estilo de vida

Entre lirios y nomeolvides

Diana de Gales regresa a los jardines del palacio de Kensington rodeadas de sus flores preferidas. Pero en Caracas, el arte y el vino fueron el centro de la celebración 

El Sunken Garden ha cobrado esta semana su notoriedad porque en uno de sus rincones se colocó la escultura creada para homenajear a Diana de Gales, trabajo escultórico ordenado por los príncipes William y Harry para rendirle homenaje. Se trata de un trabajo realizado por el laureado escultor  Ian Rank-Broadley. 

Si hacemos una recorrido  por  la historia de este verde lugar ubicado en el palacio de Kensington encontramos que fue diseñado y construido en 1908 donde se hallaban  macetas e invernaderos. El nuevo diseño se inspiró en el Pond Garden en el palacio de Hampton Court con un estilo eduardiano en la jardinería donde se  incorporaron materiales naturales, plantas herbáceas en las terrazas y fuentes de agua.

Con el tiempo, el paisajismo fue cambiado gradualmente. El jardín tiene terrazas con áreas sembradas con grama, caminerías y maceteros de flores ornamentales, rodeando un estanque ornamental central.

En 2017, el jardín se volvió a plantar por completo con flores blancas para que los visitantes reflexionaran y celebraran la vida de la princesa Diana. El jardinero paisajista se inspiró en los vestidos de lady Di con los que posó en las fotos famosas que tomó Mario Testino. El jardín continúa siguiendo este estilo lleno de paz y de colores pastel que llamas a la reflexión.

En cuanto a la nueva escultura en su honor, ésta es de bronce y representa a la princesa Diana con tres niños reunidos a su alrededor y tiene sus brazos extendidos hacia ellos. Los hermanos de Diana, el conde Charle Spencer, lady Sarah McCorquodale y lady Jane Fellowes acompañaron a los duques de Cambridge y Sussex.

El molde es hueco y lo soporta una armadura de acero inoxidable. Además, tiene un adoquín grabado con un extracto del poema The Measure of A Man de Albert Schweitzer.

Lo cierto es que algunas cosas que anunció la prensa británica no se dieron. No hubo discursos sino un comunicado con junto de los hijos de Diana donde  expresaron  los sentimientos hacia su madre. Por otra parte, William ordenó que no hubiese representantes de la prensa en el acto. Los grandes ausentes fueron el príncipe Carlos, Catherine y Meghan Markle.

Celebrar la poesía y el vino

Dos venezolanos marcaron este par de actividades, una se realizó vía online y la otra permitió el encuentro e un grupo muy reducido de personas, pero ambas se caracterizaron por generar ese orgullo nacional vinculado al respeto y a la admiración y alejado de cualquier sentimiento chauvinista.

Hablemos primero de la presentación del libro de nuestro gran poeta Rafael Cadenas. Fue una verdadera fiesta poder escuchar su obra traducida al inglés y el boca de varios bardos. Ese día se seleccionaron los versos incluidos en el libro  The Land of Mild Light. La edición, bilingüe,  estuvo a cargo de Nidia Hernández, poeta también y una de las voces cultas vinculadas a la producción radial.

Participaron en este Spring Book Launch organizado por Arrowsmith Press, reconocidos traductores, entre ellos Robert Pinsky, Forrest Gander y Carolyn Forché.

Cabe destacar el prólogo escrito por la poeta, investigadora, traductora y estudiosa de las culturas orientales de origen británico y radica desde 1975 en Venezuela, Rowenna Hill, quien también ha traducido la obra de varios poetas venezolanos, entre ellos Rafael Cadenas y Eugenio Montejo.

Amy Gerstler  escribe en la contraportada del libro: “Los conmovedores poemas de Rafael Cadenas, traídos aquí en inglés por una serie de traductores, nos recuerdan el alcance, el misterio y el poder de la gran poesía.

El eterno Cruz-Diez

La otra actividad hizo que un grupo pequeño, pero ansioso de profundizar en el universo del vino, subiera a las alturas del Ávila. En el hotel Humboldt, los esperaba Guillermo Penso, gerente general de la Bodega Otazu, quien venía con novedades desde España. Traía tres nuevos vinos para ser catados privadamente. De coanfitrión estuvo Luis Semprún, gerente del hotel.

Antes de llenas las copas Guillermo proyecto varios videos donde mostró la bodega, situada en Pamplona, Navarra, donde se encuentran varias obras arquitectónicas de distintas épocas que narran la historia de los viñedos. Pero también está el presente y el futuro, representado a través del arte de Carlos Cruz-Diez, quien no sólo diseñó algunas de las etiquetas de estos vinos, sino que dejó la impronta en una obra donde el color lo complejo de las tareas del campo, exalta la belleza de la naturaleza y llama a la reflexión.

Está el Vitral Otazu un trabajo en conjunto entre Bodega Otazu y Articruz, el taller de Carlos Cruz-Diez en Panamá que originó una serie de obras numeradas con armonías de colores distintas para 30 añadas que acompañarán las botellas del Cabernet Sauvignon exaltado por las siglas DOP, que corresponde a los vinos de pago, que se encuentran en el top de los vinos.

Esa noche abrió el encuentro el primer espumante de Otazu, elaborado con uvas Chardonnay. Siguió el Pago tinto Otazu, un blend que se elabora con las cepas Merlot, Cabernet Sauvignon y Tempranillo y cerró la velada Altar, un nombre sagrado para un vino que aspira alcanzar los honores de la santidad, elaborado 100% con la cepa Cabernet Sauvignon, Este vino madura en botella durante 60 meses. 

Un encuentro que mostró que el éxito puede estar a la vuelta de la esquina pero exige a quienes aspiran alcanzarlo que busquen la perfección para que se prolongue en el tiempo, como lo ha hecho Carlos Cruz-Diez cuya obra lo hace eterno.

Un comentario

Deja un comentario