Finanzas para todos

Cuidado con la publicidad de productos de inversión!

Alice Carolina Ortiz/ @emofinanzas

Hoy en Finanzas para todos te traemos una reflexión corta y especifica. Cuidado con esos ofrecimientos de inversiones con grandes ganancias en corto tiempo. 

El marketing, las redes, están atrapando a inocentes que invierten sin conocimiento de causa. Días atrás en un reel, veía a una chica desconsolada, llorando y contando su triste experiencia, en la cual comentaba que el dinero que invirtió así como la persona en quien confió: desaparecieron. 

A la hora de realizar una inversión es muy importante conocer de qué tipo de producto estamos hablando y cuáles son sus características para evitar encontrarnos con situaciones indeseables.

Cuándo insistimos que estudiar y leer sobre finanzas personales, es analizar muy bien donde colocas tu dinero, con quien, explorar los tipos de inversión y de riesgos ajustados a tu realidad, tenemos como propósito que no te dejes timar por ofertas inescrupulosas. 

Claro que siempre corremos riesgos, que la vida es ganar y perder. Pero es muy distinto que por un motivo u otro tengas una pérdida razonable, (porque el mundo está volátil y lo que hoy puede ser un generador de ganancias el otro día pueda ser motivo de pérdidas), a que hagas inversiones que obviamente son de gran riesgo.

Cuídate de esas ofertas engañosas, de esos supuestos éxitos financieros falsos y rápidos. Evalúa la seriedad, honestidad, eficiencia, de quien está detrás del producto. 

Hoy en día el conocimiento está al alcance de tu mano. Puedes oír y leer distintas y variadas opiniones sobre temas financieros. 

Comienza de a poco y te irás adentrando en un mundo indispensable para sobrevivir y vivir en los tiempos que corren. 

Es así como te sugerimos:

1.- No invertir en productos financieros que no entiendas. En el mundo financiero existen una infinidad de productos de inversión, cada uno con sus propias características, riesgos específicos, costos, etc. Así encontramos desde los más conocidos como puede ser un plan de pensiones o de acciones bursátiles, hasta productos mucho más complejos. 

2.- Es indudable que existen productos de inversión donde corriendo un riesgo mínimo, la rentabilidad que se puede obtener es muy alta. Revisa, por ejemplo aquellos de interés compuesto. 

En muchas ocasiones ocurre, que las descripciones escritas de los productos están rodeadas de un oscurantismo que confunde a la gente y obliga a tener unos conocimientos financieros altos para poder saber en qué estamos invirtiendo exactamente. Edúcate. 

No dejes este tema a la deriva, se trata de tranquilidad financiera. Éxitos!

El secreto número 1 para llegar a fin de mes

Mónica Prato

Alguna vez te has preguntado o tienes claridad acerca de ¿cuáles fueron las frases que escuchaste a lo largo de toda tu infancia acerca del dinero por parte de mamá? ¿Qué creencias tenia mamá del dinero? ¿Cómo se relacionaba mamá con el dinero?

Toda esa información hace que nos relacionemos con el dinero desde la culpa y miedo o con la búsqueda de la gratificación inmediata y te cuento una historia 👇🏼

Recuerdo haber leído en un libro un cuento  de un hombre que quería comprar una cocina, y muy amable el comprador de la tienda le dio dos opciones: la primera comprarla de contado pagando 350 dólares, la segunda comprarla financiada a 10 meses con una cuota fija de 53 dólares cada una.

🤔 ¿Cuál es la diferencia entre comprar la cocina de contado o a plazos? Seguramente ya te diste cuenta que la diferencia entre comprar la cocina de contado y a plazos son 180 dólares. Ahora bien, quiero que miremos más allá, este hombre tuvo una oportunidad de oro para elegir entre guardar en un sobre todos los meses 35 dólares y comprarla al cabo de esos 10 meses sin pagar interés, pagando los 350 dólares, o tomar la opción del crédito y pagar  151% más del precio original, es decir 180 dólares más por el mismo producto y tenerla de inmediato.

Esto nos deja una gran enseñanza, que la diferencia no radica en la capacidad económica, sino más bien en tener un fruto muy particular: paciencia. Tener dominio propio para ahorrar el dinero y controlarse para no caer en la tentación de la gratificación inmediata es de valientes.

Si aprendes a tener paciencia y a dominarte a ti mismo habrás tenido una de las victorias más importantes hacia el camino de la prosperidad.

Si quieres llegar a fin de mes lo primero que debes hacer es trabajar en tener unas bases sólidas y estables, esto lo alcanzas trabajando tu SER, de no hacerlo así será como una pared que tiene grietas y que le colocan y colocan parches pero al pasar el tiempo y seguir con la misma falla el dueño decide buscar la opinión de un experto, y este le dice “lo que necesitas no es seguir poniendo parches porque como te has dado cuenta no ha funcionado, requieres revisar las columnas de tu casa porque no están bien fijadas y se están moviendo y es lo que está causando las grietas”.

Asimismo, nuestras bases son esas frases, creencias o patrones que de pequeños nos enseñaron o escuchamos respecto al dinero y que son justamente lo que está condicionando la manera en cómo nos relacionamos con él.

Como nos enseñaron a vincularnos con el dinero desde el miedo, culpa y/o enojo esto ha desencadenado una mala administración de los ingresos, lo que significa en la mayoría de los casos que gastamos más de lo que ganamos.

La diferencia entre llegar a fin de mes o no llegar, no se encuentra en la cantidad de dinero que ganamos sino en la cantidad de dinero que gastamos, es decir como administramos los recursos.

¿Qué tan seguido a lo largo de tu vida estas utilizando el dinero desde la creencia de tu madre o en la búsqueda de la gratificación inmediata?

Antes de irme te quiero dejar con estas 10 frases que escuchaste de mamá y que pueden estar afectando tu relación con el dinero.

¡Te abrazo de corazón a corazón!  Moni   💙🤗💥

Coach de Bienestar Financiero 

Ahorro en tiempos difíciles.

Alice Carolina Ortiz/@emofinanzas

El ahorro regular es una práctica que genera grandes beneficios tanto individuales como sociales. Y es que una vida financiera sana genera bienestar para las personas y sus familias, dándoles mayor  tranquilidad y certezas, sobre todo ante los eventos inesperados. ( enfermedades, fallecimientos de familiares, celebración especial, despidos en el trabajo, etc).  Tener un colchón de dinero al que echar mano permite dormir tranquilo, sentir mayor confianza en sí mismo y en el futuro y tomar mejores decisiones respecto al endeudamiento.

También tiene impactos globales. Según la teoría económica, el ahorro es la base de la inversión y un país de ahorradores  genera mayor capacidad productiva y protección contra los efectos nocivos de los ciclos económicos. Sin embargo, en Venezuela, solo una muy pequeña parte de la población ahorra de forma periódica, . Si usted, es de las personas que tiene una mínima capacidad de ahorro, la idea es que aunque se sienta tentado en gastar, es que no sea impulsivo, le dé una vuelta a lo que desea comprar, porque muchas veces los pequeños ahorros producen grandes diferencias al final de mes. Y usted se preguntará…. en tiempos difíciles ¿es posible ahorrar?. 

Llegada la época decembrina, muchos de nosotros nos vemos tentados a gastar, esa efusividad puede generar stress a muy corto plazo, llegado el mes de enero, no sabemos cómo enfrentar la difícil situación. Mi sugerencia es que piense en el mes de Enero antes que en el de Diciembre. 

Les cuento una anécdota personal, este fin de semana cuando montaba mi árbol de Navidad, (como suele suceder), me encontré con las luces dañadas. Al acudir a comprar otras y ver tantos adornos tan bellos, obvio que me provocó hacer compras. Pero, me centré y pensé vienen cuotas extraordinarias de condominio, tanto en mi edificio como en el de mi madre. Por tal motivo y con ese en mente, entré a la tienda con mi objetivo concreto y bien definido. Son “sacrificios” menores en aras de objetivos y responsabilidades mayores. 

Para nada me estoy refiriendo a que no te des algunos gustos, después de un año duro de trabajo, el merecimiento o la compensación la merecemos, pero enfócate también en tu beneficio posterior, tal vez, una cortas vacaciones o la compra de un electrodoméstico que te haga falta o cualquier cosa que tengas en mente. Vive el hoy pero piensa un poco en el mañana. 

Como todos hemos visto y sentido en nuestros bolsillos, la inflación nos pega cada día más fuerte. Los precios de los principales bienes que necesitamos (alimentos, combustible, cuentas de servicios) suben y el dinero rinde cada vez menos. Entonces,  y vuelvo a la pregunta ¿es posible para las familias ahorrar realmente?.

Y la respuesta, aunque nos cueste creerlo es SI, es posible. El paso previo para un plan de ahorro es definir necesidades básicas de la familia, organizar los ingresos y los gastos de tal forma que el presupuesto permita enfrentar razonablemente cada mes evitando en lo posible, el endeudamiento innecesario. Es un asunto de hábitos y de planificación familiar que solo trae beneficios, ya que te permite saber con exactitud cómo van tus cuentas mes a mes y si hay espacio o no para realizar una compra especial y darse un gusto.

En períodos de aumentos de precios y de crisis económica, cobra especial importancia el consumo y gasto consciente. Vemos a diario todo tipo de ofertas que pueden ser muy atractivas y hasta convenientes en cuanto a su precio, pero ¿es necesario comprar y gastar porque la oferta resulta atractiva?.

Por favor recuerda siempre, el consumo responsable y consciente es la base de las buenas decisiones financieras. Además, es el pilar para que puedas empezar un plan de ahorro, aunque sea iniciando con poco dinero. Por ello dentro de un presupuesto el primer ítem debe ser el ahorro. Es decir, es el pago que te haces a ti mismo con el sueldo que tanto te cuesta ganar para ir construyendo una cantidad de dinero que te permitirá, en el futuro, desarrollar tus proyectos anhelados.

Piensalo y Exitos!

¿CÓMO ESTA TU RELACIÓN CON EL DINERO?

Por Mónica Prato/@mónicaprato. 

En Finanzas para todos hablaremos de la relación con el dinero. Quisiera preguntarte ¿Cómo está tu relación con el dinero?

Desde pequeños nos han dicho frases o nos han inculcado creencias sobre el dinero. Hemos visto o interpretado situaciones que han condicionado la manera como pensamos al respecto. 

Te pongo un ejemplo. Probablemente te has dicho lo siguiente:

«El dinero es difícil de conseguir». La causa: Tu mamá se quejaba que el dinero no le alcanzaba.

«El dinero separa familias». La causa: Viste a tus padres pelear por dinero.

«El dinero trae problemas». La causa: Tu mamá y hermanos al fallecer sus padres pelearon por la herencia.

Cuando piensas en cómo conseguir el dinero, tu mente se remonta a lo que aprendió como una verdad: pensamientos de tus padres, abuelos y profesores respecto al dinero. Tu mente también puede recordar aquello que interpretó de cada una de esas situaciones.

Y es justamente todo esto lo que te está bloqueando económicamente en este momento.

Ahora, ¿cómo hacer entonces para liberarte de esa carga?

Lo primero es limpiarte de esos pensamientos que no te permiten elegir nuevas opciones de vida más abundante.

Es hora que comiences a preguntarte:

1) ¿Para qué quiero el dinero?

2) ¿Cómo me quiero sentir respecto al dinero?

3) ¿Cuál es esa creencia que he aceptado como verdad?

Quítale poder a las etiquetas que te has colocado o has permitido que otros te coloquen.

Éstas sólo te retrasan y no te dejan avanzar. 

Debes saber que para ganar más debes valorarte y amarte más. Y esto va más allá de la ropa, fotos y cosas externas.

Esto tiene que ver con quien realmente eres tú, con tu SER.

En mis asesorías he podido ver a dos personas con un mismo negocio, las mismas oportunidades de ventas, a uno le va bien y a otro no tanto. ¿En qué radica esto? Que uno cree plenamente en él y su producto y el otro duda a cada rato de sí mismo y de lo que vende.

Mi conclusión: la baja autoestima factura caro.

Si te sientes identificado con algo de lo que te he mencionado, empieza a cambiar el relato que llevas por años repitiéndote y que te ha conducido a la carencia, no es culpa de tus padres, del gobierno ni de terceros.

Tú tienes el poder de hacerlo distinto, tus finanzas eres tú. Cuando tú cambias, todo cambia. ¡Créetelo! 

¡Te abrazo de corazón a corazón!

Salud Financiera

Alice Carolina Ortiz/ @emofinanzas

En Finanzas para todos hoy nos plantearemos el significado de “salud financiera” o dicho en otras palabras, cómo gastar el dinero pero BIEN, de buena manera. Se puede definir la salud financiera como el bienestar que se alcanza mediante una buena gestión de la economía personal, familiar para poder hacer frente a imprevistos y conseguir metas vitales y de futuro.

Soñamos con tener una vida mejor, comprar cosas que queremos, tener un mejor trabajo, viajar y ser exitoso. 

Las personas pasamos más tiempo en sueños que en nuestra propia realidad. Cuando tenemos un trabajo como Asistente, queremos el trabajo de Supervisor, cuando tenemos el de Supervisor queremos ser Gerentes y así sucesivamente. La ambición puede ser vista como buena o mala, depende de lo que cómo nos manejemos ante ella. 

Para quien tiene un negocio pequeño, soñar con un local más grande y llegar a tener sucursales, no está mal; aspirar a más, es parte de la naturaleza humana. Sin embargo, lo que nos hace susceptibles a deteriorar nuestra salud financiera y mental es vivir en las proyecciones y no en la realidad. 

Expliquemos con un ejemplo, si eres Asistente y gastas como el Gerente, muy rápidamente tu salud financiera se va a deteriorar y, con ese deterioro, vendrá la preocupación, la tristeza y la amargura. 

La salud financiera va acompañada de la salud emocional. No olvidemos nunca esto. 

Posiblemente conoces personas que gastan por encima de lo que ganan y se quejan constantemente de su “ínfimo” salario. Pero el asunto, aunque es difícil de asumirlo “No es cuanto ganes, sino cómo gastas lo que ganas”. 

Para muchos el dinero tiene una particularidad y es que cuando lo tenemos, sentimos la imperiosa necesidad de gastarlo con urgencia. Como si el mismo dinero lo exigiera o una voz interior nos obligara a creer que si no lo gastamos ahora, más adelante no tendremos la posibilidad de hacerlo. Por eso, quizás, lo más difícil de aprender a hacer para tener una vida estable y saludable es formarnos a gastar y gastar bien. 

Se trata de no derrocharlo, ni caer en trampas de promoción. 

Para ello puede ser muy útil evitar la presión social que nos lleva a querer demostrar nuestro poder adquisitivo: “si fulanito puede, ¿por qué yo no puedo?”, “yo me lo merezco por todo lo que he trabajado este mes”. Esto crea falsas realidades que aumentan el nivel de endeudamiento y disminuyen el nivel de ahorro.

Dos prácticas valiosas para tener salud financiera que generan en nosotros tranquilidad mental y bienestar es vivir solo con deudas que podamos afrontar (arroparnos hasta donde llega la cobija) y contar con un fondo de emergencia, para cualquier eventualidad. Tomar esto muy en cuenta en épocas navideñas, cuando estamos más propensos a gastar lo que no tenemos.

Algunos autores, como es el caso de Daniel Esteban Osorio Buitriago hacen alusión a algunas “enfermedades financieras” de las cuales debemos cuidarnos, haremos referencia a seis que este autor menciona:

1. Adicción al gasto

La ciencia ha demostrado que las personas pueden ser muy irracionales a la hora de consumir. En otras entregas hemos hablado de esto y de la importancia del autocontrol. 

2. Laberintitis monetaria

Estudios en Latinoamérica demuestra que un alto porcentaje no tienen un plan financiero integral y esa ausencia de una brújula que guie los mantiene dispersos y sin ningún fin. Un plan es una serie de pasos para saber en qué colchón caer en caso de que se den situaciones inesperadas, como perder el empleo. 

3. Síndrome de las vacas gordas

4. Dislexia inversionista

Puede suceder que las cosas en un momento dado vayan muy bien y se crea que siempre se van a mantener así. Pero es importante saber, que así como hay momentos de vacas gordas los hay de vacas flacas. ¡Cuidado!

Querer invertir es un objetivo excelente. Pero, resulta fundamental organizar, planificar. Hacerlo de otra manera sería como practicar la plana de la ‘j’ sin haber hecho la de la ‘a’. 

5. Miopía

La ausencia de conocimientos, práctica, estudio, asesoría de un experto financiero, puede traer consecuencias complicadas. Así como acudimos al médico para que nos recete en caso de alguna enfermedad o vamos al chequeo anual, así mismo resulta oportuno conversar y solicitar asesoría de personas más expertas. Eso sí, nunca invierta sin saber y entender la inversión que está haciendo. 

6. Automedicación financiera

Muchos inversionistas se enfrentan a miles de opciones de inversión y no tienen asesoría, porque creen que no necesitan a nadie para resolver qué hacer con su dinero. Es así como a veces caen en esquemas de inversión que aparentemente son muy rentables, pero que pueden resultar nefastos. 

Procura tu salud financiera 

¡Exitos!

Cuida tu dinero con un buen presupuesto.

Por Mónica Prato/@mónicaprato. 

Hoy en “Finanzas para todos”, te enseñaremos a cuidar tu dinero con un buen presupuesto.

¿Sientes que el dinero no te alcanza?

¿Al final de mes no sabes en que lo gastaste?

No importa cuánto ganes sino te ciñes a un presupuesto, sino te organizas sino lo respetas se te va a ir.

Por eso te afirmo que no es cuánto te ingresa,  es como administras lo que ganas.

Todo parte del presupuesto, por ello te invito a llevarlo mes a mes con determinación, lo puedes hacer en una hoja de Excel, en un app o simplemente en cuaderno. 

Para ello es importante que detalles todos tus gastos, mientras más específico mejor. Aunque haya pagos que hagas de manera anual te invito a dividirlos entre los 12 meses y anotar lo correspondiente al mes.

Lo mismo realiza con tus ingresos. 

Al auditar mensualmente tus gastos podrás crear diversas estrategias que te permitan incrementar o disminuir el rubro que desees, con lo cual sentirás que el dinero se estira y te rinde mejor.

Esta técnica para mí es comparable a un semáforo:

Color rojo: si al revisar que tu gastos son superiores a tus ingresos, entonces revisa en donde te estas excediendo según tu presupuesto y realiza los ajustes que consideres necesarios

Color amarillo: aquí estarías como coloquialmente conocemos “tabla” lo mismo que ganas es lo mismo que gastas, aquí es cuando cualquier pequeño descuido puede llevarte al color rojo: gastas más de lo que ganas y de persistir esta situación puedes sufrir una sepsis financiera.

El estado deseado es el color verde: donde ganas más de lo que gastas y es aquí el momento adecuado para ahorrar e invertir, esto no hay que dejarlo a la casualidad hay que ser intencional para llegar a este nivel.

No es cuestión de ser tacaño como algunos pensarían, es administrar mejor los recursos y ante eso el presupuesto es el formato estrella que te ayuda a planear y planificarte mejor.

Una buena salud financiera depende de administrar mejor tus recursos más allá del dinero que ganas.

¡Abrazo de corazón a corazón!

La ilusión del control.

Alice Carolina Ortiz/ @emofinanzas

Hoy en “Finanzas para todos”, traemos a colación el tema: LA ILUSION DEL CONTROL, la cual definimos como la tendencia a sobreestimar nuestra capacidad de controlar los acontecimientos, incluso asumiendo la responsabilidad de unos resultados sobre los cuales no podemos ejercer mayor influencia. 

En materia de economía familiar o de finanzas personales es probable, que siguiendo las recomendaciones del “librito”, tales como: hacer inversiones diversificadas, mantener un seguro, contar con un fondo de emergencia, tener algo de liquidez, y todo lo anterior te permita mantener la ilusión del control y “sientas” cierta estabilidad y tranquilidad financiera.

Sin embargo nada es seguro, todo puede cambiar por un sinfín de causas, riesgo político, riesgo país, desastres de diversas índole, pérdida de empleo, entre muchas otras situaciones. 

Piensa en el camino que sigues a tu casa, es probable que creas que puedes controlar el tiempo en llegar, pero nunca lo sabrás, puede ser que estén reparando la calle, que se haya producido un choque o que la ruta tenga mayor tráfico que el habitual.

Cada día experimentamos situaciones donde ocurren acontecimientos que cambian para bien o para mal, nuestra realidad. Este es una gran reflexión para percatarnos de la gran diferencia entre nuestra capacidad de influencia con la de control.

La psicóloga Ellen Langer, quien dio nombre a este efecto, realizó el experimento en otros ámbitos de la vida. Dicho experimento versaba sobre un sorteo. A un grupo se les permitió elegir el número de la rifa, a otros se les asignó un número aleatoriamente. 

A continuación, se les ofreció la oportunidad de intercambiar los números. Langer, descubrió que aquellos que habían tenido la oportunidad de escoger los números estaban reacios a cambiarlos. 

Los participantes del experimento que habían elegido el número actuaron como estuvieron seguros que eran los ganadores. Y no querían realizar ningún tipo de intercambio o trueque. 

Las personas a menudo sienten que tienen control sobre lo que realmente poseen. La cotidianidad nos resulta cómoda y no queremos cambios; pretendemos en muchas ocasiones que nada ni nadie nos hagan salir de nuestra área de confort. Y en ocasiones enfatizamos que “es mejor quedarnos como estamos”, que considerar evaluar cómo podemos mejorar cualquier área o aspecto de nuestra vida, en el caso que nos ocupa, nuestra área financiera. 

Nos convencemos automáticamente que la forma y manera de manejar nuestros ahorros e inversiones es la mejor, así tenemos la ilusión del “control”. 

Que la empresa en donde trabajamos cierre y nos despidan escapa a nuestro control, cambios sociales o económicos globales escapan a nuestro control, las conductas de los demás escapan a nuestro control, el que nos sobrevenga una enfermedad de repente escapa a nuestro control, y, así, la lista podemos ampliarla hasta donde queramos. Pero nos reconforta la sensación de que tenemos todo bajo control. Esta ilusión nos proporciona seguridad y nos aleja del miedo a lo que desconocemos, nos aleja del miedo al cambio. Nos gusta suponer que el futuro se adaptará a lo que ya conocemos y sabemos, más o menos, gestionar. Pero cuando la realidad se muestra en situaciones que escapan a nuestro control, es cuando necesitamos la capacidad de adaptación.

En fin, suele resultar muy difícil cambiar lo que se ha elegido, y eso aplica hasta nuestra manera de manejar nuestras finanzas, a pesar de que en el camino se te presente la posibilidad de mejorar y obtener una cartera mejor diversificada que te ofrezca una mayor probabilidad de alcanzar los objetivos, puede ser que no te interese porque no deseas mayores cambios. 

             La vida en infinidad de ocasiones, nos dice que lo único permanente es el cambio. Nada es seguro, la vida es y será impredecible. 

No caigas en la “ilusión del control”.

Éxitos.

DILE NO A LAS COMPRAS EMOCIONALES

Mónica Prato/@monicaprato

Hoy en finanzas para todos reflexionaremos sobre la importancia de evitar compras innecesarias que no suman a tu bienestar emocional y financiero.

Son multipliques las ocasiones que nos endeudamos sin una necesidad real, porque pensamos «me lo merezco», «para ello trabajo», y un sin fin de justificaciones más.

Ahora bien, mi invitación antes de salir de compras es que te sientes a reflexionar y pregúntate:

1) ¿Lo necesito?

2) ¿Realmente lo voy a usar?

3) ¿Puedo usar algo que ya tengo?

Estas preguntas te ayudarán a determinar si lo que vas a comprar te dará satisfacción inmediata o si por el contrario a largo plazo te brindarán mayor estabilidad y sosiego.

En revisión con muchos de mis clientes, me he percatado que terminan comprando cosas que no necesitan para impresionar a personas o para llenar vacíos emocionales que tienen en su niñez. 

Una vez pasado el periodo de emoción por el cual compraron lo que compraron vuelven a sentir ese vacío que sentían antes de comprar, cayendo en un ciclo sin sentido que solo causa  deudas y tristezas y que afecta directamente a tus finanzas.

Para salir de ese ciclo, es recomendable preguntarte: 

Dentro de 5 años ¿cómo me gustaría que fuese mi vida?

La respuesta que consigas acá será la verdadera razón para evitar fugas de dinero que te alejan de tus sueños.

Por eso, si quieres tener unas finanzas conscientes las decisiones que tomes hoy deben acercarte a todo aquello que tú deseas alcanzar los próximos años de tu vida.

Mantén presente esto en tu día a día: 

El ayer es un cheque cancelado,

el mañana una promesa de pago,

el hoy es pago al contado,

adminístralo con sabiduría

CONTROL DE NUESTRAS FINANZAS

Alice Carolina Ortiz/@pasionpaisemofinanzas

Hoy en Finanzas para Todos, reflexionaremos sobre lo vital del control de nuestras finanzas, pero desde una mirada apreciativa y positiva, no como una obsesión o motivo de stress y generación de cortisol. Hay un ejercicio muy simple, pero contundente, y es el de anotar un mes (solo un mes) absolutamente todos nuestros gastos, pero cuando indicamos todos, son todos, para precisar qué estamos haciendo y dónde va a parar nuestro dinero. Sin duda este trabajo, debe ejecutarse sin que genere una psicosis de control que no conduce a ningún sitio. 

Dicha actividad permitirá poner en blanco y negro, donde estás los “desagües” y tomar ciertas decisiones. Tú establecerás cuando haces la tarea y cuando la vuelves a repetir, pero siempre para tu conveniencia y bienestar, que es el objetivo de tu planificación financiera, tener tranquilidad en esta área de nuestra vida.

Conversaba esta semana con una amiga, quien tiene dos trabajos y me decía, que sus ingresos no le daba para ahorrar absolutamente nada. En nuestra conversación, mujeres al fin, incluimos el tema de los tratamientos de belleza, ya que viene diciembre y se acerca su cumpleaños. Sin duda el que trabaja y se esfuerza, es merecedor de los “premios” o merecimientos con lo que sueña, la vida es una y estamos aquí para disfrutarla, y aún más cuando nos referimos al producto de nuestro esfuerzo y nuestros compromisos y obligaciones nos permiten este tipo de gastos. Sin embargo, su conversación giró hacia algo más profundo, se debatía con su conciencia o su buen criterio entre la necesidad de ahorrar o hacer alguna inversión que le diera un dinero extra (dinero pasivo). 

Buscar la media, el equilibrio, en esta situación no es fácil, más complejo aún en un país con las características económicas que tenemos. 

Le compartí lo que personalmente hice en el mes de septiembre, un ejercicio revelador, que hago una o dos veces al año. 

Anoté absolutamente todos los gastos realizados durante el mes. Cuando realizas un trabajo como este, bien sea en una hoja de papel, en una tabla Excel o en tu celular, te permite darte cuenta, (no hay nada mejor en la vida que darnos cuenta), de cualquier exceso y concientizarlo. 

La larga lista del mes se la mostré a mi esposo, quien con “algo de indiferencia” (por lo larga) la medio leyó y sin prestar mucha atención, la justificó argumentando que el mes pasado tuvimos muchos gastos extras. Si, efectivamente, gastos extras, pero que sumaron muchísimo y que no estaban contemplados en ninguna parte. Regalos de cumpleaños; salidas extras; el daño en el tanque de agua; el repuesto del carro. Efectivamente fue así, pero si no quieres tocar el fondo de emergencia (porque no son verdaderas emergencias), ¿qué debes hacer?, Se me ocurre que tal vez que puedas hacerte unas preguntas cómo estas: 

•          ¿Cuántas horas de trabajo tengo que realizar, para cubrir estos gastos?

•          ¿Qué parte de mi sueldo o de ingreso se “cuela” en estos gastos que no puedo calificar de irrelevantes pero que hacen merma en mi ingreso mensual y por ende en mi patrimonio y mi estabilidad financiera y emocional? 

•          ¿Cómo me percato en el momento que estoy ante un gasto innecesario?

•          ¿Cómo llevar ese control periódico de nuestras finanzas?

A continuación algunas ideas básicas de educación financiera: 

1.- Necesitas una meta. Tuya, personal o de tu grupo familiar. Puede ser ampliar tu emprendimiento; abrir una cuenta para tu jubilación; comprarte tu vivienda, terminar tus estudios. La que sea. Debe estar previamente determinada. Caso contrario, sin enfoque resulta muy difícil llegar a alguna parte. 

2.- Salir de deudas. Procura no contraer más de las que puedes cubrir sin que te generen preocupación. Obvio si es algo de salud, un odontólogo, tienes y debes endeudarte. ¿Pero es indispensable el tratamiento de belleza, Por ejemplo? 

3.- Control periódico de tus finanzas, no obsesivo, pero si un seguimiento continuo. Existen infinidad de herramientas en el mercado para controlar tus finanzas. Si la quieres simple, desde una libreta de papel, una hoja de cálculo. Lo importante es que hagas una planificación financiera, que la vayas ajustando en el tiempo, donde periódicamente supervises tu capital, tu patrimonio (tus activos y tus pasivos). 

¿Control de tus finanzas?, Si puedes. Se logra como todo en la vida, prestando atención, dedicándole tiempo, revisando y cuidando tus recursos. 

Éxitos.

CUATRO HÁBITOS DE PERSONAS CON INTELIGENCIA FINANCIERA.

Mónica Prato/@monicaprato

Hoy en Finanzas para todos, revisaremos cuatro (4)  hábitos de personas con inteligencia financiera.

Si revisas la vida de los personajes más exitosos de la historia, te darás cuenta que se repiten los mismos hábitos.

Ahora bien, para que una acción se convierta en un hábito es indispensable que la llevemos a cabo de manera regular, que se incorpore en nuestro diario vivir y que sea tan fácil y simple para nosotros como cepillarnos los dientes.

Para cumplir estos hábitos hay un ABCD poderoso que me ha ayudado y deseo compartirlo contigo.

1.         Aceptación: reconoce tus fortalezas y limitaciones.

2.         Benevolencia: si por alguna circunstancia decaes en cumplir alguno, examina que te está deteniendo, aplaude tu avance y retoma el proceso.

3.         Compromiso: cásate con tu  propósito de vida y objetivos. No descanses hasta alcanzarlo. 

4.         Disciplina: aún sin ganas de realizarlos, te invito a rememorar todos los beneficios que ha traído a tu vida el haber sido constante en algo y toma de allí la fuerza y motivación que seguir.

Si estás en un momento de transformación en tu vida personal o profesional, te sugiero comenzar a realizar uno de estos hábitos:

          Lee 30 minutos diarios. Conectarás con nueva información y mentores que te llevarán a tu siguiente nivel.

          Haz presupuestos mensuales. Te permitirá conocer cuánto dinero requieres para honrar tus compromisos. Así como, el porcentaje de ahorro e inversión.

          Visualiza un objetivo claro. Ve y siéntelo como si ya estuviese realizado. Es importante tener coherencia entre el pensamiento, palabra, acción y vibración para manifestar lo que queremos.

          Realiza mejores preguntas. No te conformes con una sola pregunta, haz varias hasta dar respuestas a las que consideres más importante. Como “bono”  te dejo estas preguntas que puedes hacerte:

1. ¿Cómo puedo mejorar las cosas?

2. ¿Cómo ayudo a elevar la calidad de vida de otras personas?

3. ¿Cómo puedo hacer crecer el dinero que tengo?

4. ¿Qué requiere mi negocio o mi trabajo para crecer?

5. ¿Qué elijo hacer diferente a lo que ya vengo realizando?

Al responder estas preguntas es como cuando desbloqueas un nivel en tu juego favorito. Avanzas al escalón superior de enseñanza.

          Elige socios y personas correctas que estén alineados en intención y donde puedan compartir sus propósitos de vida.

Una sociedad es como un matrimonio donde debe haber equilibrio y correspondencia para que todo pueda fluir. De lo contrario será un verdadero caos que retrasará todo tu proyecto.

Una clave fundamental es comenzar con un hábito a la vez, pues de lo contrario puedes llegar a abrumarte, cansarte y abandonar.

Recuerda cuando niños empezamos a rolar, luego gateamos, caminamos y de último corrimos y en cada etapa exijamos más que la anterior. Lo mismo harás con cada hábito que decidas incorporar a tu vida.

Muchos piensan que les hace falta tener una gran suma de dinero para poder cumplir todo lo que desean, de ser así los jugadores de lotería o los herederos de grandes fortunas estarían dando de qué hablar en positivo. La verdad, solo necesitas inteligencia financiera.

Mientras más incrementes está inteligencia será fácil resolver problemas relacionados con el dinero y tomar decisiones que afectarán nuestras finanzas.

El dinero puede ser una fuente de alegrías o de preocupaciones según la relación que tengamos con él. Lo que es realmente importante no es la cantidad de dinero que tenemos, sino cómo lo administramos.