entrevistas

                                    Seis hadas madrinas llegaron a la OSV con la poderosa varita del voluntariado  

Desde hace un año, la Sociedad Civil “Amigos Sinfónicos” ha logrado refrescar, dinamizar y poner a vibrar a la orquesta más longeva del país, gracias a gestiones creativas, así como una mayor obtención de aportes del sector público y privado. Este jueves 16 habrá celebración para reconocer los primeros logros, y será con un concierto dirigido por el maestro Christian Vásquez, el flautista Huáscar Barradas como solista y la participación del cuatrista Isidro Landaeta y del bajista Nelson Echandía  

CHEFI BORZACCHINI

No son músicos, pero sí tienen una gran sensibilidad; no trabajan en el sector cultural, pero aman el arte, y no son especialistas en alianzas, pero creen en el emprendimiento y en el crecimiento del voluntariado en Venezuela. Son seis venezolanas de diversas profesiones y oficios – economista, especialista en industrias, fisioterapeuta, diseñadora, administradora, educadora – quienes al conocer de cerca la dura situación que vivió la Orquesta Sinfónica de Venezuela luego de la pandemia, decidieron unirse para crear una Sociedad Civil sin fines de lucro que apoye a la agrupación orquestal más longeva del país.

El maestro Christian Vásquez volverá a dirigir a la Sinfónica de Venezuela este jueves 16 de marzo en el Colegio San José del Ávila.

María Estrella León de Iraguen, directora de Amigos Sinfónicos, y Pedro González Amaya, presidente de la OSV, narran lo que ha sido este primer año de acompañamiento, soporte y amistad con la orquesta fundada un 26 de enero de 1930 por 26 músicos y el Maestro Vicente Emilio Sojo, quien fue el primer director titular de la OSV.

Amigos Sinfónicos celebra este jueves 16 de marzo, a las 7:00 pm, sus logros de estos 12 primeros meses de actividades y lo hará con un concierto que también representa la creatividad, apertura y renovación de la OSV, porque incluye a dos jóvenes músicos venezolanos de éxito internacional: el maestro Christian Vásquez, al frente de la orquesta, y al flautista Huáscar Barradas como solista, así como la participación del cuatrista Isidro Landaeta y del bajista Nelson Echandía. El programa musical expresa el título del concierto – Entre dos mundos – es también una muestra de frescura y de la intención de nuevos públicos:  Sinfonía de la Danza de West Side Stories, de Bernstein; Fantasía sobre temas de la ópera Carmen, de Bizet, y música popular venezolana y latinoamericana con temas como El CatireEl Día que me quieras, Buscando Guayaba, Matildelena, entre otras serán interpretadas.

Un “bálsamo” para la OSV

En la historia de la orquesta – faltan 7 años para que celebren un siglo – no hay antecedente de una organización o figura legal que apoyara a la OSV, que se encargara de alianzas, donaciones y relaciones con audiencias y sociedad civil para apoyar el crecimiento de la orquesta en diversos aspectos, como sucede con las grandes agrupaciones, compañías e instituciones culturales en el mundo. Si bien ha tenido la contribución de individuos, empresas, y del Estado venezolano, que en diferentes etapas han procurado la existencia, y en otros momentos la sobrevivencia de la orquesta no había tenido una plataforma aliada.

– ¿Cómo se inició esta experiencia entre unas voluntarias y la orquesta? preguntamos a su presidente. 

Las seis fundadoras de Amigos Sinfónicos con el maestro Christian Vasquez.

– Esto ha generado un shock muy positivo en la orquesta, pues nosotros estábamos en medio de una situación muy dura. Finalizando la pandemia, en diciembre de 2021, cuando hicimos Cascanueces, no sabíamos qué iba a pasar con nuestra orquesta. Incluso, no sabíamos si íbamos a volver a reunirnos; tuvimos que hacer un llamado a ver cuántos músicos se iban a reintegrar a esa convocatoria y fueron 60; entonces supimos que la institución estaba viva todavía, pese a una situación económica y social muy pero muy difícil. Y no solo era solamente lograr que 60 músicos estuvieran dispuestos a mantenerse en la orquesta, sino el tema era cómo mantenerlos activos y seguros y con un sueldo, mínimo, porque además persistían las medidas de bioseguridad, explica Pedro González.

-Por su parte Estrella León comenta: “La primera reunión que nosotros tuvimos con Pedro fue a principios del 2022 y él nos cuenta esa situación. Nos expone ese momento crítico y fue muy emblemático ese momento. La verdad es que al ver nosotras la mística de la orquesta y de sus integrantes, ello nos movió a movilizarnos para ayudar. En esa reunión éramos seis amigas y seguimos juntas, pero estamos creciendo.

– ¿Cuál y cómo ha sido el impacto de Amigos Sinfónicos en la OSV?

– Yo veo el impacto de Amigos Sinfónicos desde varios puntos de vista, principalmente desde el artístico, explica Pedro González. Amigos Sinfónicos ha sido un bálsamo que ha recibido la OSV. La orquesta se ha visto involucrada en proyectos importantes y atractivos que atraen a un público amplio. Desde el punto de vista económico, esos proyectos generan dividendos, y esos recursos son repartidos y entregados a los músicos. Estando prácticamente en cero, nuestros músicos ahora están recibiendo más apoyo y eso es lo que hace que el artista se sienta estimulado, porque los músicos necesitan comer y tener recursos materiales que les permitan vivir un poquito mejor. Siempre cuando converso con mis amigas, les digo que esta es una primera etapa, pero estoy seguro de que en el futuro, en una segunda etapa, pensamos que conseguiremos aportes de grandes empresas y patrocinantes muchos más importantes y constantes.

Nuestro gran flautista Huáscar Barradas será el solista de lujo del Aniversario de Amigos Sinfónicos

– ¿Cuál es la cercanía que estás “Hadas Madrinas” tienen con la música?, preguntamos a Estrella León.

-Es importante que preguntes eso, – dice Estrella León-, porque ninguna tiene cercanía con la música, pero sí muchas ganas de ayudar. Creo que el tema de la música en Venezuela es parte de nuestro ADN y está en el colectivo y en la sociedad venezolana de una manera muy significa, en parte por la gran obra del Maestro Abreu, porque el Sistema y sus éxitos nos ha marcado a todos; además, la OSV es Patrimonio Cultural de la Nación y nos preguntábamos todas: ¿y cómo se va a perder esta obra?

-Sin embargo, Venezuela no tiene una sólida cultura del voluntariado, lo cual contrasta con el corazón abierto y solidario de los venezolanos. ¿Crees que la iniciativa de Amigos Sinfónicos se multiplique y replique mucho más en el sector cultural?  

-Ese es un tema interesante, y yo coincido contigo y creo, al igual que tú, que se ha elevado el nivel de consciencia de lo que es y debe ser el trabajo del voluntariado en Venezuela, opina Estrella León. En nuestro país nos sigue faltando mucho por recorrer en ese tema. Por las grandes crisis que hemos tenido, sí creo que era y es necesario que se despierte esta cultura.  Durante los últimos años, han surgido emprendimientos de todo tipo, sobre todo económicos, pero nos siguen faltando más emprendimientos en el sector de las artes. Te diría que casi todas hemos tenido contacto y participación con acciones de voluntariado y eso nos animó y motivó a dar este paso de crear Amigos Sinfónicos.

Las “Hadas Madrinas” siguen creciendo

La aspiración de estás 6 venezolanas es seguir creciendo en todos los sentidos. Durante estos meses -y esperan que el concierto de hoy, Entre dos Mundos, se una oportunidad de captación tanto de voluntarios y patrocinantes-, se han unido otros amigos comprometidos. En cada concierto se van sumando más Amigos Sinfónicos, que sienten la disposición de ayudar. Y el trabajo de estás “hadas madrinas” ha dado sus frutos y se ha hecho notorio más allá de patrocinantes y aliados. 

– ¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con músicos?, le preguntamos a Estrella León.

edro González Amaya presidente de la Orquesta Sinfónica de Venezuela

– Estoy convenida de lo positivo que ha sido la experiencia, porque la receptividad que hemos tenido, el cumplimiento y el nivel de compromiso que hemos tenido de los músicos y de la orquesta para cumplir con todos los proyectos que hemos planteado, ha sido maravilloso. Y eso tiene que ver con el ánimo y el estímulo que se siente en los integrantes de la orquesta. Ha sido una experiencia que nos ha animado a seguir trabajando. Y todo va de la mano: los músicos son los que hacen el trabajo y sin la participación y la dedicación de ellos, pues nosotras, por mucho que inventemos, no pasaría nada.

– ¿Cómo ha sido la interacción entre Amigos Sinfónicos y la OSV en la definición de la programación, más allá de los conciertos habituales?

– Ha sido muy estimulante y respetuosa pues hemos constatado la versatilidad de la orquesta cuando les planteamos un proyecto, por ejemplo, la OSV que es académica, ha estafo abierta a mostrar más allá de su repertorio regular, por ejemplo, un día se nos ocurrió decirles: vamos a hacer un concierto dedicado a los temas de 4040, y otro día el concierto de A todo Volumen Sinfónico. Y en muchos otros la orquesta ha estado dispuesta a asumir esos retos. Hacemos un trabajo creativo y al mismo tiempo gestionamos recursos, hacemos una gestión de acercamiento con el sector privado y luego de eso pensamos en una programación diferente, que seduzca a los patrocinantes y acerque a otros públicos y a una mayor audiencia, explica Estrella León. Buscamos espacios emblemáticos, atractivos y que la audiencia tal vez no conoce, y esto es algo que así también parte del éxito, dice Estrella León.

El impacto de Amigos Sinfónicos se ha sentido también como un proceso de renovación en el que se encuentra la OSV, según explica Pedro González, quien comenta además, que el promedio de edad actual de la orquesta está entre 30 y 35, ya que las sillas de muchos músicos de edades avanzadas que la integraban – y que por su edad han migrado a reunirse con sus hijos en el exterior o se han retirado – han sido ocupadas por músicos jóvenes, con una formación que se alinean tanto con repertorios de la música clásica y académica, así como de géneros populares.

Entre los logros de Amigos Sinfónicos durante su primer año de gestiones, pueden contarse 9 conciertos y presentaciones, a casa llena, entre ellos:  Concierto de Gala Allegro, en la Quinta Esmeralda; El Mesías, de Haendel,  en la Iglesia Don Bosco; Concierto del Día de las Madres en la Escuela Campo Alegre; Cuando Los Grandes se Juntan, en la sede de El Sistema; La Orquesta Sinfónica de Venezuela al Son de 4.40, en la Quinta Esmeralda; El Réquiem, de Mozart, en la Catedral de Caracas; La OSV en el Parque, realizado en la Concha Acústica del Parque Francisco de Miranda; A Todo Volumen Sinfónico; y presentaciones de la orquesta en Giras Pedagógicas de las Regiones, la primera visita fue en Guárico con la Orquesta Sinfónica de Guárico; y para cerrar el 2022, el Concierto United in Excellence, en la Escuela de Enfermería de la UCV.

Y con la impronta y el compromiso de continuar fortaleciendo la relación entre la empresa privada y todos los sectores del país en apoyo a la cultura en Venezuela, este jueves 16, la recaudación que se haga por el concierto Entre dos Mundos, será donada una parte a la OSV y otra parte para contribuir con los trabajos de restauración del Colegio San José del Ávila, una edificación centenaria en la que estudian más de 500 niños. Y quienes deseen contribuir con esta hermosa causa pueden adquirir sus entradas a través de la cuenta IG de Amigos Sinfónicos@amigossinfonicos.

Pacho Flores: Mi don es emocionar 

Es una oferta musical única y muy especial la que hace El Sistema este sábado 28 de enero, a las 5 de la tarde, en la Sala Simón Bolívar. Considerado como uno de los más grandes trompetistas del mundo en la actualidad, el venezolano, dirigido por el maestro Andrés David Ascanio y acompañado por la Sinfónica Juan José Landaeta, desplegará todo su virtuosismo con obras de Lindberg, Dukas y estrenará el Concierto para Fliscorno y Orquesta, de su cosecha como compositor.

CHEFI BORZACCHINI

FOTOS CORTESÍA FUNDAMUSICAL SIMÓN BOLÍVAR

I

Lo encuentro en una de las salas de la sede de El Sistema, “luchando” para poder cerrar una maleta mediana. Rápidamente alcanzo a contar como 7 trompetas y sus respectivas boquillas, tubos y otros accesorios. Cuando él logró cerrar el equipaje, respiró profundo porque el día apenas iba por la mitad: le esperaba el ensayo con la Orquesta Juan José Landaeta y el director, su amigo, excolega en la fila de trompetas en la Sinfónica Simón Bolívar, Andrés David Ascanio, quien este sábado lo dirigirá. Por el camino hacia la sala Simón Bolívar nos suelta su emoción por el reencuentro con su gente, donde apenas siendo un jovencito inició su formación como músico profesional, su fogueo orquestal y como solista: El Sistema de Orquestas y Coros.

“Para mí es un reencuentro hermoso, porque en El Sistema estamos viviendo un nuevo renacer, una generación completamente nueva. En este viaje haré un encuentro con estudiantes seguidores, ellos querían conocerme y yo a ellos. Porque cuando ellos comenzaron a estudiar trompeta ya yo estaba fuera del país”. 

Pacho Flores, ganador del Primer Premio en el Concurso Internacional Maurice André, la competencia más reconocida del mundo para ese instrumento; también premiado en el Concurso Internacional Philip Jones y Primer Premio en el Concurso Internacional Cittá di Porcia, está de nuevo en su territorio, pero siempre lleva a Venezuela consigo y está en constante comunicación con sus colegas músicos, venezolanos regados por todo el mundo que siguen colaborando y apoyándose mutuamente.

“Estoy feliz porque es una realidad que esta es la hora alta de los músicos venezolanos en el mundo, sobre todo de los directores y te puedo nombrar media docena que están teniendo un éxito muy notorio. Y ellos están apoyando a solista como yo y como Edicson Ruiz. El año pasado estuve tocando con Rafael Payares en Canadá y con Héctor Molina; este año toco con la Filarmónica de Los Ángeles, dirigido por Gustavo Dudamel, eso me tiene con gran alegría; también este año me dirige Domingo García Hindoyan. Estoy muy satisfecho de que estás colaboraciones se den, porque además yo he animado a muchos de mis compatriotas músicos para que programen en sus conciertos música venezolana y lo están haciendo con mucho amor”.  

__________________________________________________________________

II

Resumir los momentos más importantes de su vida artística, nada más que en 5 episodios, le fue difícil. No porque esos momentos no los tenga claros. Es que, en el lapso de casi dos décadas, su talento innato, disciplina y estudio, y esa sencillez más allá de todo ego, lo han convertido en el trompetista más inspirador, el mejor del mundo. Y no es arriesgado decirlo: es un venezolano excepcionalmente triunfador. 

“Es una pregunta muy bonita esa que me haces, pero complicada. Voy a mirar en retrospectiva. El primer momento sin dudas, fue la primera clase de música que me dio mi papá, eso lo recuerdo en mis pensamientos como un tesoro. El segundo momento, el día que conocí a José Antonio Abreu eso a mi me marcó la vida y eso cambió completamente para mí el camino que iba a tomar y las oportunidades que he tenido desde ese 9 de septiembre de 1997. Otro momento importante: definitivamente el haber conocido a Vicente Honorato, fundador de Stomvi, ha sido fundamental para forjar fuertemente y consolidar las bases y los cimientos necesarios para poder hacer un aporte técnico y artístico en el mundo de la trompeta. El cuarto, es el día que conocí y gané el premio Maurice André, ese 18 de noviembre del año 2006.

“Y el quinto hito todavía sigue pasando, es parte de mi presente: que compositores como Arturo Márquez, Paquito D’ Rivera, Daniel Freiberg, Sergio Bernal, Roberto Sierra, Gabriela Ortiz, Christian Lindberg, entre otros,  y media docena más de compositores más, me estén escribiendo conciertos, gente muy importante que están creando obras para mí y que yo pueda estrenarlas y hacerlas parte del repertorio para trompeta”.

_________________________________________________________________

III

“Mi momento Kodak con El Sistema ha sido conocer al Maestro Abreu. Unos meses antes, yo había sufrido una operación bastante fuerte en las piernas, lo que me había imposibilitado moverme durante un año. Yo estaba en mi casa de Táchira, con todo el proceso de fisioterapias y recuperación, llevando desde allí mis estudios, muy solito. Estudiaba como un loco para poder conocer al Maestro y poder seguir aumentando el nivel técnico e interpretativo de la trompeta. Por eso digo que ese día, 9 de septiembre de 1997 – 9, 9 del 97-, ha sido clave en mi existencia. Me habían hablado de José Antonio Abreu, pero yo no le había puesto cara, no tenía la imagen de su rostro, no había visto ni una foto. Entonces para mí fue increíble cuando llegué a su oficina de las Torres de Parque Central y ver a una persona más bien de una estatura pequeña, pero claro, esa estatura no tenía nada que ver con la grandeza del Maestro. Y si ponemos una escalera desde la cabeza del Maestro Abreu hasta el cielo, seguramente que hay mucho menos espacio, muy poquita distancia, que si colocamos la cabeza de Michael Jordan al cielo. ¿Me entiendes? Yo estaba frente a un grande, grande”. 

“Ese primer encuentro fue tan impresionante para mí… Cuando el Maestro me escuchó tocando y supo mi historia, inmediatamente le dijo a mi padre que me tenía que quedar en Caracas, porque en dos días se iba a realizar el encuentro de la Orquesta Infantil de Venezuela, que estaban preparando para una gira a Italia y a Francia, y que a partir de ese momento yo iba a hacer el primer trompetista y solista de la fila de trompetas de esa orquesta. Desde ese momento más nunca volví a San Cristóbal, -claro solo de vacaciones-, mi papá se tuvo que regresar solo a buscarme ropa para el encuentro y yo me quedé en Caracas. Pensé que iba a hacer algo momentáneo, pero no: Abreu me cambió la vida; yo no sabía que en ese momento estaba forjando los primeros años de mi carrera, de mi formación profesional y que iba a ser mi residencia de 16 años en Caracas. En ese momento mi familia y yo aceptamos que mi vida había dado otro rumbo”. 

“Y, además, inmediatamente, como todo lo que ideaba el Maestro para sus muchachos, y lo que hacía por todos y cada uno de sus alumnos y de todos los integrantes de El Sistema, él me puso en contacto con un gran doctor, muy querido, a quien adoro con locura, como lo es el doctor Luis Parada, quien salvó mis piernas y tuvo esa misión de recuperar mis piernas. Ese es el milagro que El Sistema obró en mí”.

 IV

Tu arte, la crítica y el público te han colocado en un sitial muy alto entre los más importantes trompetistas de la actualidad. El legendario sello discográfico Deutsche Grammophon visualizó en ti al gran solista para grabar lo que ya van siendo 6 discos. Año tras año se afina tu virtud para interpretar, desde la música clásica a los compositores populares, aportando por igual sonidos nuevos, seductores y de hermosos colores. ¿Y qué dices tu Pacho, cuál crees que es tu mayor fortaleza como músico?

“Interpretar diferentes géneros ha sido uno de los temas que más me ha llamado la atención y ha sido un foco importante en mi formación. Nací en San Cristóbal y me formé con mi padre, Francisco Flores Díaz, quien era trompetista y director de la banda municipal de Táriba. Desde niño mi papá me decía que la música no tenía fronteras. Le gustaba mucho la disciplina y que yo me formara en un ambiente académico, pero al mismo tiempo le gustaba que yo tuviera la soltura de la música popular”.

“Pero allí no está tanto el secreto de la formación de un músico, sino en qué música consume, qué escucha. Puedo decir, gracias a ese acercamiento a todo tipo de música, que disfrutábamos por igual escuchar un danzón de Pérez Prado, escuchar a Beethoven o a Piazzola, eso era muy común en la casa, por ello me considero un músico versátil. Pero creo que mi gran fortaleza es el don de dar emoción, de emocionar en el escenario. Y es que yo soy el primero que me emociono cuando hago música”. 

V

La agenda de Pacho Flores está colmada de conciertos y compromisos artísticos hasta más allá del 2025. Algunos años de su periplo por el mundo ha ofrecido hasta más de 60 conciertos por año. Sin embargo, no se olvida de su país, de los jóvenes alumnos de El Sistema, es agradecido y tiene un compromiso con ellos. Es fundador de la Academia Latinoamericana de Trompeta. Cada vez que viene a Venezuela dicta Master Class y durante los ensayos da consejos y comparte su manera de hacer música. ¿Como docente, desde qué ámbito enseñas a tus alumnos y discípulos? ¿Qué es más importante para ti, enseñar la magia de la música o el virtuosismo de la ejecución técnica?

“Lo que te puedo decir es que uno de los aspectos que más me gusta enseñar a los muchachos es el de la emoción. Entiendo la música desde un punto de vista más melódico. Y como producción de belleza, me gusta trabajar la belleza del sonido en las voces que tiene cada instrumento de metal. Como la voz humana, pero la tenemos con el corno, con el trombón, etc. Enseñar desde una perspectiva de la belleza, cuando hay belleza ya entra el virtuosismo que no solo está los tempos vivaces sino en un adagio que es más lento. Eso es lo que me gusta aportarles a los muchachos. 

VI

Luego de ganar premios tan importantes creados para trompeta, de ser solista de importantes orquestas, dirigido por batutas reconocidas, de conquistar magníficas críticas y melómanos de todo el mundo gracias a tus 7 discos y con una agenda de conciertos que implican viajes de Europa a Asia y de allí a América, ser jurado y maestro, ¿en qué momento artístico te encuentras? 

“Este momento es muy bonito, en el que empiezo a disfrutar muchísimo la identidad y el arraigo de lo que llevo al escenario. Creo que es la hora en la que estoy recogiendo esa cosecha bonita, esa primera cosecha muy madura, muy sólida, de todos esos géneros que he investigado, que he aportado para los conciertos de trompeta con todos estos compositores tan importantes que me están escribiendo. Este es mi momento en el que estoy dedicando más a la creación para hacer aportes de nuevas obras y darle al mundo de la trompeta una voz nueva”.

“También es el momento en el que estoy recibiendo invitaciones de orquetas muy importantes; este año fui nombrado artista residente y voy a tocar con la Royal Liverpool, por ejemplo; el año pasado toqué con la Sinfónica de San Francisco; volveré a ser solista con la Orquesta Sinfónica de Galicia, que para mi es la orquesta más importante de España, y así mismo otras orquestas de Asia me están extendiendo invitaciones. Digamos que estoy en ese momento disfrutando de mi presente y estoy abonando para el futuro muchas ideas y proyectos”.

_______________________________________________________________

VII

Pacho Flores se ha labrado su propia fortuna artística. Sus virtudes artísticas y técnicas pueden abarcar repertorios y ritmos de varios géneros. Interpreta desde salsa, música popular de varios países, hizo serenatas, es un enamorado de la música venezolana -que la asume con igual rigor que la clásica-, y con un quinteto de metales que tenía en Caracas, tocaba un poco de jazz.  Pero la música clásica lo sedujo, secuestró su preferencia y su tiempo, y como un obsesionado permanentemente sigue buscando el sonido perfecto para la trompeta, una trompeta que habla, canta, que se le siente la alegría o la pena, tal cual la voz humana.

Como se sabe, Pacho Flores es artista exclusivo del legendario sello Deutsche Grammophon con el que ha grabado ya 6 discos. El primero, Cantar, con la Konzerthaus Orchester de Berlín y el director compatriota, el venezolano Christian Vásquez. Luego fueron grabados Adiemus ColoresEntropía,  FractalesCantos y Revueltas y el más reciente, Estirpe, lanzado al mercado en julio del año pasado. Pero la primera La trompeta venezolana, producido por el sello venezolano Guataca. ¿Cuál de estos discos te ha traído mayor alegría y cuál consideras que ha sido un aporte a la música?

“Cada disco es como un bebé que va a nacer. A cada uno se le da mucho cariño y se le dedica su tiempo. Cada disco tiene un proceso de pre-producción y una estrategia pensada y analizamos qué tipo de proyecto musical queremos sacar a la luz. El primer disco, Cantar, que fue mi debut con la Deutsche Grammophon me trajo muchas alegrías porque incluye música erudita, universal, y es un orgullo y me permitió poder mostrar mis cualidades de solista de alto nivel, ha sido muy bien criticado; el más reciente, Estirpe, con música latinoamericana, es también muy importante para mí porque allí se han incluido obras de Paquito D’ Rivera, de Arturo Márquez, de Daniel Freiberg y un tema mío, Morocota. Los próximos discos, los que están por venir, van a tener una línea más atrevida y presentaremos más compositores contemporáneos vivos”.

Además, Pacho Flores es un artista de la familia Stomvi, fabricantes de instrumentos liderado por su fundador Vicente Honorato. Pacho toca con instrumentos exclusivamente diseñados para él por esta reconocida firma y ​​participa activamente en el desarrollo e innovación de esas joyas. Y más: Pacho está cada vez más enfocado en la creación de nueva música tanto para su instrumento, como para orquesta. Ya tiene unas cuantas obras como la que este sábado 28 estrena en Caracas titulada Concierto para Fliscorno y Orquesta. ¿Te consideras un compositor ecléctico, en tanto que puedes atravesar creaciones que van del barroco a lo popular? ¿Cómo definirías tu estilo?

“Componer es una inquietud que he tenido toda mi vida, porque pienso que un artista se puede expresar de varias formas. Lo que me encanta de la composición es que está muy ligado a la improvisación. Cuando haces improvisación ya estás componiendo y luego se asienta en un papel. Antes de una obra con estructura, que tenga arquitectura, esa obra ya ha sido improvisada. Creo yo que lo más importante es el gusto y de lo que yo he escuchado siempre. Y en mi caso yo no sé cómo definir mi música, pero lo que sé es que tiene un sello de identidad bastante marcado con la música latinoamericana, la venezolana, soy un amante de la composición de las fugas, pienso que se me dan bastante bien. Y como me dijeron los maestros Paquito D’ Rivera y Arturo Márquez que les gusta mucho el estilo con el que estoy componiendo porque creen que ese camino que he escogido. Lo que más me gusta es que puedo innovar en el mundo de la trompeta y ha tenido mucha aceptación y me siento muy halagado por ello”.

___________________________________________________________________

Chaneton basa su éxito en el trabajo

Con su restaurante Mono en Hong Kong, donde la investigación no cesa, el chef venezolano conquistó una estrella Michelin y se ubicó entre los 50 mejores del mundo

Mayte Navarro

En Caracas, los interesados en la gastronomía, están emocionados, la razón es la visita de Ricardo Chaneton a su ciudad, donde comenzó a vivir la pasión que hoy lo hace todo un personaje.

Engrosó ese contingente que salió de Venezuela para crecer como profesional y enfrentarse al complejo mundo de los fogones. Formado en el Centro de Estudios Culinarios de San Antonio de los Altos, pasó al Le Gourmet, donde trabajó con el chef Tomás Fernández y de allí dio el gran salto a Europa para aterrizar en el restaurante de un referente de la cocina ibérica, Quique Dacosta, poseedor de tres estrellas Michelin, para luego llegar a ese lugar que ha dejado huella en su vida profesional y como ser humano, el Mirazur. Nuevamente ingresa a otro de esos templos reconocidos con tres estrellas Michelin, siendo su guía el chef Mauro Colagreco. Allí el joven Chaneton se impregna de lo que significa una cocina excepcional y pone a prueba su talento.

Pero su juventud le exige seguir creciendo y llegó a Hong Kong, un mundo y una cultura diferente, pero con una tradición gastronómica milenaria, donde comienza a dar muestra de su talento y capacidad creativa, al mismo tiempo que se desarrolla como un hombre de negocios, pues el mismo afirma: hay que tener los pies en la tierra, conocer el mercado para no abrir un local que esté condenado a cerrar al poco tiempo.

Ricardo Chaneton es el típico ciudadano del mundo ya que no se siente atado a un lugar, pero tampoco olvida sus orígenes, lo que ratifica al sostener que para él tiene sentido recordar de donde viene.

Su periplo por el mundo le ha enseñado cinco idiomas, así como el respeto al país que lo ha acogido y su vida ha girado alrededor de la cocina. España y Francia han sido su verdadera escuela y esos conocimientos lo llevaron a Hong Kong, metrópolis donde desarrolla su propia propuesta con el fin de conquistarla.

Explica que su menú comenzó siendo francés porque está consciente del interés que esa comida despierta en los comensales de la antigua colonia británica. A través de lo galo ha ido introduciendo lo latinoamericano y para ello, explica, busca esas referencias locales dada en la riqueza de sabores que se encuentran en la comida china.  Ese también es el camino para llegar a lo venezolano.

Tamales inspirados en la hallada venezolana

Ensayos y dedicación a crear platos que tengan alma y que hablen de experiencias es la ruta que transita Cheneton, quien ya ha dejado de ser una promesa en el mundo gastronómico universal. No se obsesiona, pero tampoco se conforma con lo bueno, sino que indaga más allá. En su búsqueda de la perfección sigue el camino de lo latinoamericano. Aspira colocar la mesa venezolana junto a la mexicana y la peruana. Nuestros platos reúnen condiciones para ello, afirma este joven que luce sin vanidad en su filipina la estrella Michelín que obtuvo para su restaurante Mono en Hong Kong y que se ubicó en el puesto 32 entre los mejores del mundo en el The World’s 50 Best Restaurants 2022.

Chaneton expresa su sentido de venezolanidad al apoyar a quienes producen alimentos. Fue muy claro al destacar que cuando se come en un restaurante y se va a pagar la cuenta, no sólo hay que pensar en el chef, sino en el agricultor que produce los vegetales, en quien cría con dedicación a los animales, en la brigada que sirve la mesa. Por ello no ha dudado en comenzar a comprar a los productores venezolanos, entre ellos a Sabores Aborígenes. También ha incorporado piezas de cerámica que hablan del arte de los alfareros locales, porque un plato también suma sabor ese alimento que en él se sirve.

El menú que preparará en Caracas está inspirado en los sabores de Mono. Se propone que sus comensales hagan un viaje a Hong Kong a través de esos platos.

Cocina para quien desea dejarse llevar, vivir en cada condumio una experiencia. Un menú, para él debe reservar gratas sorpresas y ser también un momento de aprendizaje. Aquí también refleja su capacidad de liberarse de fórmulas preestablecidas. Hay que respetar el producto y aplicar técnicas que lo hagan brillar.

Manifiesta su deseo de recorrer los mercados de Caracas, llevarse los colores y los olores que allí se encuentran. Estas visitas serán un verdadero ejercicio de estimulación a sus ya agudizados sentidos.

Para los dos menús que ofrecerá el 29 y 30 de julio en Moreno Restaurante, tiene una idea de lo que cocinará, pero poco a poco irá armando la minuta, ya seleccionó los ingredientes principales, ahora falta la puesta en escena porque para él, cada interpretación es una entrega diferente, pero igualmente apasionada y magistral. El 2 de agosto a las 3:00 p.m. participará en una tertulia en el Salón Naiguatá del hotel Tamanaco.

Chaneton le gusta cada día impactar nuestros sentidos, su tarea es transmitir, no sólo sensaciones, sino una idea, un concepto gastronómico. Para armonizar cada plato cuenta con los vinos de Pomar.

En el menú de Mono Hong Kong aparece la Arepa sifrina porque lleva caviar y unos tamales inspirados en la hallaca venezolana. Chaneton hizo mención de una crème brûlée con mango verde. Esperemos con que sorprenderá esas dos noches. Su objetivo es dejar sus recetas por largo tiempo en la memoria gustativa de los venezolanos

Ricardo Chaneton viene a mostrar que el talento no es cuestión de suerte sino de capacidad, paciencia, trabajo e inteligencia a eso se suma la pasión por un oficio. Bienvenido chef.

La pasión por el savoir faire

Rita Córdoba siente que nació para transmitir el sentido estético de la vida por eso regresa renovada e ilusionada a su rol de enseñar moverse tanto en una pasarela como en sociedad

Mayte Navarro

Las limitaciones sólo existen para quienes se trazan límites, por eso, aquellos que actúan y se liberan de los prejuicios a la hora de cumplir con sus objetivos no pierden vigencia. Ejemplo de ello es Rita Córdova, estrechamente vinculada al mundo del modelaje y fue una de las piedras angulares en la formación de estas profesionales en la época de los años dorados, como ella misma califica las décadas de los 80 y 90, cuando la publicidad era una industria exitosa y en Venezuela las productoras no se daban abasto. 

Rita Cordova. Foto de Mónica Trejo

Conversar con Rita es encontrarse con una comunicadora nata, que no caduca. Impecable en su vestimenta, dueña de un estilo propio donde las tendencias no le preocupan, amante de la naturaleza y con un dinamismo a toda prueba, revela que su sueño de continuar formando a modelos e impartiendo conocimientos sobre el comportamiento para triunfar está intacto y por ello regresa para rescatar esa profesión y mostrar a las más jóvenes como moverse y comportarse en sociedad para acertar.

Rita Córdova manejó Herman’s Institute y en 1975 fundó Rita’s International Model Agency – Institute, Caracas; Rita’s Valencia; Rita´s Miami.

Cuenta que la pasión por enseñar la heredó de su madre, Hortensia Arias, educadora de profesión. Llegó la hora de  inyectar valores por eso Rita´s ha realizado una alianza con el Centro de Arte y Aprendizaje Da Vinci, fundada hace dos años  con el propósito de mostrar el savoir faire, por lo que volverá a brindar a mujeres de todas las edades los instrumentos que les serán útiles en diversos momentos de sus vidas. Para ello se ha implementado un programa integral en inglés y español.

Cuando le preguntamos por los personajes que han recibido de ella formación como modelos subraya que estuvo vinculada por tres décadas con el certamen Miss Venezuela y enumera a verdaderos iconos de la belleza: Judith Castillo, Irene Sáez, Bárbara Palacios y Paola Ruggeri. Acota: “todas ellas con una presencia que superaba la pasarela, porque de eso se trata el modelaje. Es muchos más que mostrar un vestido o un producto, debe transmitir actitud, personalidad, valores”.

El mundo de la actuación también ha estado vinculado con Rita Córdova. En este capítulo enumera a Janeth Rodríguez, Gaby Espino, Natalia Streignard, Astrid Carolina Herrera, Gledys Ibarra y Ana Karina Casanova. 

Rita también recuerda los tiempos de su academia en Caracas, cuando las agencias publicitarias producían muchos comerciales y acudían a ella para contratar las modelos que manejaba. “Aquel trabajo no sólo se circunscribía a Venezuela, sino que desde Rita´s se tenían contacto con agencias de Milán, París y Nueva York lo que permitía que algunas modelos vivieran esa experiencia”. Fue el momento cuando recordó a Consuelo Adler, Patricia Velásquez y a Aída Yéspica.

Al hablar de su academia recuerda cómo eran sus espacios, su ubicación: “Se encontraba en Las Mercedes y todo estaba concebido para motivar la estética. Cada rincón se diseñó teniendo en cuenta que se trataba de una academia. Allí se unía lo funcional, el orden y lo profesional. Fue la primera con una pasarela elevada”, destaca. 

En esa oportunidad contó con la asesoría de Carlos Julio Ohep, quien en materia de decoración y montajes era muy conocido en esos años.

La naturaleza como obsesión

Rita Cordova. Foto de Mónica Trejo

Para  Rita Córdova la naturaleza se ha convertido en otra pasión, por ello creó el Programa Amazonian  Project Beauty, cuyo objetivo es concientizar sobre las obligaciones de los humanos con nuestro hábitat. “Ha contado con la participación de modelos a quienes previamente se les informa el porqué de la campaña.  Realizamos varios calendarios con videos e incluso, programas para CNN y Sun Chanel”. 

Este trabajo apasionante, como ella misma los cataloga, se desarrolla con gran seriedad y para ello cuenta con la participación de diversos especialistas. Considera que es el momento de hablar de nuestro medio ambiente para poder salvar el planeta, nuestra Amazonia. 

También ha incorporado las redes sociales tanto en su labor de formación como para la difusión de crear conciencia ambiental. Considera que hay que mostrar todo los positivo de la redes y sacar el provecho de ellas, al mismo tiempo que se busca la moderación de su uso. Entre sus planes ha incluido la creación de un programa online.

Le preguntamos si estaría frente de la cámara modelando, a lo que contestó tajante: Mi lugar es detrás, formando, indicando lo que debe ser, marcando las pautas para que el personaje se luzca. Eso es lo que me apasiona”.

Y como si se tratara de la caja de Pandora, nos habla de un libro que tiene preparado donde se habla de la Amazonia, se muestran sus misterios y belleza natural, que no deja de lado lo humano pues hace referencia a los indígenas, a sus actividades y a su arte.

Rita Córdova pareciera ser incansable, todo se basa en su interés de seguir siendo útil.