estilo de vida

Isabel II, reina y viuda

A los 95 años la soberana comienza una nueva etapa de su reinado y aunque la monarquía se ha mostrado en crisis por las declaraciones de los duques de Sussex, el respeto hacia la monarca es universal

Mayte Navarro

La reina Isabel II de Inglaterra cumplió 95 años, una fecha redonda que marca la cercanía al siglo. Ella, que ha roto todos los récords,  se presenta ahora en solitario. Es más que la viuda Gran Bretaña, también lo es de la Commonwealth, pero a diferencia de esas luminarias que han querido sacarle provecho cuando pierden al marido, Isabel de Inglaterra muestra cierto estoicismo, conserva su dignidad. A los 95 años se sabe que el futuro se reduce a un tiempo casi imaginario. Vives hoy porque mañana quizás ya no existas y la Reina, sin dramatismo, lo acepta, esa es la vida: nacer y morir.

La soledad fue su compañía en la capilla de San Jorge donde está enterrado su esposo Felipe de Edimburgo, hasta que ella acuda a esa llamada final cuando los restos mortales de Felipe sean trasladados a la nave de la Capilla Real, donde reposarán juntos por siempre. En estos días ha estado acompañado de algunos miembros de su familia y también aprovechó su fecha natalicia para agradecer.

Isabel  y Felipe estaban preparados para la partida. Ninguno de los dos sabía cuál sería el primero pero todo estaba planificado para ese día. La ruleta del tiempo dio como ganador a Felipe, quien ya forma parte de la historia. Hoy se valoran sus ideas renovadoras,  su sentido práctico de resolver las cosas y sobre todo, el no agobiarse al saber que era observado las 24 horas del día.

La reina Isabel II cumplió 95 años, una edad interesante, que roza el siglo. Tiene sus limitaciones, es menos ágil, está más sola, pero tiene la posibilidad de disfrutar del respeto casi absoluto de sus súbditos. Todos aquellos menores de 70 años no han conocido otra Reina que ella. Han visto como en su juventud fue un icono de la moda. Representó a esa mujer de los años 50 que mostraba una cintura estrecha, que usaba hombreras y comenzaba a viajar por el mundo como soberana. Pero también rompió con la imagen de la sumisión. Isabel II es la monarquía y es el gobernador supremo de la Iglesia de Inglaterra. 

Isabel aprovechó este aniversario de vida para agradecer a los británicos, a los ciudadanos de la Commonwealth y los del resto del mundo las múltiples manifestaciones de afectos que ha recibido por la muerte del príncipe Felipe.

A los 95 años la pérdida de amigos y familiares se hace más frecuente y antes de su cumpleaños Isabel recibió otra noticia triste, el fallecimiento de su amigo Sir Michael Oswald, un apasionado por los caballos con un conocimiento amplio en la materia y por lo tanto quien asesoraba a la Reina sobre lo que podría suceder en la grama de Ascot cuando habían competencias. También asesoró a la Reina Madre en cuestiones de la hípica. Es decir, era un viejo conocido de la familia real. 

Ahora Isabel se vuelve a refugiar en los gorquis, tiene dos cachorros nuevos  que le harán compañía.

Deja un comentario