citadinos/gestión urbana

Esquina de Padre Sierra

Es una de las pocas esquinas de Caracas que conserva su nombre original. En dicha esquina en 1766 tenia su casa Don Joseph de Sierra quien era el capellán de las monjas Concepciones. Las crónicas cuentan que el Padre Sierra ejerció labores humanitarias en ese lugar y durante la epidemia de 1766 realizó un gran trabajo ayudando a curar a los enfermos poniendo en riesgo su propia vida. El 21 de octubre de ese año, un gran terremoto sacudió a la ciudad de Caracas y el Padre Sierra ayudó a socorrer a las víctimas de dicho terremoto. El Padre Sierra murió víctima de la epidemia, enfermedad que contrajo cuando se dedicaba a curar y proteger a los enfermos. Durante el pasar de los años su compromiso humanitario era recordado por los feligreses, quedando identificada como la Esquina de Padre Sierra.

También en la Esquina de Padre Sierra, las crónicas nos remontan al año de 1762, cuando Don Sebastián de Miranda, adquiere una casa en ese lugar, acondicionándola para establecer su tienda de amasijos y mercería. En dicha casa vivió su infancia y juventud el Generalísimo Francisco de Miranda, antes de partir a España a los 21 años y a finales del siglo XVIII la casa fue vendida por su padre. Siendo utilizada como posada y como almacén de comercio al por mayor de café y cacao, hasta que fue demolida para construir un edificio que se llamaría Padre Sierra.  En esta esquina del Padre Sierra; funciono en la época del presidente Guzmán Blanco la imprenta de “El Venezolano”.