finanzas para todos

EL EFECTO ANCLAJE ¿BLACK FRIDAY?

Por Alice Carolina Ortiz

En la entrega anterior dejamos pendientes dos temas, el primero, recomendaciones pare evitar la procrastinación y el segundo, las tácticas para combatir  la “Ley de Parkinson”, prometemos hacerlo próximamente.

Cambiamos el artículo, porque consideramos necesario conversar sobre un tema de actualidad: El “Black Friday”, nuestro país ha adoptado la modalidad de ofertas conocidas con esta nombre, mayormente en los Estados Unidos, pero ahora en boga en muchos países, esto ocurre  luego de concluido el “Día de Acción de Gracias” (cuarto jueves del mes de noviembre) la celebración más importante del año para el pueblo norteamericano. En Venezuela, el “Black Friday” se está llevando a cabo con una semana de antelación, tal vez, por ser la semana flexible. Al ver por las redes sociales, fotos de  algunas tiendas y centros comerciales abarrotados, con colas, consideramos necesario reseñar el “Efecto Anclaje”.

Esto información esperamos, te permitirá seleccionar con prudencia las mejores y verdaderas ofertas.

El psicólogo Gary Marcus, plasma en su libro «Kluge: la azarosa construcción de la mente humana», el efecto anclaje. El origen del efecto anclaje, seguro nos recordará  a una clase de bachillerato de Biología. Hay que trasladarnos al año 1901, Ivan Pávlov (gran teórico del conductismo, el fisiólogo y psicólogo ruso) observó que la salivación de los perros que utilizaban en sus experimentos se producía ante la presencia de comida o de los propios experimentadores y luego determinó que podía ser resultado de una actividad psicológica, a la que llamó «reflejo condicional».

Realizó el conocido experimento que consiste en hacer sonar un metrónomo (aparato que en ocasiones usan los músicos para marcar el ritmo), antes de dar alimento a un perro, llegando a la conclusión de que, cuando el perro tenía hambre, comenzaba a salivar nada más oír el sonido del metrónomo, llamó al fenómeno «reflejo a distancia».

El Efecto Anclaje también conocido como la Ley del Reflejo Condicional, se utiliza en Finanzas personales para describir  la tendencia humana a confiar en la primera información recibida, de tal manera que esta información se “ancla” en nuestro cerebro y toma un papel preponderante.

En palabras sencillas, consiste el impacto que tiene la primera información que recibimos y esa información incide en la toma de decisiones.

“Durante la toma de la decisión, el efecto anclaje o reflejo condicional se manifiesta utilizando una información inicial para emitir juicios.”

El efecto anclaje es uno de los sesgos cognitivos más fuertes. Las tiendas y las empresas lo utilizan para guiar nuestras decisiones para el producto que quieren vendernos. Te inducen hacia determinados productos o para que pensemos que un precio es el adecuado.

 Vamos con los ejemplos: Al entrar a una tienda y buscar un celular, el vendedor te pregunta cuales con las características que estás necesitando, te recomienda, te sugiere, uno con un precio que seguramente te parecerá alto ( esa será tu referencia). También acostumbran a ubicar en la tienda, el producto más costoso, en un lugar estratégico. Saben, que seguramente  vas a comprar otro, pero ya que estás de compras, lo miras y te fijas en su precio.  Según tus deseos o aspiraciones o necesidades,  el que más te conviene es uno con ciertas características adaptados a tus requerimientos y el precio es X. Pero ya en tu mente se plasmó, se fijó el otro precio y el nivel de comparación lo haces con el precio de aquél celular.

En un lugar para comer, el efecto anclaje se utiliza para que te provoque la comida que es la más rentable para el restaurant. ¿Cómo lo logran? Muestran un precio exorbitante en el menú de un producto concreto. Eso hará que te sientas cómodo pagando menos por otros platos, aunque en realidad precio-valor, sea peor. Si te presentan la modalidad de combo con tres hamburguesas y la primera cuesta X, la segunda XX y la tercera XXX, es muy fácil que la segunda ya no te parezca tan cara.

Un ejemplo más, ahora en las redes, en Instagram o bien en los canales donde te ofrecen tele tiendas, establecen un precio de promoción o una oferta de lanzamiento del producto, durante la explicación o mediante las fotos carrusel de Instagram, te van reduciendo el precio a uno  que te parecerá más razonable y barato. Te insisten que la oferta será por pocos días, sino la compras de inmediato la estarás perdiendo. El primer precio, será el que nos impacte y sobre el tomaremos una decisión.

En cualquier medio publicitario, estratégicamente son colocados productos, para que tu mente comience un efecto comparativo y decida.

Es normal, que todos queramos ir a las tiendas, compensarnos, consentirnos,  después de un año  complejo,  en que hemos permanecido la mayoría del tiempo encerrados, con una calidad de vida difícil de manejar.  Resulta muy positivo, mimarnos y adquirir algunos artículos que necesitemos, tal vez comprar  “algunos detalles” para Navidad.  Adelante, hazlo y sobre todo disfrútalo. S tienes las posibilidades, no hay ningún problema.

Únicamente que nos permitimos insistir, que es vital cuidar nuestro dinero en estos tiempos, mucha mesura, porque se nos avecina, momentos aún más difíciles en materia económica  y la compra de objetos o artículos innecesarios, no aplica para los venezolanos.

Con esta crisis, revisa muy bien lo que vas a adquirir, no confíes en la primera información. Compara realmente precios. No caigas en ofertas engañosas.

No hay nada más riesgoso que comenzar el año, sin dinero, por haberlo gastado en cosas innecesarias.


Ley de Parkinson

La Ley de Parkison es una de las leyes más conocidas y más importantes acerca del dinero y de la acumulación de riquezas. Fue desarrollada por el historiador y escritor inglés Cyril Northcote Parkinson, en el año 1957. 

Cuenta con tres axiomas:

1.- El trabajo se expande hasta llenar el tiempo de su realización.

2.- Los gastos aumentan hasta cubrir todos los ingresos.

3.- El tiempo dedicado a cualquier tema de la agenda es inversamente proporcional a su importancia.

Estos tres axiomas, al igual que otros que Parkinson formuló, como la ley de la dilación o el arte de perder el tiempo y la ley de la ocupación de los espacios vacíos, (por mucho espacio que haya en una oficina siempre hará falta más), son leyes extraídas de la experiencia cotidiana, mediante las cuales, al tiempo que se describe o pone de manifiesto una determinada realidad, se denuncia la falta de eficiencia del trabajo administrativo.

Como el tema de nuestro interés está referido a las finanzas personales y familiares, nos dedicaremos a comentar el Axioma Número Dos, que explica por qué muchas personas se retiran pobres después de trabajar toda su vida. Esta ley dice que sin importar cuanto ganes, hay personas que siempre tienden a gastarse la totalidad del dinero obtenido por su trabajo y en ocasiones hasta mucho más de eso.  

La razón porque nunca sobra dinero: Gastar todo lo que ganas.

            Estamos todos muy conscientes y claros de la dura realidad venezolana, la padecemos.

Sin embargo,esta semana con ocasión de la cercanía de la época navideña, me comentaba una amiga que fue a comprar algunos adornos, para decorar un espacio y brindar  cierto ambiente festivo, dicho espacio lo ameritaba pues a pesar de la pandemia por ese lugar “pasan algunas personas” y la idea era alegrar un poco. Me comentaba que ya el año 2020, nos había traído muchos sinsabores ( por decir lo menos) para no generar espacios que a pesar de lo pesares, permitiera el placer momentáneo de ver un algo bonito, arreglado para la fecha.

Para cumplir su tarea  acudió a una de estas tiendas grandes, populares, para hacer dichas compras. Cumpliendo con todas las medidas de bio-seguridad, decidió  invitar a una amiga, quien acepto no sin antes enfatizarle que no compraría absolutamente nada, pues estaba preocupada con la posibilidad de la finalización de su contrato y por ende, que en estos momentos, estaba  procurando ser muy eficiente en tema de gastos, para “estirar sus ingresos lo más posible”.

El  asombro  de ambas fue absoluto al ver la cantidad de gente, adquiriendo productos que no son precisamente de la canasta básica.

A pesar de la crisis económica que padecemos en el país, observamos con sorpresa y hasta con preocupación, que personas de diferentes estratos socio económicos en épocas de navidad siente la necesidad de realizar compras que afectan considerablemente el bolsillo, y más aún en la semana que se devalúo nuestra moneda en más de un 20% con respecto al dólar. Sin ánimo de generar ninguna diatriba,  por el contrario con espíritu constructivo, les invito a reflexionar, pensar, y actuar en pro del año 2021.  Preguntas que deberíamos hacernos, cuando nos acercamos a este tipo de tiendas que nos tientan: ¿Qué realmente necesito adquirir?. ¿Cómo decoro y disfruto sin despilfarrar?.

Entiendo que todos estamos hartos del confinamiento, tenemos una mezcla, en muchos casos, de aburrimiento de la rutina y deseos navideños.

Con el mejor de los propósitos,  sin interés de crítica, ni de echar a perder las fiestas de nadie, es importante que evalúenos y no nos dejemos arrastrar  abrumadoramente por las compras decembrinas para así evitar llegar a fin de año en rojo  y comenzar un enero 2021 con responsabilidades financieras y sin nada en la alhacena.

La Ley de Parkinson, nos ayuda a entender que independientemente de lo que obtengamos por el producto de nuestro trabajo, si dejamos de estar conscientes que ningún monto será suficiente y que el ahorro es imprescindible ( con o sin inflación), nunca manejaremos positivamente nuestras finanzas.

 Volvemos a nuestro punto central. Es normal que la tentación sea grande y en especial en esta época y en este año, pero hay maneras de “consentirnos” sin olvidar la importancia de establecernos metas financieras que contribuyan a nuestro crecimiento.

Dentro de tus planes 2021, intenta crear nuevos hábitos financieros.

Nuestra crisis continúa y es grave, si te queda algo ahorra. Incluso, ahorro se traduce en compra alimentos no perecederos para el año que viene o cualquier otro bien que realmente necesites. Pero fíjate en lo que compras.  

Ponte límites. Crea tus propias reglas de gastos. 

Identifica tus puntos fuertes y tus puntos débiles. Y actúa en consecuencia.

Pronto, hablaremos de técnicas para evitar la procrastinación y poner en práctica el segundo axioma en positivo de  la Ley de Parkinson. 


¿Soy un procrastinador financiero?

Alice Carolina Ortiz/ @emofinanzas

Procrastinar, significa aplazar, posponer, diferir.

La real Academia Española la define como la Acción o hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras más irrelevantes y/o agradables. Su raíz es latina: procrastinare.

En términos de finanzas personales y/o familiares sería el comportamiento compulsivo de dejar las cosas para después.

La razones  por la cual  a veces caemos en esta acción de  “Procrastinar”, simplemente se debe al miedo. Miedo de enfrentar. Otras veces, tiene que ver con el manejo del tiempo. Otras, con pereza emocional (cansancio, hastío) de poner “manos a la obra” en actividades pendientes.

Aquí una definición del miedo, que es muchas ocasiones se repite cuanto toca enfrentar situaciones de planificación financiera:

El Dr. Smiley Blanton, discípulo de Freud y compañero de Norman Vicente Peale, dijo: “El miedo es la enfermedad más sutil y destructiva de todas las enfermedades. El miedo es el encargado de matar sueños, mata la esperanza, el miedo pone a las personas en el hospital, el miedo te puede envejecer, el miedo te puede retraer de hacer algo que eres perfectamente capaz de cumplir pero te paraliza y no lo haces. Cuando vives bajo el miedo pareciera que estás bajo un hechizo hipnótico y yo te preguntaré algo ¿Cuál es el beneficio de permitir que el miedo te paralice? ¿Cuál es el beneficio de renunciar a ti mismo? ¿Por qué no vas al ritmo de la vida y tomas de las riendas las situaciones difíciles? ¿Cuál es el placer de vivir así?

Particularmente en las actividades relacionadas con Finanzas Personales, menciono algunas tareas que preferimos postergar, aún a sabiendas que son necesarias:

_ Educarme financieramente.

_ Poner en orden mis cuentas.

_ Planificar mi retiro.

_ Comenzar a ahorrar para  luego realizar  inversiones.

_ Diversificar mis actividades en aras de obtener ingresos por distintas fuentes.

Reflexionemos y entendamos que en la medida que nos ocupemos mejorará la situación, porque abordaremos los problemas o las circunstancias y buscaremos las salidas. Erradica los miedos o cualquier otra emoción negativa que te impida avanzar.

Vamos a un ejemplo en el tema de referencia. Procrastinar los temas de deudas.

Sé qué no es fácil enfrentar la cuenta del Colegio o del Condominio, pero dejar la deuda para mañana o para después no la va a eliminar ni la va a desaparecer por “arte de magia”.

Hay una frase que decía mi papá, que recuerdo con frecuencia y la repito en las charlas “… Si no puedes pagar un mes, menos puedes pagar dos”. Y lo que queda es enfrentar, eliminar el miedo, cansancio (o la emoción que sea) negociar y resolver. A veces resulta más fácil de lo que pensamos. Existe la posibilidad de acuerdos de pago, celebrar un convenimiento.

Hoy voy a mencionar dos situaciones de personas que solventaron en la medida que enfrentaron sus deudas pendientes:

Uno de ellos, temía acudir al Colegio privado de sus hijos, porque debía una cantidad importante y actualmente se encuentra sin trabajo y sin ningún tipo de ahorro. Se armó de valor acudió al Colegio y expuso su real situación económica. Dicho Colegio lo manejó con absoluta confidencialidad y se negoció de la siguiente manera: Se acordó un plan de pago por escrito con los ajustes correspondientes y el Colegio becó a la hija menor, para contribuir a paliar la situación expuesta por el padre y representante. Cuando me llamó me dijo que la sensación emocional de alivio era indescriptible, que esto le permitiría tener “cabeza”, para buscar una fuente de ingreso de manera inmediata, (que el problema lo había tenido tan agobiado que no podía ni pensar).

Asimismo, conozco un caso de un propietario que negoció con el Condominio, el pago a través de un servicio, de tal manera de solventar su situación de morosidad.

Insisto en el orden financiero, seguramente reducirá considerablemente los niveles de preocupación, frustración y estrés.

Tomemos conciencia del grado o nivel de procrastinación financiera que tenemos y ejecutemos lo pendiente. Verás la sensación de sosiego que se produce en ti.

Adelante, Exitos, deja de ¡¡¡ procrastinar tus finanzas !!! No te preocupes, solo ocúpate y verás resultados satisfactorios.

Ten en cuenta que: SOMOS EL RESULTADO DE NUESTRAS PROPIAS DECISIONES Y POSTERGAR O PROCRASTINAR TAMBIÉN ES UNA DECISIÓN.


El ahorro en Venezuela ¿Una quimera?

Alice Carolina Ortiz/ @emofinanzas.

El sábado 31 de octubre se celebró, el Día Mundial del Ahorro. Antes, conocido como el “Día Universal del Ahorro”. Se estableció esa fecha en el año 1924, cuando un grupo de países se reunieron en Italia, para legislar sobre las cajas de ahorro, con la intención de concientizar a la ciudadanía de los beneficios de no derrochar y guardar su dinero en los bancos. Hoy, casi 100 años después y en la actual situación económica en la que nos encontramos, ahorrar se ha convertido en algo imprescindible, pero, “cuesta arriba”  para los venezolanos.

Hablar de ahorro, en un país con hiperinflación, donde tenemos un porcentaje altísimo de la población en estado de pobreza, con una pensión y un salario ínfimo. Noticias como la de la semana pasada, en nuestra capital, donde fallecieron dos hermanos por inanición, no es nada fácil hacerlo, pero resulta indispensable que se deba considerar.

La mayoría entendemos el concepto de ahorro como “la acumulación de recursos para cuando haga falta”. En Educación financiera, vamos más allá. Es no gastar lo que no se tiene; es intentar reducir los gastos hormigas (ya explicados en otro artículo), se traduce en evaluar qué objetos o bienes que nos pertenecen, no son estrictamente necesarios y procuremos su venta o alquiler, y así reservar esos recursos para el ahorro.

Exponer y escribir sobre el ahorro, cuando a la gran mayoría no les alcanza para el día a día, no es fácil.

Sin embargo, también observamos personas que dilapidan recursos, en objetos y artículos totalmente innecesarios de nuestro diario vivir. Será tema de otro artículo. En estas columnas en Pasión País, intentamos reflexionar de una manera práctica, sencilla, en positivo, buscando nuevos caminos y soluciones.

La creatividad en estos momentos es vital para seguir adelante.

Ahorrar, se trata de diferenciar los antojos de las necesidades.

El ahorro, es procurar destinar aunque sea un poco de los recursos para el futuro.

A nivel mundial, en este año 2020, las cifras de la pérdida en la capacidad de ahorro familiar son abrumadoras. En Polonia 64%, Hungría 52%, Italia, 51, Portugal 48% y así sucesivamente.

¿Qué podemos hacer los venezolanos? ¿Podemos ahorrar con esta hiperinflación?

Para tu consideración y evaluación, te planteamos lo siguiente:

_ Ahorras cuando cuidas tu salud física y mental.

_ Ahorras, cuando dedicas un tiempo a comparar precios. Actualmente puedes ver diferencias sustanciales entre un comercio y otro respecto al mismo producto. Utiliza las redes sociales y compara precios. Toma un tiempo, porque la diferencia, a veces es muy significativa.

_ Ahorras, cuando decides destinar aunque sea un mínimo de los recursos obtenidos, en moneda extranjera estable.

_ Ahorras adelantando la compra de artículos de primera necesidad ( si está en tus posibilidades). Incluso, los regalos de navidad ( si vas a hacer algunos). Busca las ofertas.

_ Ahorras, cuando procuras darle mantenimiento a tus bienes muebles. No los dejes para cuando se dañen. Mantenimiento preventivo, es la clave.

_ Ahorras, invirtiendo en tu preparación (capacitación), en tu crecimiento y desarrollo personal y profesional. Hay infinidad de cursos y actividades, que no solo le permitirán quedarse en casa distraído, sino lograr nuevas herramientas de trabajo y capacidades. Si en tu día a día no tiene internet, intercambia libros.

_ Ahorras, cuando enseñas a tus hijos la importancia del ahorro. Promueve en ellos ese hábito.

_ Ahorras cuando de alguna manera logras un trueque o los intercambios de bienes o servicios.

Revisemos como podemos pagar algunas de nuestras obligaciones, con algún bien.

Crear un “excedente mensual” puede ser pieza clave. Se trata de una inversión pasada que genera renta ( para el caso específico se traduce en un ahorro)

Pongo este caso a título de ejemplo: En estos días una vecina, se me acercó apenada y preocupada, es jubilada, profesora universitaria, me contó que solo tenía su pensión del seguro social y su pensión de profesora, que con eso no podía enfrentar casi nada. Me decía literalmente que: “nunca ni en mis peores sueños me imaginé que estaría en esta situación”. Mis ahorros se esfumaron, se agotaron. Por otra parte, otro vecino, me comentaba, que desde marzo, (que se tuvo que quedar en casa), su negocio (que migró a Instagram) le iba bastante bien, pero que le hacía falta más espacio para guardar insumos, que no se quería arriesgar mucho por la situación, pero necesitaba ese espacio adicional. En fin, conecte a los dos vecinos.

Cerramos la operación con éxito. Mi vecina, generando nuevos recursos, una forma de ahorrar. Logramos, un pago por adelantado de seis meses. Un contrato por escrito. Un espacio perfectamente recuperable en caso de “algún incumplimiento de contrato”. No queremos confundir términos de inversión y ahorro. Entendemos que este pequeño ahorro proviene de una inversión ( compra de un inmueble), que en este momento le está dando un excedente. Queda claro.

Hay bienes que nos pueden generar una rentabilidad, revisa si tienes alguno. Ese ingreso para la vecina, se tradujo tranquilidad, un ingreso adicional. Ambos salieron ganando. La tranquilidad de la vecina, su mirada, son las emociones que no tienen precio. Todos felices.

Vamos a seguir buscando la forma de ayudarla, porque es el común denominador de nuestros días.

El hábito hace al monje.

Y, ahora la pregunta clave, ¿Para qué ahorrar?

Ahorras, porque la vida es ilusión, proyectos, sueños, metas, desafíos. Y para muchos de estos necesitamos contar con recursos económicos. No por materialismo per se, por el contrario, como método para materializar lo que aspiramos. Para el logro de esos objetivos.

El aquí y el ahora, tenemos que vivirlo, pero eso no está reñido con el hecho que decidas programar y planificar financieramente tus opciones.

Ahorramos porque tenemos un propósito. No para satisfacernos al ver dinero acumulado. Sino para un fin. Ya hablamos del fondo de emergencia, que nos sirve como amortiguador, para una eventualidad.

Pero también ahorramos para la adquisición, para el disfrute, para ese viaje soñado, para concretar esa fantasía.

Ahora, que casi todos tenemos familiares en el exterior, qué mayor deseo que volverlos abrazar y verlos personalmente. Siempre hay que mantener la ilusión de que eso sucederá, aquí o allá. Pero verlos. Y para eso se necesitan ahorros.

Ahorramos para darnos un gusto especial. Para comprar algo para nuestros familiares y/o amigos que nos llenen de satisfacción y gozo. Para contribuir a una causa, para ayudar a alguien que lo requiera. Ahorras para ti mismo. A eso se le conoce como Ahorro con propósito.

Día mundial del Ahorro. La mejor manera de celebrarlo, es buscando los mecanismo para lograrlo. Exitos.

No ahorres lo que queda después de gastar. Gasta lo que queda después de ahorrar.

Warren Buffet.



Voy a asociarme…. ¿Socio ideal?

Alice Carolina Ortiz @emofinanzas

Regularmente cuando los clientes van a nuestro escritorio con la idea de formar una sociedad mercantil, les hago las siguientes preguntas, (sin que ello implique sientan invasión de su vida), solo como reflexión:

1.- ¿Por qué quieres asociarte?

2.- ¿Conoces a tu socio?

3.- ¿Qué fortalezas tiene el (ella) y cuáles tiene tú?

4.- ¿Tienes ya diferenciadas las tareas o actividades de cada uno realizará?

Preguntas simples, sencillas, elementales, pero transcendentales.

Actualmente, desconocemos el número de sociedades mercantiles que dejaron de operar en Venezuela, sin lugar a dudas, muchas por razones económicas y mucho más serán las que lamentablemente no sobrevivirán post-pandemia. Las estadísticas nos señalan que el número de empresas que hasta hace algunos años llegaba a cumplir 10 años de constituidas en nuestro país, eran pocas, cerca del 3%, cifra muy significativa.

Al día de hoy, nuevos emprendimientos han surgido y siempre recomendaremos que en la medida de sus posibilidades, cumplan con las formalidades de ley. Ejemplo: Si eres una repostera y tu negocio va creciendo y deseas vender el producto en un bodegón o una cadena de supermercados, necesariamente deberás cumplir con los requisitos formales para operar en el mercado. Estar legalmente constituida, contar con los permisos sanitarios correspondientes, entre otros.

Nuestra recomendación simple y sencilla, cuando piensas asociarte se equipara a la sugerencia que hacen los padres a los hijos en la época del noviazgo. Intenta conocer muy bien a tu pareja, en nuestro caso, solemos decir: “intenta conocer muy bien a tu socio” y hablamos del ámbito laboral, no social, (alguien puede ser súper chévere para una día de parrilla, pero no para llevar un negocio) sus valores: responsabilidad, puntualidad, compromiso, deseo de superación, su manera de manejar el dinero, lo que significa una inversión.

Evaluar, concientizar, las miradas y valores de cada uno con respecto a la visión de negocios, es vital. Definir la tarea y trabajo de cada uno, por ejemplo: quien busca los clientes, quien maneja la administración, quien se encarga del personal ( si es que existe), quien en un momento dado atiende unan emergencia de fin de semana o fuera de horario de trabajo ( si el negocio lo amerita); quien se ocupara de las redes sociales. Cómo serán los tiempos de dedicación, el esfuerzo. El nivel de involucramiento de cada uno.

Muchos acostumbran invitar a desarrollar el proyecto, al primo, al compadre, al amigo del colegio, eso está muy bien, si las reglas están muy, muy claras. Esto está por encima de la emoción, del grado de amistad, del nexo familiar. ¿Cuál es la visión? ¿Cuál es el objetivo del proyecto? ¿Quién hará qué? ¿Cuál es el alcance? ¿Va a ser un socio capitalista o estará involucrado en la toma de decisiones del proyecto? Y el sin fin de cuestionamientos que nos podemos hacer.

La decisión es tuya.

Una empresa puede constituirse y funcionar de muchas formas y no sabes qué es lo mejor para tu modelos de negocios. Cuando trabajamos en sociedad, tenemos como ventaja que dos o más personas son capaces de generar ideas y soluciones distintas y puede realizar distintas tareas, de acuerdo a sus competencias. Antes de empezar a trabajar, deben definir sus funciones y establecerlas por escrito en el documento constitutivo de la empresa. Así comienzas con cargos claramente definidos.

Si puedes manejar tu negocio solo y quieres darle formalidad lo mejor es una firma personal, debidamente registrada. Es un documento donde te declaras comerciante ante el Registrador Mercantil y eso te da derecho a usar un nombre comercial y a asumir las funciones que cumpliría cualquier empresa o sociedad mercantil, con las limitaciones de ser el único socio, este documento te da derecho a utilizar facturación con todos los permisos de ley. En Venezuela, no está permitida la creación de sociedades mercantiles con un solo socio, por esta razón muchos emprendedores al iniciar con sus negocios deciden constituir una firma personal. En el documento, usualmente va el nombre completo del interesado, también pueden ser sólo los apellidos. Debes especificar en el objeto, toda la actividad económica que vas a desarrollar. Llevar la contabilidad y puedes emitir facturas con la legalidad del caso. El artículo 26 del Código de Comercio Venezolano contempla esta figura. Es más sencillo y más económico (desde el punto de vista de honorarios profesionales de abogados y pagos derechos de registro y de fisco).

Sugerimos,  que comiences con lo básico y en la medida que el negocio crezca vayas incorporando todo el equipo con el que has soñado. Poco a poco se anda lejos. Evalúa tus cuentas mensuales. Tus ingresos y egresos, tus costos y gastos. Asesórate con un buen contador. Luego defines si trabajas con un socio o con una firma personal. Tomate tu tiempo.

El punto central es que si tienes la fortuna, de estar involucrado en un negocio rentable, es nuestro país, a pesar de la devaluación y de la hiperinflación. Organízate muy bien para que logres tus objetivos. Y dentro de esa organización evalúa las competencias blandas (hablamos de eso en otro artículo publicado) tan requeridas en estos nuevos tiempos, en el mundo de negocios que se presenta con la era tecnológica y los cambios económicos y laborales que está dando el mundo. ¡Exitos!


Continuación de los años dorados… Creando la base de mi jubilación.

Alice Carolina Ortiz @emofinanzas

En la entrega anterior, reseñábamos que ver crecer los ahorros toma tiempo, incluidos los ahorros para la jubilación. Pero con un poco de criterio y “suerte” (nadie garantiza nada), si empiezas ahora, a la larga esa etapa del ciclo vital, podría resultar menos abrumadora.

La jubilación puede tener significados diferentes según las personas. Para algunas se traducirá en una época de ocio, para otras la búsqueda de un trabajo a tiempo parcial o la dedicación al cuidado de nietos o a tareas altruistas, para otros, menos afortunados, un periodo triste y abrumador, por la escasez de recursos para su supervivencia. Ejemplos de cada una de estas situaciones las vemos a diario.

Seguramente si eres un adulto joven verás esta época como muy lejana. Sin embargo, en la medida que comiences a ahorrar y luego a invertir en lo que decidas para tu plan de jubilación, (a pesar que los mercados últimamente han estado muy volátiles y que el mundo está dando pasos agigantados de cambio), consideramos que es y será lo más prudente y sensato en materia de finanzas personales.

Sabemos que históricamente los mercados van y vienen y que los rendimientos anteriores no garantizan los futuros, pero el ahorro y la inversión para compensar los efectos que enfrenta la economía, continúan siendo las vías idóneas para seguir adelante y resguárdanos medianamente para el futuro.

Es cierto que, muchos venezolanos ahorraron e hicieron inversiones en nuestro país y los resultados han sido nefastos. Por la situación que nos aqueja las pérdidas no solo han sido de dinero sino emocionales.  Atrás, han quedado  ilusiones y apuestas para una etapa del ciclo vital más tranquila. Las consecuencias de ausencia de ahorros y de retornos de alguna inversión, la vemos cada día en las personas mayores cercanas, cuando vamos al supermercado y en sus rostros denotan el escaso o nulo poder adquisitivo; en el impago de los condominios; y un sinfín de detalles más, simplemente no pueden, no dan las cuentas.

Hace pocos días hablaba con una amiga que vive en Margarita y me decía que en la cola de la gasolina, conversó con un señor que le exponía su situación económica actual. Sus ahorros de toda la vida se había diluido, porque los invirtió en un pequeño centro comercial en Venezuela, y pensaba vivir de los alquileres de locales, su esfuerzo lo centró en esa inversión. Ahora, en plena pandemia además de los inconvenientes para incrementar arriendos en el país, se encontraba que todos los inquilinos se habían puesto de acuerdo para no pagar y estaba totalmente desprotegido y sin recursos. Hay imponderables, nunca pensamos que nuestra situación económica como país llegaría al estado actual. Por ello, la diversificación es tan importante es este mundo impredecible.

No obstante, este caso y muchos otros más que podemos tener a nuestro alrededor, la previsión sigue siendo necesaria y la búsqueda de las mejores alternativas son muy importantes. Por ello insistimos en nuestra sugerencias de revisar y decidir qué hacer con aquellos bienes que ya no te hagan falta, procurar un mínimo de ahorro en divisas, si es posible tomar un seguro para evitar daños mayores en caso de suceder un imponderable, y si está a tu alcance pienses y ejecutes algún tipo de adquisición de pensiones privadas o hagas tú mismo el esfuerzo y establezcas tu propio plan de jubilación, (crear cuenta puede brindarte flexibilidad y serenidad en tu vida futura).

Para los que están ya en esta etapa y no cuenta con recursos, les tocará reducir sus gastos al mínimo, contar con apoyos de hijos y familiares, o buscar una forma de ingresos acorde con su capacidad, conocimientos y vitalidad.

Prepararnos para el mañana, mientras más temprano comience será mejor.

Aquí le dejamos un mini-test reflexivo, que esperamos te sea útil.

TEST TERCERA y CUARTA EDAD

1.- ¿Has pensado hasta qué edad quieres trabajar?

SiNo

2.- ¿Tu genética es longeva?

SiNo
    

3.- ¿Trabajaron tus padres después de jubilarse?

SiNo

4.- ¿Has cotizado o cotizas seguro social?

SiNo

5.- ¿Piensas que con la pensión puedes cubrir sus necesidades?

SiNo

6.- ¿Has tomado alguna “acción preventiva” (ahorros, inversiones) para cuando llegues esa etapa del ciclo vital?

SiNo

7.- ¿En caso de tener hijos de distintas parejas has tomado decisiones concretas y por escrito en caso de que faltes?

SiNo

8.- ¿Has estimado cuanto necesitas ahorrar? ¿Has considerado para tu plan de jubilación  variables probables como  longevidad,  gastos médicos,  gastos mensuales, mantenimiento?

SiNo
    
    

El hombre que sabe gastar y ahorrar es el más feliz, porque disfruta de ambas cosas. Samuel Johnson

En nuestra próxima entrega conversaremos sobre: Voy a asociarme. ¿Conozco a mi socio? ¿Conozco su perfil? ¿Qué fortalezas tiene él/ella y cuáles tengo yo?


Los años dorados.

Alice Carolina Ortiz @emofinanzas

Patricia tiene 57 años, vive en Venezuela. Se “siente” como si tuviera 20 años. ¡ La vida se le ha pasado rapidito!.

En estos días en una merienda con los amigos por zoom, tocan el tema de la  jubilación y la entrada en la tercera edad. Ella se sorprende y cuestiona la conversación: ¿por qué hablan de eso?. Quiere eludir el tema.  Los amigos se encuentran en diferentes ciudades, Miami, Santiago de Chile, Madrid, Caracas. Cada uno habla de los sistemas que existen en esos países.

Una amiga le pregunta seriamente: ¿Tienes algo ahorrado para esa etapa? ¿Tienes un seguro? ¿Con qué cuentas? ¿Con tu pareja, tus hijos,  tus hermanos?

La reunión se volvió una sola discusión. “Hay que vivir la vida”. “Segura estoy que mis hermanos se van a ocupar”. “Mis hijos me tendrán que dar” “Con lo que me toca de mis padres tendré, solo tengo que esperar que se mueran, sin enfermarse”. “Yo, si me he ocupado, de ahorrar y de planificar un poco, aún a sabiendas que nadie sabe lo que le toca vivir”… y así continuaron la reunión.

Cada quien con una opinión  y una mirada distinta al respecto.

Revisemos un poco la historia y veamos de donde proviene esta idea de un aporte para la vejez.  La palabra jubilación, deviene del latín jubilare, que significa gritar de alegría. Al saber esto, entendemos porque mucha gente se refiere a la tercera edad como la edad dorada.  No es el caso de Venezuela, donde se recibe menos de un 1$ de pensión, después de 55 años en el caso de la mujer y del hombre 60 años, y, luego de un aporte de  750 cotizaciones al Instituto Venezolano de los Seguros Sociales. En vez de años dorados, para muchos, son años “grises” de preocupación por la subsistencia, de penuria y tristeza.

Ya sabemos el  origen de la palabra y ¿el origen real de este derecho? Sorprendentemente, nos tenemos que remontar a cientos de años atrás, a la época del Imperio Romano.  Los romanos concedían a sus soldados que habían militado durante más de 25 años en la estructura militar del imperio una parcela de terreno y un equivalente en dinero a 12 años de paga de la época. (Casi ninguno corría con la suerte de llegar vivo después de esos 25 años)

Consecuencias de estas ideas, tienen lugar la jubilación y pensiones que tenemos al día de hoy. Pero, ¿cuándo aparecieron tal y como las conocemos actualmente? No hace mucho,  a finales del siglo XIX, en Prusia. El canciller alemán Otto von Bismark, creó un programa de seguro social para la vejez. El motivo principal era promover el bienestar de los trabajadores y evitar un levantamiento social que pudiera demandar medidas más socialistas.

Después de la Primera Guerra Mundial, los sistemas de la seguridad social empezaron a desarrollarse y se creó de la Organización Internacional del Trabajo (1919), encargada de asuntos relativos a las relaciones laborales y al trabajo. 

Finalmente, se terminó de cimentar el derecho a la pensión cuando en 1948, la ONU adopta la Declaración Universal de Derechos Humanos, que en sus artículos 22 y 23, y recoge el “derecho a la seguridad social” y a “una existencia conforme a la dignidad humana y que será completada”, en caso necesario por cualquier medio de protección social.

Cada día será más complejo sostener estos sistema, por los cambios abrumadores que se están dando en el mundo. 

Las expectativas de vida a nivel mundial,  continúan  creciendo vertiginosamente. Por lo que se hace indispensable, individualmente, tomar acciones para estos años, es un tema clave en finanzas personales y familiares.

En Venezuela el número de pensionados y jubilados,  sigue aumentando, pero los adultos jóvenes no se están incorporando al mercado laboral, lo cual perjudica considerablemente el sistema previsional,  tan golpeado. Nuestra seguridad social no satisface de manera alguna los requerimientos y necesidades básicas de un pensionado. ¿Qué hacer?

Ocurre con frecuencia que vemos la etapa de adulto mayor, como una etapa muy lejana y no empezamos desde jóvenes a buscar la manera de buscar alguna protección. Nuevamente repito, la vida es incertidumbre, nos compete como seres pensantes y con el propósito de no “endosar” nuestra vejez ni a los hijos ni a nadie en particular, prever nuestra estabilidad, para intentar salir airosos de la situación.

Se ha considerado que la etapa de mayor productividad gira entre los 18 a 65 años cuando las personas están en su fase laboral más plena y como nuestra expectativa de vida está aumentando, no es un tema que permite eludir, ni postergar.

Es en esa etapa de mayor productividad, es donde deberías comenzar la planificación y hacerte el planteamiento. Siempre, el aporte que brinde el Estado será una ayuda, pero no puedes contar con eso para vivir y menos en nuestro país.

Algunas personas aplazan la planificación hasta muy avanzada edad. Es conveniente y prudente (a sabiendas que nada está escrito) revisar los recursos con que podremos contar para esta ciclo de la vida.

Sabemos que el día a día, nos absorbe, pero realizar nuestro Plan de Jubilación es una tarea necesaria. Evaluar tus propias variables.

En la próxima entrega realizaremos un Mini-Test reflexivo sobre el tema y daremos sugerencias.

Finalizamos con una frase del famoso del dramaturgo Tennessee Williams, “Puedes ser joven sin dinero pero no puedes ser viejo sin el”

Cuidar nuestro bolsillo a través de la salud

Carolina Ortiz/@emofinanzas

                  Hoy trataremos un tema, que pareciera obvio y hasta irrelevante, en materia de educación financiera, pero que es esencial: El cuidado de la SALUD.

La salud física y la financiera, son dos aspectos de riesgo y por ende es conveniente y prudente conocer, atender. En lo físico tenemos que prestar atención a los antecedentes familiares con respecto a enfermedades a las que se puede tener mayor riesgo, como la diabetes u otras enfermedades. En el ámbito financiero, pueden destacarse, la escasez de recursos, el sobreendeudamiento, las compras compulsivas.

            Ya la salud, no se conceptualiza como la ausencia de enfermedad, sino que se la entiende como un estado positivo de bienestar.

Continuamos con las preguntas realizadas en la primera entrega.

_  ¿Estoy cuidando mi salud, para protegerme de gastos mayores?

_  ¿Hago ejercicios, actividad física? ¿Me alimento y duermo bien?

 En la medida, que procuremos un estilo de vida saludable, cuidamos nuestro bolsillo.

En las últimas décadas hemos presenciado un gran cambio en la conceptualización de salud, pues se le considera como algo que hay que desarrollar, no que conservar. En consonancia con este enfoque, en 1946, cuando las Naciones Unidas fundaron la Organización Mundial de la Salud incluyeron en el preámbulo de su constitución la siguiente definición: “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social y no meramente la ausencia de dolencias o enfermedad”. Esta noción positiva, incluso utópica, nos lleva a abordarla como un concepto multidimensional, que incluye aspectos biológicos, psicológicos, sociales y financieros.

Si te pregunto:

·      ¿Cuándo fue la última vez que te realizaste un control médico?

·      ¿Estás durmiendo suficiente?

·      ¿Tienes actividad física regular?

Tus respuestas nos permitirán conocer tu estilo de vida, referente a la salud.

En tiempos de pandemia y con la actual situación país, el distres (estrés desagradable o negativo) ocasiona perjuicios muy graves. Por ello, todo lo que esté a nuestro alcance para evitarlo, redundará en beneficio. Bien sea meditación, alimentación sana, pensamientos agradables, reforzamiento de cualquier vía del sistema inmunológico.

Ya sabemos que el estrés siempre existirá en nuestras vidas. Que es muy difícil ante tantas circunstancias adversas lograr un sueño reparador. Pero todos estos agentes estresores cuando se convierten en verdaderas amenazas, son altamente perjudiciales para la salud y debemos buscar evitarlos.

Numerosas investigaciones han puesto de manifiesto que los estados psicológicos desempeñan un papel destacado en nuestra salud. Los sentimientos y emociones pueden repercutir de modo positivo o negativo en el bienestar del individuo. Por ejemplo, sentirnos amados y apoyados por otras personas adquiere un enorme valor cuando tenemos que afrontar situaciones estresantes. Precisamente el estrés es el estado psicológico que más influye negativamente sobre la salud, pues se le asocia con una gran variedad de efectos negativos (por ejemplo, cáncer, enfermedad cardiaca coronaria, supresión del sistema autoinmune, etc.)

En muchas ocasiones, consideramos imposible o muy difícil combatir lo que estamos viviendo. Sin embargo, está en nosotros hacer el mejor esfuerzo para lograrlo. Debemos concientizar, profundizar y hacernos responsables de nuestro propio cuidado. Un momento de relax, llamar a algún familiar o a un amigo con el que mantengamos una conversación armónica, buscar una buena melodía, un libro, hacerle un favor a algún vecino. Puede mejorar nuestro estado de ánimo y protegernos de daños mayores.

Regularmente presento una lista de actividades que podemos realizar sin gastar mucho, poco o nada. Hoy en día, hay que ser mucho muy creativos, porque estamos confinados, limitados por el COVID-19 a estar mucho más tiempo en  casa y  reducir las salidas a lo indispensable. Por ello, asumamos como una “tarea para estos tiempos”, buscar nuestro propio entretenimiento y nuestra manera de calmar ánimos, además de concientizar la importancia de alimentarnos bien y de dormir, de lograr un verdadero y placentero descanso.

Las dietas saludables proporcionan una cantidad adecuada de todos los nutrientes esenciales para cubrir las necesidades metabólicas del organismo. Además de agua, los alimentos contienen cinco tipos de componentes químicos que aportan nutrientes específicos para el buen funcionamiento del organismo: carbohidratos, lípidos, proteínas, vitaminas y minerales. Conocemos la reciente encuesta ENCOVI, y los niveles de destrucción que hay en el país. Por ello, en la medida de nuestras posibilidades, procuremos alimentarnos de la mejor manera posible.

Hipócrates, decía que “caminar es la mejor medicina para el hombre”. Si está a tu alcance y vives en una zona que medianamente te lo permita. Dedícate un rato, a caminar. Estarás cuidando tus finanzas. Efectivamente las caminatas nos brindan un efecto estimulante para el cerebro, reduce el temido Alzhéimer, contribuye a la salud cerebral, mejora la vista, la digestión, tonifica el cuerpo, es beneficioso para el páncreas; tus huesos y articulaciones serán más fuertes, alivia dolor de espalda y te aporta una mente más tranquila.

Comportamientos más aconsejables para una vida saludable

 1.- Dormir siete u ocho horas cada día.

 2.- Desayunar cada mañana.

3.- Aproximarse al peso conveniente en función de la talla.

4- No fumar.

 5. Usar moderadamente el alcohol

 6- Realizar con regularidad alguna actividad física.

                  En conclusión, como siempre decimos, la vida es imponderable,  pero hagamos lo que esté a nuestro alcance, mantener una actitud pasiva ante la salud y la enfermedad, tendrán sus consecuencias, incluso en materia financiera (ya sabemos el alto costo de las medicinas y de los cuidados médicos).

            Adoptar una actitud activa respecto a su salud, lo cual se refleja en la práctica de estilos de vida saludables, se traducirán en una reducción del riesgo de morir, un incremento de la expectativa vital y una adecuada calidad de vida. El sobrepeso, fumar, abusar del alcohol, no hacer ejercicio con regularidad y evitar los “chequeos” (revisión médica) tendrá su impacto y consecuencias.

Te invitamos a reflexionar sobre esto. En nuestros artículos procuramos hacer que lo obvio sea revisado, porque muchas veces lo pasamos por alto.

Nuestro próximo artículo:

–  ¿Estoy planificando mi jubilación, mis años dorados?

La salud es como el dinero, no sabemos su verdadero valor hasta que lo perdemos.

Josh Billings


Tus tesoros: Fortalezas, Talentos, Habilidades

Carolina Ortiz/@emofinanzas

Queremos obtener resultados distintos pero seguimos actuando de la misma manera. Avanzar, implica imbuirse en un reto y comenzar paso a paso, a reflexionar dónde estoy, cómo me voy superando, qué pasos doy para lograrlo. También pasa por valorar y agradecer lo que eres, lo que tienes, por reconocer tus actuaciones, evaluar tu verdadera y real situación económica, tus deudas, tus sueños, tus opciones, tu entorno.

Aquí, nadie pretende ser “come flor”, la situación país es cada día más grave, los montos por conceptos de salario mínimo y las pensiones son cifras escuálidas. Todos padecemos las vicisitudes, en nuestro diario vivir en Venezuela. Y, es sano para nuestra salud mental, enfrentar las emociones negativas, como la tristeza, el miedo, la ansiedad, que sentimos ante esta impotencia de ver un horizonte, por lo pronto, oscuro para nuestro país. Pero, (aquí viene un pero), esto está bien por un rato. Luego de ese momento de “bajón”, levantar la frente en alto y continuar, por el bien de uno, por el bien de todos.

Quedarnos en la queja, en rumiar, no nos permite avanzar. Todos los días me pregunto como hicieron aquellos que sobrevivieron en la Primera Guerra Mundial, con la gripe española, sin internet, sin la tecnología actual y sin grandes avances científicos.

Y las respuestas confluyen en una sola: continuaron con sus vidas, de la mejor manera posible. No hablo de resignación, hablo de resolución, animo, ímpetu, fuerza y energía.

Hoy, vamos hablar de vocación, talentos y fortalezas. Para responder las preguntas:

ü  ¿Tengo otra fuente de ingresos en caso de faltarme mi trabajo? ¿Cómo la genero?

ü  ¿Qué me gustaría hacer?

Me voy a permitir comentarles dos circunstancias ocurridas recientemente. La primera de ellas, el pasado sábado, me reencontré con el señor que vende cocos, soy lo que se denomina “cliente frecuente”, iniciada la pandemia, con el pasar de los días, me preguntaba de que estaría viviendo ese señor, ¿con qué recursos se estaría manteniendo? Ayer, luego de varios meses, pase y tenía su negocio abierto, me comentaba todas las cosas que había hecho para reinventarse mientras se activaba otra vez su negocio, sin bajar su ánimo, sin dejar de estar conectado con la realidad. Continua siendo un hombre agradable, atento, educado y con excelente conversación como siempre; me encanta su enfoque de vida, es lo que se llama persona vitamina, cero queja, aceptación, más no resignación, tampoco negación, simplemente sigue adelante, aceptando los cambios, lejos del conformismo, en superación, en mejora y reinvención permanente.

Hay personas que uno teme hasta llamar por teléfono, porque nunca, pero nunca, tiene algo agradable que contar. Aunque sea la bendición del color azul de nuestro cielo caraqueño, por estos días. Ya todos sabemos lo que nos sucede, así que tal vez hablar cualquier cosa agradable, es mejor tema de conversación que quejarnos de todo lo que padecemos, todos lo vivimos.

El mismo sábado hablaba con una amiga que vive fuera del país, quien tenía un importante cargo gerencial, muy bien remunerado pero al inicio de la pandemia, fue despedida. Su sector, (el turístico), es uno de los más golpeados, conversamos y nos pusimos a considerar todos sus talentos, habilidades y conocimientos. Hizo referencia al artículo anterior Fondo de Emergencia, ella lo había aplicado, pero que el Fondo ya no daba para más. Le dije que ese “colchón” era mientras evaluaba y se activaba, tal vez en otra área y seguramente con mucho menos ingresos, pero que le permitiera volver a la vida laboral y la generación de recursos. Estos seis meses, los ha pasado viendo tele y sin pensar mucho. Pero ayer, luego de nuestra conversación la sentí animada y con nuevos bríos, energía, con ganas de buscar nuevas ideas y ponerlas en práctica.

¿Y que tiene que ver todo esto con finanzas personales y familiares? Mucho.

Aprovecha. Considera todas tus habilidades, nunca desde la queja sino desde tus posibilidades.

Los cambios generan nuevas oportunidades. No nos resistamos a buscar nuevas alternativas; en este momento no es una opción, ¡es una necesidad!

Piensa en estos tiempos de pandemia y de situación país, en tu verdadera vocación, palabra que proviene del latín vocare, y que expresa esa llamada del corazón. Esa especial capacidad intelectual o aptitud que tiene toda persona de aprender las cosas con facilidad o destreza para desarrollar una habilidad. Observa tus talentos, escribe tus historias de éxitos, que combinadas con las actividades que te apasionan, te harán FLORECER, encontrar ¿qué quieres hacer?, ¿a qué te quieres dedicar en estas circunstancias? y por ende, a valorar y a sentir la pasión por las cosas que haces. En el trabajo invertimos gran parte de nuestro tiempo, todo lo anterior, sumado al sentido común y al orden en las finanzas personales, al compromiso contigo de hacerte responsable, te conducirán por caminos excepcionales donde el logro de objetivos, aspiraciones y sueños concretados.

Hay herramientas de perfil psicológico que puedes realizar tú mismo, y que te permiten detectar tus fortalezas del carácter. Las fortalezas, están referidas a aquellas capacidades que pueden adquirirse a través de la voluntad, los cuales representan rasgos positivos de la personalidad. Te menciono, una de ellas, por ejemplo la Universidad de Pensilvania, tiene un instrumento que fue elaborado por Martin Seligman Cris Peterson llamado Authentic Happiness, el cual se ejecuta a través de un cuestionario en línea (en español se llama TEST VIA 24 Fortalezas del Carácter). Aquí abajo el enlace, regístrate con tu nombre y correo electrónico. Se consigue en español y alimenta una data mundial.

https://www.authentichappiness.sas.upenn.edu/es/user/login?destination=node/629

Este es un cuestionario de 240 ítems con 5 posibles respuestas cada uno, mide el grado en que un individuo posee cada una de estas fortalezas. Se encuentran sub divididas en:

1)    Sabiduría y Conocimiento

2)    Coraje

3)    Humanidad

4)    Justicia

5)    Moderación

6)    Transcendencia

En definitiva, todo aquello que te permita conocerte más a ti mismo, te conducirá a mejorar. Esta herramienta y todas aquellas detectar todas tus capacidades y competencias, puede contribuir a labrarte otros horizontes.

Utiliza esas horas que estamos pasando en casa, para buscar en tu interior todo aquello que te permita crecer como ser humano. Coincido que tenemos muchas, pero muchas razones, para la desesperanza, para sentirnos desmoralizados, para sentir angustia y miedo. Busquemos mecanismos para seguir adelante.

Las circunstancias actuales nos obligan a adquirir lo que el mundo está denominando competencias blandas, serán las más solicitadas en el trabajo del futuro, frente al avance de la automatización y la robotización: Autoliderazgo, gestión del tiempo y de las emociones, comunicación asertiva, escucha activa, tolerancia, toma de decisiones en equipo y a distancia, negociar acuerdos.

Dedica este tiempo para educarte, para investigar. Ni por un minuto pienses, que no padezco el tema de la gasolina, la luz, el agua, o el internet. Vivo en Venezuela, pero busco y rebusco, algo bonito, algo de que ocuparme, algo que me de ingresos, algo que me agrade hacer, algo que contribuya, sume, genere valor, porque con ello cuido mi salud mental, mi salud integral, el mayor de los tesoros.

La acción nos lleva a resultados.


Fondo de emergencia

Carolina Ortiz/ emofinanzaslibro@gmail.com

Es muy sano y recomendable vivir el presente. Nadie sabe que nos depara el futuro. Nada está garantizado.  Acostumbro a decir ante lo maravilloso de la vida, así como también, ante las grandes desgracias o  momentos trágicos  que “Dios juega ajedrez con nosotros”. Lo único permanente siempre es y será el cambio.

El año 2020, ha servido para ratificar la impermanencia de todo. La gran mayoría de  la población mundial, no se imaginó una pandemia que afectara tan brutalmente a la humanidad.

En finanzas personales el tema de “Fondos de Emergencia” resulta vital. Por emergencia entendemos, cualquier eventualidad que requiera abordar de manera inmediata con recursos propios. Cuando hablamos de fondos de emergencia, siempre se tiene la duda de cuánto debe ser  el monto de ese “ahorro especial”. El total del Fondo, dependerá de tus gastos, de tu nivel de vida, si cuentas con un apoyo económico de la pareja, si vives solo, de la cantidad de hijos, de sus edades, de la solvencia e independencia de tus padres. También de tu relación laboral  (aunque ahora nada es seguro); si tienes o no un buen seguro médico, en fin, juegan gran cantidad de variables. Por eso recomendamos una estimación de seis meses, de acuerdo a la propuesta de presupuesto que te presentamos en la entrega pasada. Imposible calcular esos indicadores, es un trabajo individual.

El secreto está en la dedicación y en la disciplina. Dicho fondo es muy útil para sentirnos tranquilos y poder mantener el mismo nivel de vida por un periodo similar al que tengamos ahorrado o utilizarlo en una eventualidad de cualquier tipo (accidentes, enfermedad, reparaciones, pérdida de empleo).

Ahora bien y esto es  muy importante y clave deberás definir ¿qué es una emergencia y su reposición?. Es tu dinero, tú pones tus reglas y las puedes cambiar. Tal vez todo te parecerá una emergencia, sabes que ese dinero está en tu poder y más de una vez te provocará  “echarle  mano”.

Los venezolanos debemos procurar tener ese Fondo en divisas y mantenerlo muy cerca (liquidez inmediata). Sistema “en un sobrecito”, “debajo del colchón”. Como gustes.

Les comento una anécdota, hace aproximadamente año y medio, en el  interior del país, en una Charla titulada “Haciéndome Responsable”, conversábamos con un grupo de trabajadores, técnicos, sobre la importancia de este Fondo. Uno de ellos me decía que le resultaba imposible, que él no podía ahorrar nada. Directamente le pregunté el número de cervecitas que se tomaba el viernes a la salida del trabajo, todos sonrieron, bromearon, pero logré que me diera un número. Pues vamos a hacer una cosa, te vas a tomar una menos y con esa diferencia vas a comprar divisas. Entre risas y chistes, me lo prometió.   Era una cantidad ínfima. No suelo estar mucho en instagram, acabo de crear @emofinanzas para el libro que saldrá a finales de año, pero me pidió mi número telefónico y me dijo que si lo lograba me llamaría. Cuál fue mi sorpresa que en el mes de abril 2020,  me llamó y me dijo muy orgulloso,  satisfecho  (emociones positivas, a ello le dedicaremos un artículo), la cantidad que había logrado ahorrar, para ese Fondo.

En el transcurso de la conversación, me comentó que  no solo quitó una cervecita, sino que comenzó a identificar cualquier “gasto hormiga”.  Asimismo me decía, que no había tenido necesidad de tocarlo, a pesar de la pandemia,  y que mes a mes se acercaba más los montos de meses que habíamos sugerido, según su presupuesto. Su comentario central: “Al decidirme, lo logré”.

El feliz y yo también. Al concientizar que esa acción va en beneficio propio comienzas el proceso y lo conquistas.

Mención aparte, merecen esas madres, que de lo que le envían sus hijos del exterior, procuran guardar para cualquier contingencia. Tal vez, no lo llaman Fondo de Emergencia, pero lo es. Es una manera de evitar, apremios, genera paz mental.

Se lo difícil y duro que es con esta hiperinflación. Pero la satisfacción y la tranquilidad, tener ese fondo,  no tienen precio. Te invito a comenzar.

Sabemos lo difícil que es en este momento y circunstancia país. Estamos todos conscientes, lo padecemos. Esta semana Asdrúbal Oliveros, recomienda leer la  reciente investigación del Banco Interamericano de Desarrollo, (BID), sobre la economía venezolana, información de primer nivel. 

Aquí les dejo el enlace: “Una mirada a futuro para Venezuela”.

Estimados lectores, puede ser una cerveza, el arreglo semanal en la peluquería, el dulce adicional. No lo sé. Lo sabes tú. Sé que estamos en pandemia y que vivimos en Venezuela y las restricciones cada día son más. Todos estamos golpeados y lo peor, los pronósticos no son alentadores. Esa es la realidad.

Hay que vivir el momento, pero, como la ardillita del cuento, guardar para los tiempos de invierno. Todos tenemos alrededor, gente con carencias, y siempre que sea posible, es menester dar la mano y ayudar,  pero, también conocemos personas  que en ningún momento de sus vidas, se han planteado el ahorro, la inversión, la posibilidad de una emergencia, son aquellos que piensan “otro resolverá”.

Para un 96% de la población venezolana la situación económica es extrema, supremamente  oprimida, pero cada quien debe buscar tomar las riendas en materia económica de su vida (si estás sano y en edad productiva para generar estos recursos).

Interesante es el reflejo de las estadísticas mundiales, referidas a los Fondos de Emergencias, los cuales crecen significativamente luego de ocurrir alguna tragedia, huracanes, terremotos, transcurrido un tiempo, cuando todo vuelve a la normalidad se toman partido de esos recursos, se vuelven a dejar las arcas vacías. Eso coloquialmente se le llama tropezar dos veces con la misma piedra.

Ocúpate, comprométete. Éxito con tu Fondo.  Si buscas en internet vas a conseguir más de 800.000 referencias (algunas buenas, otras no  tanto). Lo importante es que comiences a evaluar algunas orientaciones para luego lograr tu objetivo.

En nuestro próximo artículo, siguiendo con las respuestas a nuestro primer cuestionario hablaremos sobre:

  ¿Tengo otra fuente de ingresos en caso de faltarme mi trabajo? ¿Cómo la genero?

 ¿Qué me gustaría hacer?

Nunca sabrás de que eres capaz sino comienzas


Como prepararse financieramente

emofinanzaslibro@gmail.com

Agradecida por los comentarios iniciales. Esperamos brindar información de Valor.

Para sortear la situación mundial, es necesario adquirir una conducta resiliente, esencial en el “Mundo VICA”  (Volátil, Incierto, Cambiante y Ambiguo), en que vivimos.

En Venezuela, la situación se presenta más apremiante, además de la pandemia COVID-19, se agregan nuestros problemas internos,  por la fuerte contracción de la renta petrolera, la hiperinflación, el incremento del déficit fiscal, las restricciones de liquidez monetaria, las sanciones, el grave deterioro de los servicios públicos esenciales, más el tema de la escasez de gasolina.

En nuestra primera entrega hicimos una serie de preguntas que pretendemos ir contestando, a manera de reflexión.  Como siempre en la vida, hay que ser respetuoso con los distintos puntos de vista.

Las primeras tres preguntas realizadas, en el artículo del lunes de la semana pasada, para tu análisis fueron:

  Si me quedo sin empleo. ¿Cuánto tiempo tengo para mantenerme con un nivel similar al que tengo? ¿Un día, un mes, seis meses, un año?

 ¿Llevo algún control mensual de mis gastos?

 ¿Tengo otra fuente de ingresos en caso de faltarme mi trabajo? ¿Cómo la genero?

Estas preguntas a una gran mayoría de personas, las aterran y prefieren evadirlas, incluso, ni pensarlas.  Es importante acotar, que cuando comienzas el estudio de finanzas personales y familiares, comienzan a percibir, dado el nivel de conciencia,  eventos positivos  que contribuyen significativamente en tu camino a la organización, al cumplimiento de metas, sueños, al progreso financiero. No es una tarea fácil y menos en nuestro país, pero tampoco imposible.  Requiere  de un paso a paso. (Como las dietas o el aprendizaje de un nuevo idioma).

A nadie le agrada pensar la posibilidad de tener que enfrentarse a una emergencia, si ya prácticamente vivimos en ella.  La vida es tan impredecible, que a veces, el destino o el azar, con un simple giro, resuelve por sí mismo las situaciones adversas que se nos presentan.

Sin embargo, consideramos que estar preparado financieramente puede ayudar a que una sorpresa desagradable sea más fácil de sobrellevar, si tomamos algunas previsiones.

En materia de finanzas personales, siempre se recomienda llevar un presupuesto.

            Pero, con esta hiperinflación, plantear un presupuesto de “librito”, resulta absurdo y fuera de contexto.

            Consideramos muy oportuno, si te parece útil, seguir algunas sugerencias y recomendaciones, para lograr generar un Fondo de Emergencia, que te permita enfrentar cualquier situación de urgencia, (desde  la reparación de una nevera, la compra de una medicina de precio elevado o cualquier eventualidad). 

            Nuestra finalidad es que al darte cuenta comiences a guardar un poquito día a día e ir elevando ese monto hasta cubrir 6 meses.  ¡Si no empiezas, nunca llegas!

            Cómo hacerlo? Este mes, intenta llevar una relación de todo lo que gastos en que incurriste.  Puedes hacerlo con lápiz y papel o una tabla Excel, anotar en el celular.  (hay aplicaciones, si tienes teléfono inteligente). Llévalo a divisas.

            La sugerencia va en esta vía, clasifica cada gasto en uno de estos cuatro cuatros conceptos:

 GASTOS FIJOS: Aquellos que obligatoriamente tienes que cumplir mes a mes. Ejemplo: vivienda, alimentación, servicios, transporte, entre otros.

GASTOS VARIABLES NECESARIOS: Aquellos que no ocurren todos los meses, pero que se requieren cubrir. Ejemplos: Médicos, Odontólogos,  inscripciones de colegios.

GASTOS OCASIONALES: Aquellos que ocurren en determinada época del año y que puedes panificar con antelación. Sabes el mes que debes honrarlos o cubrirlos. Por ende puedes ir planificando el gasto. Ejemplo: cumpleaños de un hijo o pareja, , seguros, ciertas actividades en época de navidad.

 GASTOS VARIABLES PRESCINDIBLES: Aquellos que te agradan pero que puedes perfectamente quitar de la lista. Ejemplo: cualquier gusto o antojo.

No estamos sugiriendo privarte de lo que te agrade, solo que revises. Sin lugar a dudas, todos necesitamos de actividades (ahora en casa) que nos generen bienestar, que nos hagan sentir lo mejor posible, para así mantener un  buen estado anímico, a pesar de las circunstancias, tantas veces adversas (luz, agua, internet, etc).

            Nadie más que tú puede rellenar las tablas de tu presupuesto. Tal vez lo que para mí sea una prioridad para ti sea un gasto superfluo, entonces cada quien debe hacer su propia evaluación. Puede ser que algunos gastos, en ese primer ajuste presupuestario que hagas debas eliminarlos por algunos meses, para saldar deudas. Ahora bien, si te es prioritario, te hace feliz, te gusta mucho, cámbialo para otro el cuadro de Gastos Variables Necesarios. Tus gustos y preferencias son propios

            En nuestra próxima entrega profundizaremos sobre la importancia de los Fondos de Emergencia.

«No puedes controlar todas las situaciones de tu vida, pero si puedes controlar todas las actitudes  hacia esas situaciones». Zig Ziglar

Te invitamos a seguirnos por @emofinanzas y a realizar los test que están en la Bio.


Las Finanzas personales y familiares.

Las finanzas personales, es el término que se refiere a la actividad individual o de un grupo familiar para presupuestar, ahorra, gastar, invertir, sus recursos.

Es una gestión que requiere pasos sistemáticos y mucho órden.

Pasión País, me brinda la oportunidad de compartir,  reflexionar,  contar historias relacionadas con este tema, apasionante para algunos, aprensivo para otros.

En nuestras entregas, nuestro aporte estará dirigido a exponer contenidos que estimamos relevantes, como: los pro y los contra de los emprendimientos, los fondos de emergencias, el impacto anímico y económico que significa la pérdida intempestiva de empleo o un divorcio; mujeres solas con niños a cargo, fallecimientos inesperados,  jubilación, desorden en documentos vitales, decisiones de migraciones sin planificación; grandes discusiones entre hermanos (antes y después del fallecimiento de sus padres); problema entre socios; documentos perdidos o extraviados, y muchos otros.

La economía venezolana en los últimos años ha  sido muy dura, complicada, por decir lo menos, llevamos 35 meses de hiperinflación,  se le suman los tiempos de COVID-19, en este mundo tan cambiante, desconocemos como serán las futuras cartas con que nos tocará jugar.  ¿Y entonces qué hacemos?  ¿Sumergirnos en la peor de las emociones y esperar que alguien nos resuelva nuestro futuro financiero pasivamente?.  ¿Vivir en la constante queja y lástima?. Todo los que decidimos quedarnos en este bello país con la esperanza que las cosas cambien 180 grados, apostamos a la reconstrucción, y con conocimiento pleno, que será un país con una economía más reducida, pero que juntos lograremos enrumbarlo y mejorarlo. Estamos más que conscientes que la mayoría no tiene para “echarle a la olla” y alimentar a sus hijos, pagar educación, ni medicina. ¿Qué hacemos? ¿Migramos todos los que quedamos, post pandemia.?  

 Está claro, que la inmensa mayoría vive en una supervivencia diaria.

Nuestro aporte en PASION PAIS está direccionado a brindar  algunas herramientas, que esperamos contribuyan a lograr tu progreso financiero, que pasa por tu Bienestar Integral.

Por ello, te invitamos a hacerte responsable. A realizar tu propia revisión de tu situación personal, laboral y/o profesional desde varios ángulos, el emocional,  financiero y legal.  Procurar un real diagnóstico y determinar individualmente o en familia cómo enfrentar esta situación económica, siendo realista.

No es un tema fácil, pero necesario. En la medida que lo pones en “blanco y negro”  comienzas a tener  cierto orden, verás que se te hace más cómodo.

En esta primera entrega, te haremos unas preguntas, para tu análisis, y así comenzar de inmediato a buscar alternativas y soluciones.

–  Si me quedo sin empleo. ¿Cuánto tiempo tengo para mantenerme con un nivel similar al que tengo? ¿Un día, un mes, seis meses, un año?

–  ¿Llevo algún control mensual de mis gastos?

–  ¿Tengo otra fuente de ingresos en caso de faltarme mi trabajo? ¿Cómo la genero?

– ¿Qué me gustaría hacer?

–  ¿Estoy cuidando mi salud, para protegerme de gastos mayores? ¿Hago ejercicios, actividad física? ¿Me alimento  y duermo bien?

–  ¿Estoy planificando mi jubilación, mis años dorados?

–  Voy a asociarme. ¿Conozco a mi socio? ¿Conozco su perfil? ¿Qué fortalezas tiene él/ella y cuáles tengo yo?

–  ¿Me agrada cómo mi pareja maneja las finanzas? ¿Estamos de acuerdo en objetivos, metas, aspiraciones, sueños?

A lo largo de mi trayectoria profesional, he podido constatar, de primera mano, como muchas veces, problemas que parecieran complejos se resuelven con atención, comunicación y objetivos claros.

Comencé a dictar charlas en empresas donde se recopiló una data, a través de encuestas, de las percepciones de venezolanos, de distintos estratos, desde la clase trabajadora hasta cargos gerenciales, sobre los temas relacionados con el dinero, cómo manejan las finanzas y las creencias recurrentes, la manera de dilapidarlo o de  invertirlo. Paralelamente al  trabajo cotidiano de abogado, realizaba un Diplomado de Psicología Positiva que me involucró con un mundo apasionante, científico, conduciéndome por los caminos del estudio de la conducta humana y de los procesos mentales, durante momentos y situaciones determinadas.

Culminé en el mes de agosto de este año, un libro llamado EMOFINANZAS, donde se entremezclan estos dos conceptos. @emofinanzas.

Confiamos que en la medida que te prepares y no te envuelvas en la desesperanza y en el pesimismo, sino que activamente busques y te aferres a todas las herramientas existentes para que salgas adelante, encentrarás un mejor camino para vivir en nuestro país.

Mi invitación es a crear tu propio plan de acción,  en este mundo apasionante de las finanzas personales.

Concluyo con esta frase de Victor Frankl

Cuando la situación es buena, disfrútala. Cuando la situación es mala, transfórmala. Cuando la situación no puede ser transformada, transfórmate.