estilo de vida

La moda venezolana vibra positivamente

Dos marcas venezolanas vuelven hacer alianza para presentar su nueva colección. Ellas son Masterpiece y Liliana Ávila. La primera incursiona en nuevos tejidos sin abandonar su identidad callejera y urbana, mientras que Liliana hace uso de modelos clásicos y los llena de contemporaneidad para darle un toque más arriesgado.

Mayte Navarro

Hoy dedicamos estas líneas a una diseñadora venezolana que crea bolsos y, siguiendo las orientaciones de los analistas del hoy día, ha querido aliarse para lograr un mayor impacto en la presentación de sus colecciones, que utilizan un lenguaje parecido. Además, no es la primera vez que Masterpiece y Liliana Ávila coinciden en su lenguaje.

La colección lleva el nombre de Twinkle que significa centelleo, esa luz que producen los relámpagos que vibra, que traduce energía, potencia.  ¿Qué nos quieren decir las tres diseñadoras, Adriana Angarita,  María Alejandra Bellardi y Liliana? Que para ellas la relación con ese mundo que las rodea está marcado por aceptar los cambios, pero no de una manera impuesta sino que esos estímulos exteriores propician nueva ideas y actitudes que permiten que podamos expresarnos.

Según ellas mismas lo expresan: “Existen dos tipos de vibraciones: negativa y positiva” y este trío se ha propuesto trabajar y dejarse impactar por  las positivas. Esta vez encontramos una propuesta urbana, dispuesta a apoderarse de la calle y hacer de cada prenda una prolongación del pensamiento.

Son prendas que no pasan inadvertidas gracias al grafismo que utilizan, donde prevalecen las líneas fuertes que hacer recordar el arte de los grafitis, obra de María Alejandra Belardi , pero que en esta oportunidad tiene como lienzo el denim, ese textil que no tiene edad para usarse y que sin abandonar su lado rústico ha conquistado otros espacios más sofisticado.

De esta manera las diseñadoras irrumpen con piezas que retoman un cierto pasado y siendo una forma que indica que llevarlas va más allá de la temporada. 

Ávila y Masterpiece crearon nuevos diseños, entre ellos, el Mothership Tote, que por su tamaño permite llevar todo los que se necesita para el trabajo;  y el must de esta temporada el Ballon. Bag.Twinkle, un modelo que se impone y que firmas como Lowe lo han reutilizado. Liliana Ávila trabaja con materiales de calidad, para que se conviertan en accesorios que se usan y reusan. Además busca pieles sustentables, lo que genera una vibración positiva hacia el medio ambiente.

En cuanto a la paleta de colores están los clásicos: el blanco y el negro  y le suman texturas metalizadas. El neón ha estado presente en otras colecciones de ambas marcas y en esta oportunidad no lo abandonan, pues encuentran ese toque arriesgado, tan necesario en estos momentos en que el temor es un sentimiento que abunda.

Una colección que, como lo expresan,  es producto de “la investigación espiritual sobre la certeza y la serenidad, de que todo pasa, sea bueno o malo, que solo hay que vivir, agradecer y aprender del proceso; sentimos la necesidad de hablar artísticamente de esto, y tomar esa energía acumulada para crear nuestros diseños”.

Esta colección, es una manera de marcar la vida, no solamente desde lo material sino también desde otros aspectos que como el optimismo que da un impulso positivo hacia el futuro. De allí que inviten a conocer este trabajo de esta manera: “Creemos que el Universo tiene un plan maravilloso y juntas te invitamos a descubrirlo”.

Para conocer ambas colecciones se pueden visitar sus páginas web www.masterpiece.ve.com y www.lilianaavila.com

Deja un comentario