orientación emocional

¿Estás atento a construirte o te lo pierdes?

Karina Paredes/ @en_persona

El ser humano es de inmediatismo, requiere una fórmula mágica inmediata que le resuelva todo, y así es que hemos avanzado frenéticamente a un mundo voraz que consume nuestra energía y que nos hace vivir en automático, y ¿sabes que es lo más irónico de todo? Que no existe ninguna fórmula mágica, todo se trata de estar presente en el proceso de manera consciente y voluntaria.

La construcción de uno mismo comienza en la autovaloración y autoestima, se trata de levantar la estructura en el pilar del amor que nos tenemos a nosotros mismos, el cual está sostenido en nuestros pensamientos, juicios, sentimientos, evaluaciones, opiniones, etc., sin embargo, la representación que tienes de ti mismo es enormemente limitada. Es por ello que es nuestro trabajo de construcción ir más allá de todo eso.

A medida que fuimos creciendo, recibimos del exterior millones de estímulos, unos fueron significativos, otros no tanto, y aprendimos a movernos para agradar, socializar, ser amados, comprendidos, y seguro en el proceso perdimos mucho de nosotros mismo como sacrificio a ser aceptados por padres, amigos, entre otros. Todo ese feedback exterior nos dio una información de lo que ellos creían que éramos y nos lo creímos. Pero realmente ¿Quiénes somos?, quitando todos esos mensajes de los demás, sé sincero y obsérvate, ¿eres eso que dicen? El camino del autodescubrimiento es maravilloso, el problema es que no hay receta mágica, involucra colocar atención a la autoobservación, al cuestionamiento de los miles de pensamientos diarios que pasan por nuestra cabeza, a dudar de los juicios que nos emitimos, y de tumbar aquellas ideas descabelladas del pasado que “aseguran repetirse en el futuro”.

Ahora bien, hay gente con una gran capacidad de amor por los demás, desean quitarles los obstáculos, sufrimientos, problemas, a veces da como resultado el tolerar cualquier cosa por un poco de cariño, tratando con todo el esfuerzo de hacer por los demás lo que no hacen por ellos mismos. Siempre hay un límite bien claro y es el respeto y el amor a uno mismo, que debe estar por encima de todo lo demás, ¿lo sabes?, la persona que mejor debes tratar, eres tú, a la que más debes consentir, cuidar y darle ánimo. Escucho con frecuencia “es que cuando me toca comer sol@ me hago cualquier cosa”, ¿por qué? ¿Los demás si merecen una cena suculenta, pero tú no? Es decir, tú mismo te maltratas, ¿cómo para qué el esfuerzo? esto es un atisbo de los miles de comportamientos que tenemos con nosotros mismos, y es que estamos mucho más pendientes de agradarles a los demás que de agradarnos a nosotros mismos, de darnos ese amor, ese abrazo, ese aliento que nos impulsa a vivir la vida como el maravilloso ser que somos.

La teoría “paradojas del cambio” dice que solamente se puede cambiar algo cuando uno deja de pelearse con eso, entonces, no te pelees con eso que has sido, abrázate con infinita compasión, respira y toma el aprendizaje. Ahora construye desde las bases (pensamientos, juicios, sentimientos, evaluaciones, opiniones, etc) observa ese pensamiento “es que he sido demasiado débil” y cuestiónalo… ¿siempre? Y eso ¿es inmodificable? ¿qué hecho concreto te viene a la mente cuando te ves débil? “cuando permití que mi pareja eligiera todo”, ¿qué estabas eligiendo tú entonces? ¿comodidad? ¿paz? Entonces no lo eligió todo, “’¡pero no quiero que eso suceda más! De acuerdo, comienza a ver que antes elegiste lo que te convenía, que no es que eras débil, y ahora actúa desde otra opción, ¿lo ves? este es el trabajo de ti contigo, ¿lo construirás?. Por lo pronto te sugiero que cada mañana decidas lo siguiente. “Cada día voy a descubrir una cosa diferente en mi vida de mí mismo” y  ¡Buen viaje el mejor lugar del mundo!

Un comentario

  1. Excelente reflexión Sra. Paredes
    La felicito por sus conclusiones.
    Los que manejamos la Astrología transpersonal y psicológica, sabemos exactamente a que se refiere.
    Y lo que usted recomienda es, desde mi punto de vista, lo más sano para nuestra salud física, mental y emocional

Deja un comentario