estilo de vida

Una colección pensada en el mar venezolano

Las hermanas Astrid y Alexandra Pedregal no olvidan Los Roques, donde se divirtieron cuando eran niñas, por eso su propuesta tiene el color y la luz del archipiélago caribeño

Mayte Navarro

Superando las adversidades del momento presente,  Astrid y Alexandra Pedregal quisieron cumplir con los planes que como diseñadoras y emprendedoras se habían trazado para este año y decidieron presentar  en Caracas su colección más reciente, trabajo inspirado en el Caribe, es decir moda donde priva el color, piezas concebidas para disfrutarlas junto al mar.

El encuentro tuvo lugar en Maison 11, ubicada en Los Palos Grande, y para no retar las normas lo hicieron al aire libre, en el jardín,  con una concurrencia limitada pero fanática de la moda. La concept store sirvió de vitrina a los trajes de baño Crasqí, que es el nombre de esta etiqueta que nació en 2012 en Miami, pero hace referencia a uno de los lugares paradisíacos de Venezuela, Crasquí, que forma parte del archipiélago de Los Roques y que trae gratos recuerdos a estas hermanas.

En esta oportunidad incluyeron su nueva línea de loungewear, donde se encuentran shorts, pantalones y camisas de lino. Después de conquistar playas foráneas como Tulum y Canouan  vienen a su país a mostrar lo que están haciendo y como llevan a sus creaciones los felices recuerdos vividos y compartidos desde la infancia.

La colección Caribe, nombre de la propuesta presenta  estampados inspirados en la vida marina, por lo tanto el color resulta esencial, peces y corales se dibujan sobre las telas que cumplen con una labor ecológica ya que están elaboradas a partir de botellas PET, de esta manera también dan testimonio de su preocupación por salvar los océanos  del plástico.

 “Nos preocupa enormemente la situación en que se encuentran los mares del mundo y sentimos una gran responsabilidad al ser el mar el lugar que nos ha brindado tanta inspiración, paz y felicidad a lo largo de nuestras vidas. Por eso, incorporamos telas hechas con plástico reciclado para ayudar a crear conciencia sobre la importancia de preservar el mar y las especies que en él habitan. Al estar hechos de este material, ayudamos a transformar desechos en materia prima de altísima calidad y así contribuimos hacia un mundo más sustentable”.

Así lo manifestaron durante el encuentro matutino, que resultó soleado y agradable. La presentación estuvo a cargo de Mario Aranaga y los asistentes no sólo tuvieron la primicia de conocer la colección sino que también pudieron comprar.

En esta línea  loungewear, compuesta por piezas creadas para sentirse cómodo, estar en casa y al mismo tiempo conservar cierto estilo, surgieron  como una necesidad en estos tiempos de pandemia. 

Alexandra y Astrid buscaron que su moda masculina, la integraran camisas de lino confeccionadas artesanalmente y como en estos nuevos tiempos también se impone más igualdad y menos diferencias, se pueden sumar a la vestimenta femenina. Es decir, son unas auténticas camisas unisex.

Crasqí vino para satisfacer a su clientela y para convencer a quienes no conocían esta marca que  tiene estilo y al mismo tiempo está pensada en aquellos que aman la aventura y tienen conciencia ecológica.

Deja un comentario