de crédito sigue sin ser una opción pues tiene un limite irrisorio, se hace cuesta arriba contar con recursos para llevar a cabo  cualquier emprendimiento o necesidad personal. En finanzas personales, cuando hablamos de préstamos entramos en el mundo de evaluación de los interés fijos, variables, comisiones, garantías, pero en el caso venezolano, la opción más habitual en nuestras actuales circunstancias, es recurrir a la buena voluntad y recursos de familiares y amigos. 

Ante este planteamiento sugerimos:

1.- Solicitarlos únicamente cuando tengamos una real necesidad, una circunstancia que lo justifique, no para complacer un deseo o capricho a voluntad. Ejemplo: razones de salud o cualquier otra eventualidad que sea emergente. “Aprender hasta donde nos llega la cobija”, es fundamental, especialmente en épocas como las venideras, las decembrinas. 

2.- Establecer el plazo para el pago y honrarlo puntualmente.

3.- En caso que sea necesario dejarlo por escrito. 

4.- Determinar si el mismo tendrá una garantía, generará intereses, un porcentaje de comisión. (Recordar que el Código de Comercio establece un % máximo de intereses caso contrario se comete el delito de la usura). 

5.- En caso que haya demora en el pago, cuales son las consecuencias de las mismas, montos.

Lo aconsejable y lógico es no adquirir compromisos (préstamos) que no estemos en capacidad de pagar. Contando con proyectos o expectativas que no tenemos en mano. Diríamos coloquialmente: “Contando los pollos antes de nacer”. Frecuentemente observamos que la promesa del pago está sujeta a una “posibilidad”, lo que complica aún más la situación.  Analice su factibilidad de pago y tiempo. 

Lo anterior me hace recordar el consejo de un tío próspero al cual todos frecuentemente iban a pedirle dinero. Decía así: “Evalúa siempre a quien le vas a prestar, cuando sientas o creas que no va devolver lo pactado, entrégale, –si es tu gusto– solo lo que no te importe perder para no romper la amistad o la relación familiar. Y, obviamente, si no cumple con el acuerdo de pago, bloqueale la posibilidad de volver a pedir. Una vez y ya. Basta”

Siempre recuerdo estas palabras cuando alguien me pide dinero. En algunos casos, si estoy en capacidad y sé que no me lo va a devolver, le doy la cantidad que no me “duela” perder. En otros casos, simplemente digo NO. Aprender a decir NO, es sano, pertinente. Y ese NO es una sola silaba, que no tenemos que justificar. 

En estos momentos de tanta penuria económica de muchos venezolanos, agradezcamos si estamos en capacidad de prestar, pero evaluemos si vale la pena hacerlo o no. En algunos casos observamos que algunas personas convierten a otras en su “caja chica”.  Porque aquí en el tema de préstamos, entra en juego no solo la necesidad de hacernos responsables de nuestras finanzas, de buscar por todos los medios lícitos de tener un fondo de emergencia, de escuchar y aprender sobre diferentes inversiones pasivas, de educarnos financieramente, de ahorrar.

Aquellos que no se capacitan ni les interesa evaluar el entorno y preveer que son momentos de ”vacas flacas”; o simplemente no tienen interés de evaluar su presupuesto y su circunstancia pretendiendo no darse cuenta que la responsabilidad es propia, que continúe su camino de préstamos indefinidos y viva como decimos aquí en Venezuela “enrollado”. 

Todo lo anterior nos conduce a que una reflexión adicional:

¿Se han dado cuenta que el que quiere pagar, lo hace aunque sea de “centavo” y el que no, siempre se hace el loco?. Ambos casos son frecuentes. 

El pasaje bíblico de las vacas gordas y las vacas flacas, es valioso. Muy sano vivir el presente, pero cuántas veces miramos atrás y vemos como malgastamos el dinero que ahora nos hace falta y tenemos que pedirlo en préstamo.

Estas semanas he conocido casos de personas solicitando préstamos donde la previsión y la mesura no estuvieron presentes. “Ahora a llorar sobre la leche derramada”. Por supuesto, no todos los casos son iguales, ni queremos generalizar. Analice su caso particular y actúe en consecuencia cuando se trate de préstamos.

Hágase estas preguntas, cuando alguien se acerque a pedirle prestado: 

1.-¿Vale la pena apoyarlo?

2.- ¿Cómo me sentiré y actuaré si no me lo devuelve?

3.- ¿Cuál ha sido su comportamiento financiero?

Honrar los compromisos es vital en todos los casos. El impago es lo delicado y  hasta  deshonesto, en algunos casos.

Pondere antes de dar préstamos. 

Exitos.

MERCADO BURSÁTIL

Alice Carolina Ortiz/ @emofinanzas

Hoy en “Finanzas para Todos” daremos una  breve y resumida explicación, sobre una de las inversiones que podemos considerar, cuando hablamos de  diversificar nuestros ahorros.

En Venezuela, se mantiene tímidamente el mercado de capitales, contamos con la Bolsa de Valores de Caracas y la Bolsa Descentralizada (Lo más relevante de esta última es que se trata de la primera que se presenta en el mercado como “una bolsa conectada al Sistema Descentralizado de Mercados Encriptados”).

Comencemos por el principio:

La Bolsa en Venezuela se luce, por una parte, como una de las pocas inversiones que pueden generar rendimientos y por la otra, te permite que vayas adquiriendo conocimientos de cómo se mueve el mercado (para que una vez comprendas todo, si te agrada, te lances al mercado internacional). 

¿Qué es la Bolsa?

Explicado muy someramente, la  Bolsa de Valores, es una organización privada que brinda las facilidades necesarias para que sus miembros (Casas de Bolsa, Casas de Corretaje o Asesores de Inversión) introduzcan órdenes y realicen negociaciones de compra venta de valores de acuerdo con los mandatos de sus clientes. 

 Es una vía para que las empresas tradicionales del país y las emergentes puedan continuar con sus proyectos, dada la ausencia de financiamiento por parte de la Banca.  Democratizando su capital, es decir,  vendiendo acciones, para así potenciar sus negocios. Una vez, que una empresa está inscrita formalmente como una sociedad mercantil en la Bolsa, el público en general, el ciudadano de a pie, puede comprar acciones, cumpliendo con las formalidades de Ley. 

En otras palabras, es la modalidad que te permite participaciones en las compañías más importantes del país. Pasas a ser un accionista.

¿Qué tengo que hacer para ingresar en la Bolsa? 

Los pasos son relativamente sencillos, fáciles. Basta elegir la Casa de Bolsa de tu preferencia, quienes te brindaran la información pormenorizada de los requerimientos y te guiara paso a paso. 

Una vez que decides (prestigio, confianza, experticia de los asesores, entre otras) deberás llenar ciertos formularios.

También puedes hacer inversiones directamente a través de la Casa de Bolsa Descentralizada, te ahorrarías los gastos de  intermediación.

Con la Casa de Bolsa que decidas trabajar, una vez realizado este proceso e inscrito en la Caja de Valores, puedes comenzar la compras de acciones que estén en Venta en la Bolsa y que sean de tu preferencia.

¿Qué es la Caja de Valores?

La Caja de Valores, es la institución que legalmente custodiará todas las acciones o títulos que compres y los mantendrá depositados hasta que los vendas. Con ello se reduce el riesgo de fraude y falsificación, agiliza los procesos administrativos y a través de la web obtienes información rápida de todas tus acciones. Es decir,  inmediatamente que compras o al día siguiente se reflejan tus acciones  y con tu clave de acceso, confirmas tu compra y puedes validar cada vez que quieras tu inversión.

¿Cuánto es la inversión mínima? 

La que tú decidas. No hay monto mínimo. Es interesante, porque la inversión depende de ti. Revisa actualmente los precios de las acciones, seguramente te parecerán algunas acciones muy atractivas. 

¿Sobre la asesoría?

Siempre, siempre, siempre has tu propia investigación y asume tu riesgo. 

Frecuentemente recomendamos diversificar las inversiones. Aunque no exista una cultura accionaria en nuestro país, si es de tu interés ¡Es una opción que amerita tu análisis! 

El aprendizaje es arduo, a veces están a la baja y otras veces en alza.

Lo importante, es que si te interesa este tipo de inversión, en entregas anteriores hicimos referencia a los cuatro tipos comunes de inversionista (conservador, moderado, agresivo, muy agresivo). Eso lo determinas dependiendo del riesgo que estés dispuesto a correr (alto-moderado-bajo) y una vez que tú mismo evalúes qué tipo de inversionista eres, poco a poco puedes dedicarte a aprender e invertir de la mano de un corredor de confianza o por iniciativa propia y así iniciar tu camino como accionista y obtener educación bursátil.

Es importante, tomar en cuenta qué estamos considerando inversiones a mediano y largo plazo, este tipo de inversión no es comprar hoy para vender mañana. No es recomendable para personas que desean una ganancia rápida. 

Tú puedes participar como accionista común de una empresa inscrita en la Bolsa y ser un aprendiz diario. Además hay instituciones nacionales que te instruyen al respecto. Venezuela, sigue siendo un país que puede tener oportunidades en el futuro. Insistimos: ¡Es una apuesta tú decides!

Tanto en el mercado nacional como en los mercados accionarios internacionales, siempre debes tomar en consideración que si haces este tipo de inversión, sus beneficios se miden en el tiempo. Por ejemplo veamos el contexto en estos tiempos de pandemia, el desempleo ha crecido vertiginosamente pero  las empresas tecnológicas o farmacéuticas repuntan en los mercados financieros. 

¿Cuál es la enseñanza?,

Lo que ha sido una época nefasta para unos, ha generado rentabilidad para otros. 

Con lo anterior, recomendamos evaluar esta posibilidad; las empresas que cotizan hoy día son pocas, la inversión puede o no ser rentable, porque está anclado a las políticas económicas cambiantes del país. Se expone como una opción que puede ser evaluada, pero la decisión al final es individual.

En Finanzas para Todos, de ninguna manera te estamos recomendando ni esta ni ningún otro tipo de inversión. Solo te brindamos una información primaria, para que estudies, evalúes y decidas. 

            Concluimos con estas frases: ¡Riesgo es libertad!

Los mercados accionarios son negocios de los cuales se puedes aprender, pero necesitas tiempo y dedicación.

Éxitos con cualquier inversión que decidas hacer.

La segunda mitad de nuestras vidas.