voces para el mundo

Oscar Rangel : triunfo internacional con disciplina y buena actitud

Por Gabriela López Mijares /Twitter: @gabrielalopezm

En el año 2003,  con una hoja de ruta profesional impecable y con dos maletas llenas de mucho más que sueños, llega Oscar Rangel a la bella Isla de Montréal, en la provincia de Québec.

Caraqueño, graduado de Publicidad y Mercadeo en el Instituto Universitario de nuevas profesiones y con un post-grado de Marketing que obtuvo en la “Victoria University of Welington”, en Nueva Zelanda, en el año 2001, Oscar Rangel, profesional determinado a ganarse un sitio en la sociedad canadiense, comienza su carrera de hormiguita en el mundo del mercadeo, la publicidad y las ventas a nivel corporativo.

Oscar llega como inmigrante junto a su esposa Ana en el 2003, pero no era su primera vez en Canadá. Èl tuvo la oportunidad de venir por vez primera a los 17 años a la provincia de Alberta, gracias a un programa de intercambio para estudiantes, que le permitió tener una verdadera inmersión con una familia de acogida canadiense. En esa oportunidad, vivió en medio de las montañas rocosas, en la hermosa y turística localidad de Banf, muy conocida y visitada por sus fabulosas pistas de ski en el invierno y por sus lagos y montañas espectaculares en el verano.

Su experiencia fue tan fructífera y enriquecedora, que aquel joven estudiante quedó muy enamorado de ese país de ensueño que lo había recibido tan amistosamente durante poco más de un año. Por esa razón, apenas pasados uno o dos años  de estar de vuelta a su terruño venezolano, se percató que había quedado flechado de ese país para siempre y que debía regresar.

Desde ese momento, Oscar comenzó a planificar lo que yo calificaría como la historia de una inmigración exitosa. Un proyecto que no podía menos que serlo, pues estudió todos los detalles de la que sería su nueva tierra : lengua, (en este caso dos : inglés y francés) costumbres, historia, ritmo de vida y  tradiciones.

A la par de la preparación mental, emocional y espiritual con mucha disciplina, se preparó también a nivel laboral estudiando las lenguas del que sería su nuevo pais, y puliéndose como profesional para tener un curriculum  interesante y competitivo.

Evidentemente,  con las cartas de presentación de su experiencia venezolana en compañías de la talla de Sony Entertainment, E! ntertainment y la cadena HBO para Latinoamérica, el éxito no podía serle furtivo.

A un mes de su llegada, Oscar consiguió ser llamado de la cadena Telelatino, una division de Corus Entertainment y allí obtuvo su primer puesto como ‘’Development manager’’ o lo que equivale a Gerente de desarrollo.

Desempeñó exitosamente este cargo durante más de 6 años , hasta que recibió otra interesante propuesta de “Toon Boom animation”, empresa que produce el software de los mejores estudios de animación en el mundo. Allí trabajó por espacio de casi dos años como Coordinador de ventas y Coordinador de marketing.

Luego de esa experiencia, igualmente enriquecedora, obtuvo lo que él califica como su “trabajo soñado”: un cargo de Agente de ventas Internacional de la “National film board of Canada”, en el cual su misión es desarrollar audiencias en todas partes del mundo, para lo cual debe viajar y conquistar nuevos mercados, promocionando los films canadienses que el Instituto patrocina, produce y promueve.

Oscar está llegando a los 10 años de ejercicio de este cargo y aun sigue encantado con sus funciones, pues dicho rol le permite realizar dos cosas que ama: viajar y conocer gente de diversas latitudes, conectar con ellos, mientras promueve sus productos favoritos, los documentales canadienses.

La historia exitosa de este profesional, no es una cuestión de suerte o azar, como podrían llamarlo algunos. Su triunfo no ha sido casual, pues Oscar Rangel se preparó durante años para conquistar una nueva tierra, construir su actual realidad y preparar un futuro estable y armonioso para él y su familia. Familia que ha formado y hecho prosperar en su país de adopción.

Es un asunto de disciplina, trabajo, preparación, planificación y determinación.

Para terminar, le preguntamos a Oscar Rangel, en entrevista exclusiva para nuestro programa  ‘’La Buena Ola’’ por Super Stereo 98.1 Fm y para Pasión País,  a qué atribuía su facilidad de adaptación y su ascenso constante en un área de trabajo tan competitiva y en tan corto tiempo, a lo cual nos dijo, sin dudarlo,  que lo atribuye a una mente abierta y flexible, pues además de venir 100% preparado, él estaba listo para re-comenzar su carrera en nuevas tierras desde el peldaño más bajo de la escalera, si eso era necesario, pues lo importante era empezar. Demostrándonos nuevamente que el talento y la disciplina son determinantes, pero la actitud y la mentalidad lo son más aún y son los que verdaderamente nos abren todas las puertas.

Desde esta tribuna, no podemos menos que desearle éxitos a un coterráneo  que a punta de trabajo y dedicación, se ganó en nuevas tierras el sitio que merecía.

Bravo, Oscar! Celebramos tus éxitos!

Deja un comentario