cuentos de fogón

CONOCE MÁS SOBRE LA COCINA VENEZOLANA

LOS SEIS PUNTOS CARDINALES DE LA COCINA VENEZOLANA

PRIMER PUNTO CARDINAL: LA COCINA DE LA COSTA 

Venezuela tierra de gracia, es un país  tan maravilloso y  mágico-realista, que no tiene como todos los demás, cuatro puntos cardinales  ¡Tiene seis! Y es que en lo que a  cocina  venezolana se refiere, nuestro país  es tan amplio y tan variado como sus paisajes.

Aunque nuestra pequeña Venecia posee más de 4000 Kms. de costas, de los cuales 1700 son de playas, no podemos hablar de una cocina de la costa de sazón única, ya que esta como es lógico, deberá sus influencias a la región de donde sea originaria. 

Desde la cocina de Vargas, de claras  influencias españolas,  a la sucrense, de evidentes aires afrancesados e ingleses, adoptados luego por hindúes, también llamados culíes, quienes vinieron de las Antillas a aportar su grano de especia, la comida del mar en Venezuela posee denominadores comunes, además de la misma variedad y riqueza de frutos del mar y pescados que les regala el caribe frente a sus playas. 

Pero hay otros ingredientes, además de técnicas y formas de preparación que son propios de cada región de donde han sido creados que las distingue. Por ejemplo la fritura profunda y el acompañamiento con ensaladas frescas  en el caso de la cocina central o de la guaira, o  el de los guisos tipo corbullon y la gran cantidad de especies presentes en la pariana o sucrense

En todas podemos encontrar los mismos pescados como si fueran denominadores comunes. El mero, la sierra, el cazón, el robalo, chucho etc. y los ceviches o salpicones y las empanadas de cazón por ejemplo, pero cada uno en distintas preparaciones. Una empanada de cazón de sucre será siempre rellena con una especie de guiso del pescado preparado con mucho ají dulce, la  de la guaira será por el contrario más seca y de pronunciado sabor al pescado con la que esta rellena

Desde Paria hasta Puerto Cabello, desde Higuerote hasta Punto Fijo, abundan mejillones, almejas, guacucos y chipichipis con los que se preparan de costa a costa, los más deliciosos platos como cremas y sopas de mariscos o pescado, arroces perfumados o a la marinera, asopados y otros

La comida de la costa en Venezuela, siempre ha sido asociada con la potencia sexual y la capacidad de reproducción, en Margarita puede conseguirse algunos moluscos cuyos nombre no dejan lugar a dudas, como lo son por ejemplo : La pepita, la cosa e perra y hasta el ají pinguita, a los cuales se les atribuyen propiedades fantásticas e incluso afrodisiacas, tanto que hay una preparación en conserva muy popular, que puede conseguirse en cualquier playa o costa venezolana, cuyo nombre es rompe-colchón  

 NO SOLO DE PEZ VIVE EL HOMBRE 

Hay algunos apartes que deben hacerse en la comida de la costa con algunos otros productos, ya que además de la inmensa variedad que provee el mar, las fértiles tierras que lo delimitan parecieran ser benditas para la procreación de otras especies como el cerdo, la res y la gallina de los cuales se logran preparaciones como la gallina rellena oriental, la morcilla  -a la cual se le agrega papelón- o los chorizos carupaneros de intenso sabor aliñado y ahumado

No podemos hablar de cocina de la costa sin incluir el cacao, el oro oscuro presente tanto en las costas de Aragua como las de sucre y miranda, fruto de altísima calidad y denominación de origen, que se utiliza mayormente para la preparación de postres y bebidas. Sin embargo las nuevas tendencias se han arriesgado con excelentes resultados al fusionarlos en las más disimiles preparaciones gastronómicas

En la costa occidental hay que resaltar el uso de caprinos (ovejo, chivo etc.) en algunas recetas, que se consumen frescos,  salados,  guisados y hasta en sopas y caldos, en Coro por ejemplo la leche de cabra ocupa un lugar importantísimo en la cocina, ya que con ella se elaboran sueros, mantequillas, dulces etc. Y también hay algunos frutos que se unen a esta deliciosa comparsa de sabores cuyos bailes en pareja alcanzan los más exquisitos resultados, como por ejemplo el coco y el plátano, con los que se hacen pasteles  y guisos como el talkari

Yo el talkari lo preparo usando una centenaria receta que obtuve de manos de una querida amiga, quien a su vez la obtuvo de manos de su abuela; que le conto que  a su mama se la dio una doña de origen hindú, que lo preparaba para las grandes celebraciones de las más encumbradas familias de Coro. Es por ello que lleva curry como potenciador principal de la receta, en mi caso siempre prefiero preparar mi propio curry, ya que es muy sencillo y de   perfume más intenso  

TALKARI DE CHIVO AL CURRY

INGREDIENTES:

2 kilos de chivo

1 ½  kilo de tomates muy maduros, cortados sin piel y sin semillas

1 kilo de cebollas finamente picadas

6 ajíes dulces picados

1 cabeza de ajo

1 cucharada de curry

½  cucharada de comino

1 frasco de encurtidos en vinagre, picaditos

1 taza de manteca de cerdo

1 cucharada de melao de papelón

Aceitunas 

Alcaparras

PREPARACION

Corte el chivo en trocitos y lávelo muy bien porque el sabor puede llegar a ser muy fuerte. Adóbelo con la mitad del curry y del comino, sal y pimienta al gusto. Frótelo muy bien y déjelo reposar hasta el día siguiente.

En una olla grande, caliente la manteca de cerdo. Sofría la cebolla hasta que esté transparente o acitronada.

Añada los ajos, los tomates, los encurtidos, los ajíes dulces muy bien cortados en brunoise fino, agregue el resto del curry y del comino. Verifique la sal y la pimienta.

Revuelva, tape y cocine a fuego lento por ½  hora. Pasado este tiempo, agregue la carne,las aceitunas  y las alcaparras, deje a fuego muy lento revolviendo de vez en cuando hasta que la carne esté blanda y la salsa espesa

Puede acompañarlo con arroz blanco, arepas y ensaladas de muchos tipos

CURRY

Pimienta guayabita. Clavos de especie. Pimienta negra. Cúrcuma. Semillas de cilantro. Canela . Hinojo. Anís 

PREPARACION

Se tuestan en un cazo sin grasa y hasta que doren y luego se llevan al mortero, si el curry es rojo deberá usarse paprika, y si lo desea verde puede agregarle cilantro y perejil   

Una mantuana llamada Marialuisa 

Oscar Pérez Mederos

Venezuela es mujer y su cocina la hija que le sigue los pasos a tanta belleza desbocada. Es curioso pero muchas de las preparaciones principales y más sabrosas de nuestra gastronomía llevan feminidad en su nombre. Por ejemplo: La hallaca, la arepa., la empanada, la cachapa… La torta Marialuisa

De origen verdaderamente incierto se dice que nació en Colombia y llego a Caracas a lomo de caballo durante épocas libertadoras  y que acá fue reinventada, pero seguía manteniendo sus senos de guayaba madura y la suavidad por la cual algún enamorado de su sutileza la hizo viajar tantos kilómetros hasta nuestros paladares. Otros también cuentan que la historia de su creación refiere a Doña María Eugenia López Llamozas, reconocida dama de nuestro gentilicio gastronómico, la cual a través de sus postres y recetas, logró cautivar a muchos venezolanos y visitantes de nuestras tierras. De ella ha perpetuado la costumbre, que las tortas María Luisa representan aquellas delicias que son rellenas de frutas o cremas dulces, siendo la de guayaba la más buscada por ser la más común en aquellas epocas.Lo cierto es que María Luisa esa deliciosa expresión de la repostería mantuana hoy es tan venezolana como la más bella de nuestras mujeres

Según o el maestro Scannone, su origen se remonta más o menos al año de 1880 cuando la burrera , la torta más común, ya formaba parte de nuestro mapa culinario. Se dice que en Marialuisa convergieron  el bizcocho de esta y las frutas en capas  y que luego alguien incorporó el merengue italiano a la preparacion, quizás como aporte de algún pastelero europeo que andaba por estas tierras.Lo que si es cierto es que de aquí o de allá ,la torta Marialuisa se reconoce por ese suave y esponjoso bizcocho que se divide en capas alternas de mermelada de guayaba con crema pastelera y coronada por un no menos delicioso merengue italiano…

Yo en la búsqueda del placer reinvente esto último coronándola con cristal de guayaba, canela y papelón y frisando sus alrededores con una cobertura de suspiros como los que nos hacían nuestras abuelas , lo que ciertamente la convierte en una verdura obra de arte con aspecto de manjar  

Esta es mi receta 

Para el bizcocho

3/4 de taza de mantequilla con sal

1/4 de kilo de azúcar

5 yemas de huevo

5 claras de huevo

La ralladura de un limón verde

1/4 de kilo de harina de trigo leudante

1 cucharadita de polvo de hornear

1/2 taza de leche líquida completa

Todos estos ingredientes a temperatura ambiente

Procedimiento de preparación

Se precalienta el horno a 350 grados F., con la ayuda de una batidora eléctrica, en un envase se baten las claras a punto de nieve y se reservan.

En otro envase o bol, se hace una crema con la mantequilla y el azúcar, batiendo a máxima velocidad. Se agregan luego las yemas una a una y la ralladura de limón, y se continua batiendo. Se baja la velocidad, y se le van agregando poco a poco, y alternadamente, la harina cernida conjuntamente con el polvo de hornear y la leche, y se termina con la harina.

Se deja de batir con la batidora y se agregan las claras a punto de nieve con movimientos envolventes, con la ayuda de una espátula de goma o dedo mágico

Se enmantequilla y enharina una tortera mediana y se vierte la mezcla, y se lleva al horno por una hora. Sabemos que está lista porque al introducirle un palito de pincho o aguja éste sale limpio y seco. Se saca del molde y se coloca en lugar fresco sobre una rejilla hasta que se enfríe.

Luego, con un cuchillo largo de pan, se corta horizontalmente en 5 capas, se rellena una capa de mermelada de guayaba y otra de crema pastelera, así hasta volver a armar la torta y se cubre con el nevado de merengue, se guarda en la nevera hasta el momento de servirla.

Ingredientes para el relleno

2 tazas de mermelada de guayaba

Crema pastelera:

4 yemas de huevo

3 tazas de leche caliente

1 taza de azúcar

7 cucharadas de maicena

La corteza entera de un limón

1/2 cucharadita de sal

1 cucharada de mantequilla

Preparación

En una olla se mezclan con un batidor de alambre yemas de huevo con la leche, el azúcar, la maicena, la corteza del limón y la sal. Se pone a cocinar a fuego suave y siempre revolviendo; se lleva a un hervor y se cocina hasta espesar. Se retira del fuego, se elimina la corteza del limón y se le revuelve la mantequilla, se coloca en un lugar fresco hasta que enfríe.

Cristal de guayaba para la corona

INGREDIENTES

Para el cristal

1kg de guayabas maduras 

Azúcar

PROCEDIMIENTO

Lavar y pelar las guayabas cubrirlas con agua completamente llevarlas a cocción, hasta que se ablanden, escurrir el agua de la cocción y medirla. Con la misma cantidad de azúcar, llevar a fuego bajo hasta que se espese como punto de almíbar y verter sobre la torta con una paleta e irlo aplicando de manera regular hasta cubrir la parte de arriba (corona)

Suspiros 

Ingredientes:

3 claras de huevo.

2 tazas de azúcar.

½ Cucharadita de jugo de limón.

1 Cucharadita de ralladura de concha de limón verde.

Pizca de sal.

Preparación:

Precalentar el horno a 350 grados.

Preparar dos bandejas con papel de aluminio.

Batir las 3 claras de huevo en una batidora hasta alcanzar el punto de nieve.

Poco a poco, ir agregando azúcar y continuar batiendo hasta que la mezcla haga picos.

Al final agregar cucharada de jugo de limón y su ralladura. Continuar batiendo.

Colocar la mezcla en una manga y en caso de no contar con la manga, podrá hacer el trabajo de hacer los suspiro en las bandejas con dos cucharas.

Introducir en el horno por aproximadamente 30 minutos

Dejar enfriar  y quebrarlos y con ellos frisar alrededor de la torta 

.

LOS PLATOS CON HISTORIA DE MAMAZORY

Ver llega a Mamazory, una guaireña convertida en valenciana por una de esas vueltas de tuerca que da la vida; es como sentir llegar la fresca brisa del litoral. De contagiosa alegría, su refrescante risa  s e parece a las playas de Vargas y su simpatía a los verdes valles de Carabobo. Desbordante como el amarillo de los araguaneyes en flor cuando por el mes de mayo se visten para deslumbrarnos, de inmediato nos hace sentir en confianza y lo que en principio sería una entrevista, termino siendo una conversación entre  amigos. El momento fue más como si estuviéramos tomándonos un delicioso café –el que  extrañamente  confiesa no saber preparar – con una amiga de toda la vida que otra cosa. Estando con ella parece que el tiempo se esfumara y no quedan dudas de que nos encontramos frente a toda una autoridad en cocina venezolana. 

Y es precisamente así como orgullosamente se define: ¡VENEZOLANA de pura cepa! sobre todo carabobeña, región a la que dice amar con pasión y que demuestra porque Mamazory se ha dedicado desde hace muchos años a curucutear en los anales de la historia Gastronómica de nuestro país .Sobre todo en los recetarios de cocina de grandes matronas carabobeñas  redescubriendo antiguos platos que desde los fogones de su escuela restaurant LAURUS, ubicado en la urbanización el viñedo de la ciudad de Valencia, prepara  para beneplácito de todos y además les enseña a sus alumnos a hacerlo. 

Es así cómo asegura la sobrevivencia necesaria de un delicioso legado que no debe perderse. Y es con la preparación de esas antiguas recetas que acompañaron el alma y el paladar de mucho héroe patrio cuando anduvieron por estas fértiles tierras en gestas emancipadoras como le rinde constante tributo al país que la vio nacer y a la región que un día la adopto 

Ha llegado a los rincones más inimaginables del estado Carabobo buscando la historia de los platos que prepara ¡Porque un plato debe tener historia! Como bien asegura .Fue así como hizo con un postre llamado pasarabia por ejemplo, dulce delicia histórica por la cual viajo a Borburata a internarse en las montañas buscando la antigua hacienda Goicochea ,de donde se dice es originaria la receta de esta maravilla que encanto a Guzmán Blanco y que hoy  en la historia de los fogones criollos se conoce como juan sabroso

Dice que no es chef porque es un cargo administrativo que no ostenta y que respeta muchísimo, que es cocinera…Solo eso, cocinera de alma, de corazón.Y vaya si lo es porque asegura que cuando se encuentra emocionalmente movilizada no  prepara  ni un  café “porque no le sale bien” 

Asegura que lo que más le gusta de viajar es comer, y con ello también buscar y conseguir los orígenes de cada plato que se le pasa por el frente ,es por eso lo que primero visita en cada destino son las cocinas y los mercados públicos. Pasión que la ha llevado a conocer los mejores del mundo. Sin embargo el ser una gastrónoma viajada no le permite estar ciega ante algunas realidades  que no le convencen mucho como por ejemplo que la cocina haya trasmutado en protagonismo y show y porque es que muchas veces el autor y la decoración importan más que el plato mismo ¿Y los sabores? Nos pregunta 

Para Zoraida Barrios o Mamazory -porque son las mismas- lo que más importa es que el comensal  quede satisfecho y si repite pues mejor. Lo que asegura como una radiante sonrisa como el  sol de Patanemo, mientras  sentencia que cocinar es el acto de amor más sublime 

Durante su empeño en rescatar lo históricamente gastronómico ,ha realizado los más sabrosos encuentros en muchos de los pueblos del estado de las naranjas más dulces del país, y que mejor lugar para ello que la plaza Bolívar de cada lugar que visita y en los que ha invitado incluso a descendientes de las creadoras de muchos de los platos que prepara 

Autora del delicioso libro EL PAIS EN LA OLLA  Lo opíparo no le es ajeno por lo que su cocina es abundante y tan venezolana que enamora y trasciende las raíces de los sabores más íntimos de nuestra historia muchos que son también los de nuestra infancia. Fue de manos de Mamazory que conocí la sopa de huesos claros de El viñedo, plato típico muy valenciano con historia del cual les doy la receta 

SOPA DE HUESOS CLAROS DEL VIÑEDO

INGREDIENTES 

1 Kg de huesos blancos 

1 Gallina 

PARA EL GUISO 

1 Manojo de cilantro. 1 manojo de perejil. 5 Dientes de ajo. 1 Cebolla. 2 Pimentones .  Ají dulce. Aceite. Apio . Papas . Laurel

Preparación 

Se colocan los huesos y las hojas de laurel en una olla a fuego medio con aceite luego se agregar el sofrito y las verduras y se coloca el agua, se cuece la gallina aparte se corta en trocitos y se agrega a la sopa deje hervir y sirva

TURISMO CON PROPOSITO DE LA HACIENDA LA CALCETA: UN PARAISO VERDE EN LAS MONTANAS DE BEJUMA

Oscar Pérez Mederos

El agreste y rustico camino cada vez más frondoso va dando cuenta de que nos internamos más y más en los verdes mágicos de los valles altos de Carabobo, pero no es siquiera preámbulo de lo que verán nuestros ojos apenas se llega al lugar. Y es que luego de franquear una reja inmensa custodiada por un vigilante celoso del ingreso de cualquiera a las instalaciones, se topa uno de frente con lo que estoy seguro es uno de los espectáculos más hermosos creado por la mano del hombre en armonía con la mágica ayuda de la naturaleza que mucho ojo humano haya podido ver jamás. La hacienda LA CALCETA el primoroso refugio natural que la familia Guinand-Rasfachieri regenta a 700 Mts. de altura sobre los deliciosamente cítricos valles de Bejuma, es uno de los lugares más respetuosos del entorno que se pueda imaginar, habiéndose desarrollado  alrededor del bosque e incluso dentro de él, pero respetando un entorno en el cual usted habitara con gansos, pavos reales y otras aves y especies como vecinos de fin de semana

Al lugar hay que ir con reservación; quien se “pele” este protocolo necesario para garantizar la seguridad del recinto y de sus visitantes, no podrá ingresar a las instalaciones en calidad de huésped, Nada de llegar y “mírenme que aquí estoy” porque el sitio es estrictamente familiar y muy respetuoso de los valores, así que quien quiera desprenderse en una rumba ruidosa e intensa debe saber  que aquí no tendrá nada que buscar. No así si se va en familia o en pareja, ya que las actividades extremas ofrecidas dentro de sus maravillosos y convenientes paquetes de Full Day son la excusa ideal para estar más juntos  

Nosotros tuvimos la dicha de poder hospedarnos en una de sus habitaciones y son un ensueño, disponen de aire acondicionado y agua caliente en un amplio y cómodo baño, camas súper cómodas y almohadas mullidas, todas con soberado como para ir con chamos y majestuosos ventanales que invitan a perderse en uno de los tantos horizontes verdes de nuestra hermosa Venezuela  cada mañana mientras despiertas con el canto de cientos de aves. Quien visite la hacienda la calceta debe pedir que lo lleven “a las antenas” o al mirador en los pequeños pero cómodos rústicos de los que la posada dispone para tal efecto pagando un precio aparte, le aseguro que será una de las travesías y de los paisajes más hermosos que haya visto jamás y de vuelta échese un baño en la cascada de  la mariposa azul, llamada así por la majestuosa y sublime población de mariposas de ese color que la habitan sobrevolándola constantemente 

En la hacienda también existe una deliciosa piscina que se llena con el agua de un riachuelo  que baja de la montaña y se pueden alquilar también motos de cuatro ruedas para perderse en su propia aventura de fin de semana 

GASTRONOMIA DE ENSUENO ENTRE ARBOLES FRONDOSOS

Llegada la noche y luego de un reconfortante baño de agua caliente en su habitación dispóngase a celebrar una exótica cena en el lugar, ya que la posada dispone de un restaurant con una espléndida carta de sushi que se fusionan con las maravillas que brinda la montaña, así pues le recomiendo el roll mariposa azul ,de langostinos y cangrejo empanizados  , salmón tempurizado  y queso crema con cuatro diferentes toppings secretos de la casa o  el libélula también de salmón y langostinos pero con topping de aguacate  o el rio abajo «fuji» roll con topping de masago todos una verdadera delicia , además se introducen ahora en la carta deliciosas hamburguesas de las cuales fabrican desde  el pan que las abraza hasta las salsas que bañándolas la acarician   y también ofrecen ensaladas , pastas y otros platos calientes 

El servicio y la atención son de primera, además en la hacienda la calceta se desarrolla la maravillosa labor de turismo con propósito ya que desde allí se financia “El hogar de muchas manos” un albergue de niñas que han sido rescatadas de situaciones sociales difíciles, muchas de ellas abusadas y que ahora aprenden varios oficios y estudian mientras se preparan para la vida

EL PAIS EN LA OLLA: LA COCINA VENEZOLANA COMO PUNTO DE ENCUENTRO

Por Oscar Pérez Mederos

«Uno es lo que come, con quien lo come y como lo come. La nacionalidad no la determina el lugar donde uno fue dado a la luz, sino los sabores y los olores que nos acompañan desde niños.

Laura Esquivel-Intimas suculencias

Para nadie es un secreto que hemos atravesado por lo que quizás pueda ser uno de los capítulos más tormentosos de la historia de nuestro país –Todos incluidos- Pero peor será si nos mantenemos apegados a ella sin darle espacio a otras cosas que por gratificantes serán vitales para la reconstrucción. 

Es increíble, casi mágico lo que puede hacer una buena comida en el espíritu de las personas. Es alucinante como pueden calmar o curar cualquier alma herida o triste los olores, colores y sabores, de los platos  que conforman nuestro ADN particular, los sabores del gentilicio, los de nuestra memoria gustativa. 

Una arepa por ejemplo no admite diferenciaciones. No importa en lo que crea o deje de creer, una arepa siempre será una arepa, y tendrá el mismo fin; gratificar el alma y el estómago de quien la consume ¿Han visto ustedes algún plato que se parezca más a nosotros que la arepa? La arepa va con todo , se adapta a todo y se lleva bien con todos, se come en ranchos y en mansiones, de día o de noche , emperifollado o en bluyín, con caviar o viuda , y  siempre será la misma deliciosa arepa pana y reconfortante 

No es distinto para el resto de nuestra gastronomía local, nadie podría tener diferencias al borde de un plato de majarete o frente a un buen pastel de chucho, es imposible que nadie pudiera pelearse con una hallaca ¿Entonces, si existen puntos en común como los deliciosamente antes descritos, porque no intentamos la reconciliación con el país sabroso? ¿De ese que conocemos, que sabemos que está allí  a la vuelta de la esquina? COCINO…Lleno mi día de olores, colores y sabores que me acarician el alma y con los que puedo hacer feliz a alguien mas  

Durante la preparación de esta presentación se me ocurrió hacer un experimento en las redes sociales que manejo como Facebook, instagram Etc. Así que pedí a mis amigos en ellas –Que son un montón-que me ayudaran a desarrollar el tema  a través de tres preguntas 

1.- ¿Cómo definirían ustedes al país a través de su gastronomía?

2.- ¿Están ustedes de acuerdo en que nuestra cocina y sus sabores pueden ser espacio de común reencuentro para la recuperación del país posible?

3.- ¿Con que sabor identificarían a Venezuela?

Y las repuestas además de muy variadas fueron también divertidísimas , pero en todas coincidíamos en que nuestro país sabe a ají dulce , a café y  papelón a queso mano y cachapa, a arepa de carne mechada ,empanada de cazón y hallaca … Fue increíble .Todos se volcaron a responder cosas maravillosa que tenían que ver con nuestros sabores , con nuestra cocina y sobre todo con los más anhelados y bien guardados recuerdos de nuestras memorias gastronómicas 

Hagan, la prueba no hay que invertir demasiado, inviten a alguien a quien quieran y que tienen tiempo sin ver o sencillamente a su pareja o a su hijo con el que solo ha estado compartiendo las malas nuevas hasta hoy y  cocínenle. Llénele la vida de olores y sabores de la infancia, y vean cómo les va cambiando la cara y la sonrisa a medida que el condumio avanza 

CANOABO  SABE  A CHOCOLATE

Oscar Pérez Mederos

Canoabo es un hermoso pueblo de los valles altos de Carabobo  fundado entre montañas  hace ya más de 300 años, su economía ha dependido desde hace muchos años de la producción avícola y del turismo que atraído por las magníficas tallas de Don Viviano Vargas -ya fallecido- ahora de sus descendientes y la vernácula propuesta gastronómica, lo visita cada fin de semana para admirarlas, adquirir las exquisitas e ingenuas piezas de madera labradas a mano o para disfrutar de una buena cachapa con queso e’ mano acompañada del mejor chicharrón y carne en vara.

En épocas colonizadoras y de guerras independentistas y federales, el pueblo fue centro de importantes plantaciones de cacao y café, y es hoy una de las zonas ecológicamente mejor preservadas de Carabobo por ser dueña además de una impresionante e importante biodiversidad de verdes profundos, exótica flora y especies animales alucinantes. Hoy Canoabo experimenta un importante renacimiento en la producción del cacao y de nuevo se pueden ver florecer cultivados en sus montañas, los arbustos cargados de majestuosas y aromáticas mazorcas que esperan ser convertidas en oscuro y dulce deseo con aroma y sabor a chocolate. 

Cuentos de Fogón estuvo en este “mágico –realista” pueblo de condumios y secretos gastronómicos familiares  buscando la receta pérdida en estas tierras maravillosas cargadas de historia. En esta oportunidad y luego de recorrer las casas de magníficos tallistas –casi todos familiares directos o indirectos de Don Viviano-nos fuimos a la fábrica de CHOCOLATES CANOABO en la hacienda San Cayetano, que queda justo en la entrada del pueblo a mano izquierda cuando vas “de aquí pa´lla” o a la derecha saliendo de “allá pa´ acá” no hay pele – en donde fuimos gentilmente atendidos por el Sr Luis Morales ,uno de sus dueños, quien nos explicó al detalle en un recorrido cada vez más emocionante, las bondades de este producto que alguna vez fue tan importante como el petróleo para la economía del país. 

Don Luis nos contó durante el trayecto porque el cacao de esta rivera del Arauca Vibrador es el mejor del mundo. Lo que tiene que ver directamente con el bendecido clima que arropa a Venezuela los 365 del año,  y con las tierras más que apropiadas, llenas de nutrientes y verdes espectaculares que se necesitan para su adecuado desarrollo. En chocolates Canoabo no solo se esmeran en la producción del cacao, sino también en la enseñanza de todo lo que tenga que con este exótico fruto americano, aplicando la práctica del «Bean to bar» proceso que cualquiera pueda ver de cerca cuando los visita. 

Nosotros en cuentos de fogón empeñados como estamos en la búsqueda y rescate de nuestra gastronomía pérdida o de regresar a la mesa aquellos ingredientes tan nuestros que han sido dejados de lado gracias a la “evolución” y    rapidez en las nuevas cocinas , quisimos llevar toda la magia de este recorrido  y sus sabores a un pan, y fue por eso creamos la trenza de chocolate canoabo, un delicioso pan trenzado en el que se resumen todos los paisajes con historia de estas tierras, que pareciera ser contada por Gallegos en cada casa , en cada plaza y en cada esquina El cacao venezolano se consume a diario en las más encumbradas casas chocolateras del viejo mundo, es por ello que creímos apropiado fusionarlo con el  europeo pan  para esta preparación. La receta de cómo preparar esta maravilla  parecida a una ingenua artesanía y con sabor a golpe de tambor bajo la luna, se las doy en mi columna cuentos de fogón. Esta trenza de chocolate Canoabo fue hecha a dos manos entrelazando tiras de pan especiado con Cacao y pan blanco de vainilla, relleno con CANOABO AL 70 %  y bañado con «nibs» de aquella maravilla que nos regaló la montaña y que tanto a sabe nuestra historia gastronómica. 

TRENZA DE CHOCOLATE CANOABO 

Ingredientes:

 430 Gramos de Harina de repostería

 7 Gramos de Levadura de panadería seca

 20 Gramos de Azúcar

 50 Gramos de Mantequilla

30 grs de cacao en polvo

4 grs de vainilla

 ½ Cucharadita de Sal

 1 Huevo

 180 Mililitros de Leche (¾ Taza)

1  Tableta de chocolate canoabo 70 %

Nuestra trenza de chocolate la haremos con pan, a diferencia de las recetas que usan pasta de hojaldre. Entonces, para hacer la masa del pan, empieza por calentar la leche junto con la mantequilla cortada en cubitos, el azúcar y la sal. Ve removiendo hasta que se funda la mantequilla sin que llegue a hervir. Retirar del fuego, añadir el huevo y batir todo bien. Luego, con en el bol del robot con el gancho de amasar montado, poner la harina con la levadura seca. Añadir los ingredientes líquidos y batir durante 5 minutos hasta obtener una masa elástica y suave.

Pasar la masa a la mesa de trabajo previamente espolvoreada con harina. Amasar unos minutos y formar una bola, que meteremos en un bol engrasado con un poco de aceite y cubriremos con un paño de cocina. Dejaremos reposar en un lugar cálido hasta que doble su volumen.

Truco: Si precalentamos el horno a 50 grados, lo apagamos y metemos dentro el bol con la masa, ésta, subirá mejor

Pasado el tiempo de reposo, precalentamos el horno a 180º C y preparamos la bandeja donde cocinaremos el pan de chocolate. Entonces, cubre todo la superficie de una bandeja para hornear con papel parafinado sobre una superficie enharinada, extiende la masa con el rodillo y formar un rectángulo de la medida de tu bandeja de horno, cubrir con una capa fina de chocolate llevado a ganache 

También puedes añadir algún ingrediente extra puedes usar naranja por ejemplo. Para hacer el pan trenzado, debes empezar a enrollar la masa sobre sí misma por uno de los extremos. Cuando tengas el rollo de masa, divídelo en dos de forma longitudinal, sin llegar hasta el extremo superior. Trenzar con cuidado las dos mitades, pasando primero el lado derecho sobre el izquierdo y así sucesivamente. Al llegar al final de la trenza remeter la unión hacia adentro para que no se deshaga por el extremo.

Pasar nuestra trenza de chocolate a la bandeja de horno y dejarla reposar unos 30 minutos. Pasado este tiempo la masa habrá crecido un poco más, la pintamos con huevo batido y la metemos al horno durante unos 20 minutos, o hasta que pinchando con una brocheta ésta salga limpia