estilo de vida

Más allá de la alfombra roja

La peculiar entrega de los Globos de Oro 2021 permitió que más allá del momento de mostrar un diseño se interiorizara en el trabajo que anónimos artesanos realizan para hacer realidad el proyecto de un diseñador. Louis Vuitton se fue a la intimidad de su taller para destacar esta labor.

Mayte Navarro

Vestido para Nicole Kidman
fotografía: Gregoire_Vieille

La edición número 78 de los Globos de Oro puede calificarse de peculiar ya que tuvo dos presentadoras que actuaron en distintos y distantes escenarios. Los Ángeles y Nueva York, lo que puede ser un presagio de la diversificación de una celebración. Muchos se sintieron decepcionados porque no disfrutaron de la tradicional alfombra roja, que sin lugar a dudas tiene que replantearse pues ya resulta aburrido y repetitivo ese desfile interminable de estrellas mostrando sus modelos en descripciones superficiales y a veces subjetivas.

Esta presentación ratifica la capacidad de resiliencia de las organizaciones y de la industria del cine para inventar  y superar situaciones. Lo cierto es que esta entrega de los premios a las mejores series  y actores de la televisión y el cine se encamina a utilizar la tecnología como su gran aliada y ofrecer nuevas propuestas  a su inmensa audiencia.

Algo interesante ha sido la respuesta de algunas casas de moda, como Louis Vuitton, que no se sintió satisfecha  en limitarse a presentar a las candidatas que llevaron sus creaciones sino que quiso ir más allá y narrar la historia sobre la confección de esos modelos. La maison francesa vistió a tres estrellas Nicole Kidman, Regina King y Kate Hudson.

Lo interesante es que presentó un viaje a la intimidad del taller donde manos expertas y anónimas hacen realidad el sueño de una personalidad que busca impactar a sus seguidores.

En el caso de Nicole Kidman, quien compitió por el Globo en la categoría Mejor  Actriz por su rol en The Undoing, llevó un traje negro en georgette de seda cuya falda plisada y la pieza frontal  bordada con eslabones de perlas y cristales y plateados reveló maestría y dedicación.

Vestido para Regina King
fotografía: Gregoire_Vieille

Solamente la ilustración del boceto se llevó 25 horas para mostrar el diseño del bordado y como debería realizarse ese trabajo. El bordado de esta pieza, que a manera de delantal se extiende desde el cuello a los pies, necesitó  425 horas. Se utilizaron hilos plateados, cristales de vidrio cubiertos por pan de oro y cuentas de vidrio plateadas en dos tamaños. El resultado una cadena de sofisticados eslabones que lanza destellos apropiados para una estrella de la categoría de Kidman, quien una vez más se ubicó entre las mejores vestidas.

La otra  luminaria en lucir un modelo exclusivo de Vuitton fue Regina King, nominada en la categoría de Mejor Director  por la película One Night in Miami, donde triunfó Chloe Zhang, por Nomadland.

Regina llevó una columna negra con un drapeado asimétrico. Este traje  hecho a medida en cady de seda negro, un tejido que se caracteriza por su excelente caída, en esta oportunidad se  bordó en la parte frontal con lentejuelas plateadas y doradas, combinándolas con cristales. 

Al igual que el traje de Nicole Kidman, el dibujo de este modelo necesitó de 35 horas para alinear correctamente el patrón de bordado.  A este número de horas habría que sumar 350 para realizarlo. El patrón combinó lentejuelas plateadas, negras y doradas, a las que se sumaron cristales, colocados de tal manera que el brillo produjera un efecto en degradé. Las bordadoras tuvieron que colocar 20.000 lentejuelas plateadas, 12.000 doradas y 8.000 negras. Sobre ellas rebordaron 1.200 cristales, lo que dio como resultado un efecto de  relieve y contraste.

Vestido para Kate Hudson
fotografía: Gregoire_Vieille

Kate Hudson completó el trío de nominadas a un Globo de Oro vestidas por Louis Vuitton. Ella compitió en la categoría de Mejor Actriz en una película musical por su trabajo en el film Música. Además de su nominación estuvo en la lista de las mejores vestidas. 

Kate, quien estuvo en Los Ángeles lució un modelo, que al igual que los dos anteriores, tuvo como centro óptico la parte frontal y como exigía una suave caída se confeccionó en cady de seda. A diferencia de los otros dos trajes, éste llevó  mangas drapeadas en satén. Para el bordado se utilizaron lentejuelas y cuentas de vidrio.

La parte frontal se realizó en lana con georgette con detalles de seda plisados en el borde de la blusa. El dibujo del boceto del traje y patrón del bordado sumó 25 horas· Para plasmarlo en la tela, las bordadoras se llevaron 425 que dibujaron  cuatro cadenas que corren a lo largo del vestido.

Junto al hilo plateado se colocaron piezas de vidrio cubierto de pan de oro, cuentas de vidrio plateadas de dos tamaños diferentes y cristales de tres dimensiones.

Con estos detalles que brindó la gerencia de Louis Vuitton se ratifica que detrás de un vestido, además de un diseñador de la categoría de Nicolas Ghesquière, se precisa de un equipo de artesanos capaz de trabajar a la perfección estos diseños que son realizados totalmente a mano. 

Deja un comentario