fémina/pasión país

CINEASTAS VENEZOLANAS ABREN ESPACIOS PARA LAS MUJERES.

Inés Muñoz Aguirre

ELLAS van y vienen a través del celuloide: escriben, dirigen, actúan. Hacen de la historia, una historia de otro mundo, porque una vez filmada se podría decir que es eterna y todo lo eterno o con posibilidades de serlo pertenece a otra dimensión.  Para algunos, el papel protagónico de la mujer en la industria cinematográfica se logra a fuerza de preferencias, favores o cuotas para quedar bien con aquellas que exigen la presencia de la mujer en la industria. Los “favores” salieron a saltar con las voceras del Me too, pero también es cierto que son muchas las mujeres que se han ganado su puesto gracias al estudio y al trabajo.

El Goethe-Institut Venezuela junto con la Fundación Trasnocho Cultural y el apoyo de la Delegación de la Unión Europea en Venezuela decidieron en el mes de marzo celebrar a la mujer como protagonista y creadora con una selección de títulos de factura alemana, e invitaron a un Cine Encuentro, moderado por José Pisano, con la participación de dos representantes del cine hecho por mujeres. 

Ellas fueron: Mariana Rondón, directora de cine, guionista y productora venezolana, conocida por su largometraje de ficción Pelo Malo (2013). Su más reciente proyecto Zafari (2020) estuvo presente en el Talent Projekt Market de la Berlinale de este año y Malena Ferrer, directora de cine y docente venezolana, quien estrenó en 2019, Adam, su más reciente proyecto, un cortometraje documental que sigue a la joven gimnasta venezolana Gabriela Adam.

Sus voces hicieron eco para expresar como se han involucrado con lo que hacen teniendo presente la importancia de su posición y de la visión que tienen de lo femenino en el cine. 

MARIANA RONDON DESDE SU ACTITUD REFLEXIVA.

Mariana Rondón expresó como desde muy joven cuando visitaba la Cinemateca Nacional, la marcó el cine alemán. No olvida Las dos hermanas alemanas de Margarethe von Trotta, sobre la que se reconoce impactada: “dos personajes femeninos en una dimensión tan profundo y radical y mi visión en ese momento fue plantearme que tan lejos se puede llegar en el cine”. 

Las hermanas alemanas, fue una pelicula muy premiada y polémica, estrenada en 1981que obtuvo el León de Oro a la mejor película, pero ademas obtendría   el primer premio de interpretación femenina en el Festival de Véncela y el premio especial Villegas López en la última Semana Internacional de Cine de Valladolid. Margarethe von Trotta ya había realizado El segundo despertar de Christa Klages(1977) y Hermanas, o el balance de la suerte (1979)

Mariana Rondón expresó: “No soy una gran analista de las películas, me gusta que ellas me roben, me da pánico descubrir el truco que usamos los directores, me gusta ser ingenua ante la pantalla, unas pantallas que ahora son chiquitas y que ya no invitan a tanto”.

Cuando se habló sobre la forma de trazar su camino en el cine reconoció sentirse muy afortunada. 

“En mi escuela de cine habíamos muchas mujeres, Solveig  (refiriéndose a Solveig Hoogesteijn) había hecho la película más taquillera del país, Margot ( Refiriéndose a Margot Benacerraf)  y Fina  (Refiriéndose a Fina Torres)  se habían ganado importantes premios. Soy de una generación que tengo la suerte de que nos precedían mujeres que habían hecho cosas adelante. Además, había un movimiento gremial, logros, un ideal construido. Eso lo celebro en los foros a donde voy, nosotras tuvimos esa gran suerte. Además de que es muy difícil encontrar en Latinoamérica, cinematecas con la historia que tiene la Cinemateca de Venezuela, y eso se lo debemos a Margot.  Recuerdo además su apoyo cuando me dio el cheque de un premio que acababa de ganar para que yo pudiera terminar una película. Yo he sido una privilegiada, soy producto de todo esto. Y cuando vienes de un mundo como este creo que nadie se atreve a tratarte de la manera que no es.

 Claro que he conocido machistas, hay áreas en el cine donde parece que no te dejan pasar, como la cámara por ejemplo, pero en la medida en que nosotras digamos a las mujeres que vienen detrás que pueden hacer lo que quieran, abriremos más espacios”.

Abordado de esa manera el tema femenino Mariana Rondón señaló que “ la mejor manera de ver a una mujer es verla como ser humano, desde lo mas complejo y perturbador hasta lo que no nos guste, porque cuando te vas a lo idílico para ver si están tratando bien a una mujer en cine, puede ser peligroso. 

Hemos trabajado mucho con mujeres, no por feminismo, si no porque son excelentes profesionales. Debo decir que en ese sentido no he tenido problemas con los hombres por el contrario, recuerdo que haciendo Pelo malo, tuve problemas con los técnicos porque creo que los afectaba más la homofobia que el que estuvieran trabajando con mujeres en distintos puestos”. 

Ya refiriéndose al tema de las cuotas que se establecen para dar cabida a la mujer, Mariana Rondón expresó que “ Eso de entrar a un festival para cumplir con una cuota me parece terrible, porque yo trabajo lo suficiente como para tener un proyecto lo más sólido posible sin que me tengan que dar un espacio por ser mujer.  En ese sentido uno de mis objetivos hoy en día es trabajar por un mundo más abierto para que las chicas jóvenes venezolanas que quieren hacer cine afuera y que además están sin país, tengan mayores oportunidades”. 

Mariana Rondón anuncia desde ya su nueva película Zafari, una historia dura que protagoniza un hipopótamo  en medio de la escasez de alimentos en Caracas. Su propuesta comienza a ganar premios ya que ha resultado ganadora del nuevo WCF Europe – TFL Audience Design Award! Lo que implica una capacitación intensiva sobre distribución internacional para proyectos de largometrajes.

MALENA FERRER DESDE LA EMPATÍA

Malena Ferrer en su participación diseccionó el tema de la mujer en el cine, y se refirió a que generalmente el personaje femenino es creado por hombres, y que es desde esa premisa desde donde hay que reconocer que hoy en día la participación de la mujer ha dado características al personaje femenino, cada vez con mayor potencia y entusiasmo. “Trabajamos para construir identidades mucho más variadas que las que hemos venido viendo. Las mujeres siempre se involucraron en el cine pero hemos sido omitidas en la historia. Hay unas grietas. En un sistema tan acostumbrado al poder yo veo con dificultad un cambio amable por eso siempre hay que reclamar y observar”.

A Malena Ferrer le correspondió analizar tres títulos presentados en el ciclo del Trasnocho

El matrimonio de Maria Braum de 1979, About a girl, de 2014 y  el documental El Milagro de Taipei, películas que presentan mujeres de distintas épocas de Alemania, para cuyo análisis Malena recurrió a la voz feminista de Marcela Lagarde y de los Ríos quien habla de las mujeres como: Seres para los otros. Ya que ella dice que los estereotipos tradicionales marcados por la condición patriarcal de la mujer definen a las mujeres como seres para los otros, estructuradas por la sexualidad, el trabajo y la subjetividad enajenadas para dar vida, sentido y cuidado a otros.

Ferrer habló de los tres personajes femeninos de las películas que le tocó revisar: María en el Matrimonio de María Braun, de Charleen en About A Girl y  Anne del Milagro de Taipei.  “Ellas son las mujeres protagonistas, las que ratifican que ninguna mujer vive en correspondencia con los estereotipos tradicionales y que la modernidad ha significado cambios profundos. 

En conclusión Maria aun volviéndose económicamente independiente logra su sobrevivencia instrumentalizando su cuerpo y anhelando el restablecimiento del canon del matrimonio. Aun consiguiendo su deseo es castigada con la muerte. Puede parecer una resolución moralista.

Charleen aun tan joven que se permite cuestionar la estructura tradicional que la rodea. Aun con esta idea existencial muy atribuida a genios y artistas masculinos, su cura es el amor romántico heterosexual y la conciliación de sus roles: hija, hermana, nieta y amiga.

En el caso de Anna y sus colegas, son tratadas en su dimensión de atletas. 

Malena Ferrer expuso en un lenguaje claro y sencillo que las categorías que propone Marcela Lagarde en sus estudios feministas como patriarcales o tradicionales,  existen en el discurso justo para dudar de ellas”. 

En conclusión vía tres películas  y vía tres personajes, esta cineasta venezolana coloca sobre el tapete la importancia de cuestionar, de la pregunta y la respuesta, de la duda, reconociendo además que la mujer venezolana en la industria del cine, se ha sabido ganar un lugar:

“Creo que en Venezuela hay una tendencia mayoritaria en lo niveles de producción, las productoras son las mujeres porque somos ordenadas, usamos resaltador y escribimos bonito, pero no se trata solo de eso, hay un trabajo serio y constante. Hay cada vez más un mayor desempeño. Es que cuando suena la campana es un sol que no puedes tapar con un dedo”.

Si desea ver la participación completa de estas directoras puede hacerlo por el canal de YouTube del Trasnocho cultural.