estilo de vida

La moda venezolana va por buen camino

Clarissa Egaña presentó en LAFS, cuya edición se llevó a cabo de manera virtual, una ponencia donde reflejó el desarrollo de su marca Port de Bras y la madurez que van alcanzando las diseñadoras venezolanas.

Mayte Navarro

Latin American Fashion Summit es una iniciativa que se ha propuesto respaldar la moda latinoamericana a través de una plataforma que le brinde a los diseñadores y otros profesionales involucrados con el sector las herramientas que les permitan crecer dentro de la industria para ser más competitivos y alcanzar solidez como empresa.

Este año, debido a las condiciones que se viven en todo el mundo se realizó el encuentro de manera virtual, con la participación de 66 personalidades quienes presentaron sus ponencias. Por Venezuela asistió Clarissa Egaña, fundadora y directora creativa de la línea deportiva Port de Bras, quien compartió espacio con la diseñadora colombiana Maygel Coronel, directora creativa de la marca que lleva su nombre y que se encuentra ubicada en Cartegena, Colombia. Moderó la conversación  Teresa Sádaba de ISEM Fashion Business School.

Clarissa, quien también estuvo participo en la edición de 2019 junto a un grupo de colegas venezolanas, expuso los aspectos principales en los que ha trabajado para que su marca tuviese proyección, no sólo a nivel nacional sino internacionalmente, un trabajo que ha requerido de organización y disciplina. Por otra parte señaló que ha trabajado el ADN de la marca para que pueda destacarse y ser reconocida.

Las sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente fueron otros dos aspectos que bordó la fundadora de Port de Bras. Resaltó que es necesario crear un ambiente de trabajo donde  los colaboradores se sientan a gusto y al mismo tiempo enseñarles que su trabajo es importante para que la marca tenga éxito, de esta manera la gente se identifica con ella. Estos sentimientos han permitido que durante la pandemia este grupo de trabajadores haya continuado comprometidos y la producción no se haya detenido.

La moda, explicó tiene el gran compromiso de cambiar su filosofía, hay que  crear piezas que sean más duraderas para que contaminen menos el ambiente, los procesos también deben ser más amables. Por otra parte, las marcas deben concientizar a sus compradores para que estos prefieran productos creados con responsabilidad.

El crecimiento de la marca y las exigencias del mercado han llevado a Port de Bras a crecer y a redefinir los procesos de confección, razón por la cual está en pleno proceso de expansión que sin duda la hará una marca capaz de competir en los mercados internacionales.

Influenciadores como Olivia Palermo han llevado sus diseños, que tienen como característica principal, que aunque han sido creados para realizar actividades deportivas o para vestir de manera informal sus materiales, cortes y confección se ha cuidado en extremo lo que hace que estas prendas no sean convencionales y vistan a la mujer con elegancia. En estos tiempos de COVID-19 cuando la comodidad es lo que impera sus modelos resultan adecuados.

Concluida la ponencia, las amigas de Clarissa, diseñadoras venezolanas exitosas, compartieron una  tarde especial.

Es destacar que la industria del fashion es una de las más importantes en el empleo de la mano de obra femenina. Las diseñadoras venezolanas están conscientes de ello y por eso trabajan para ofrecerles situaciones de trabajos dignas con salarios justos. Sin lugar a dudas que, aun en tiempos de crisis, ha sabido redimensionarse y buscar en el mercado externo respuestas que les permiten continuar consolidándose.

Deja un comentario