Publicado el 3 comentarios

caleidoscopio

¿Cómo me estoy parando ante la vida?

Por Farah Cisneros

Aprender a vivir con incertidumbre, deshace los nudos de nuestra inteligencia creativa para fluir en la libertad de poder darle sentido al ser, sentir y hacer de estar presente”

Puede que sea suficiente un único instante para que la chispa divina haga presencia en el maravilloso despertar de una mente inquieta y ávida en la búsqueda de respuestas a las interrogantes que cada cierto tiempo se activan por algunos acontecimientos que al gravitarnos son capaces de poner en tela de juicio todo lo aprendido y que conforma el pasaporte de nuestra existencia. En un mundo preñado de tantos paradigmas donde el tizne por lo subjetivo y el placebo momentáneo invaden el razonamiento, cobra fuerza la inminente importancia que reviste iniciar un nuevo camino de aprendizajes donde resetearnos para desaprender una conducta condicionada y aventurarnos en la exploración de campos donde la energía del ser pueda fluir en la plenitud de una consciencia naturalmente sana y dispuesta para el servicio de la vida en equilibrio y plenitud. El amor y la gratitud nos permite saber que estar vivo ya es un milagro obra de la alquimia del presente. ¡Carpe Diem!

El verdadero crecimiento y desarrollo integral que podemos lograr es el resultado de ocuparnos en facilitarnos un buen desempeño en aquellos roles o áreas de nuestro diario vivir. Nos compete en la individualidad que nos habita establecer prioridades en la atención y resolución de las metas. Estas son el marco referencial desde donde nos estaremos inspirando para prepararnos y accionarnos.

En un tema de organizar metas y prioridades conviene sincerar cuales son los recursos o competencias con las que contamos y así paulatinamente desarrollar un plan de objetivos. Hoy por hoy estamos más conscientes que nunca antes de la importancia que reviste contar con buena salud física y mental por lo que alimentarnos adecuadamente bajando el consumo de los azúcares, grasas y carbohidratos de alto índice glicémico, disponer de disciplina para organizar y respetar los horarios de nuestras comidas, realizar alguna actividad física que estimule y ejercite nuestro cuerpo incluyendo el caminar, bailar, reír y regalarnos con mayor frecuencia esos mágicos momentos de recreo para compartir en familia, con amigos, sentarnos a no hacer nada o simplemente respirar con los ojos cerrados para visualizar y pensar en cosas y situaciones gratas, incluir en la Agenda con cierta frecuencia la disposición para realizar algún tipo de servicio social. Estaremos haciendo una valorable inversión de calidad en amor para nosotros y el entorno que habitamos con la inmediata retribución de la prosperidad que aporta vibrar en la coherencia con el sistema del planeta.

No tengas miedo de iniciar todo de nuevo, tu nueva historia podría gustarte más” (El Principito)

Son nuevos tiempos en una nueva tierra que se inventa y reinventa en cambios y movimiento de eje. Todo es transformado en la permanencia del infinito, por ello es una consecuencia natural romper los nudos hechos para fluir en la cadencia del ahora que aparece en cada instante… en cada respiración consciente e inconsciente.

3 comentarios en “caleidoscopio

  1. Excelente, Leonardo. Me recuerda a la situación argentina durante los años de la última dictadura (1976-83). Como sabes escribí sobre Teatro Abierto 1981 (se cumplen 40 años) y entre otras causas, la alienación de todo un pueblo… la censura… muchas de las causas que nombras… qué tristeza… Un fuerte abrazo.

    1. Gracias, querido Miguel Ángel.

  2. Muchas gracias por el texto. Es bella tu vinculación primigenia con el teatro, con ese recorte de periódico de tu padre, y como todo se desliza hasta la obra de Samano y Sacristán. Me has dado ganas de volver de nuevo a una sala…

Deja un comentario