caleidoscopio

PARA MIGUEL VON DANGEL, IN MEMORIAM

                                                                                      Enrique Viloria Vera

DESCUBRIMIENTO

Cuatro carabelas de aventura

traen en sus húmedas entrañas

patrocinado por majestades militantes

a un dios desconocido

al que la espada el arcabuz la palabra misionera

le sumaron prontos y nuevos feligreses

Pie en tierra

abanderados barbudos verriondos malolientes

proclaman en nombre de sorprendidos reyes

el descubrimiento de un mundo

                       pretendidamente nuevo

fruto de azares y confusiones

condenado a la plata   al oro   a la preciosa piedra

Una cuarta nave boga todavía

en busca de identidades y destinos

mientras perros sagrados

formalizados para la eternidad

presiden nuevas liturgias Apocalipsis desconocidos

una redención distinta

la del hombre por el arte

que no compite con la otra    la del Gólgota

con la del cordero del Señor

Ataviados con plumas pieles huesos

patas garras y picos

con ornamentos inéditos y bizarros

presbíteros de nuevo cuño    shamanes americanos

celebran una eucaristía de escarchas y colores

en la que el pan no es más que yuca

mandioca crocante desprovista de amarguras

y el vino fermento de un maíz amarillento como el Sol

que nada quiere con viejos mundos   oscuros

protegidos por un dios injusto

supuesto creador de todo lo creado

incluso de un pecado original colectivo y hereditario

3 comentarios

  1. Excelente, Leonardo. Me recuerda a la situación argentina durante los años de la última dictadura (1976-83). Como sabes escribí sobre Teatro Abierto 1981 (se cumplen 40 años) y entre otras causas, la alienación de todo un pueblo… la censura… muchas de las causas que nombras… qué tristeza… Un fuerte abrazo.

  2. Muchas gracias por el texto. Es bella tu vinculación primigenia con el teatro, con ese recorte de periódico de tu padre, y como todo se desliza hasta la obra de Samano y Sacristán. Me has dado ganas de volver de nuevo a una sala…

Deja un comentario