estilo de vida

La Mostra de Venecia venció al virus

Venecia se llenó de luminarias del cine y nuevamente da ejemplo al mundo al no suspender su Festival, pues no sólo es una muestra de apoyo a la industria sino que indica que el miedo es un obstáculo a vencer

Mayte Navarro

Sin lugar a dudas que el Festival de Venecia ha dado prueba de valentía y sobre todo de solidaridad. Realizar este encuentro que llega a su edición número 77 se puede traducir como una verdadera manifestación de apoyo a la industria del cine que se ha visto afectada en todo su espectro, pues muchas producciones han suspendido el rodaje por resultar imposible llevarlos a cabo y proteger a los trabajadores, quienes, a su vez, se han visto afectados pues se quedaron sin empleo. Así vemos que técnicos y artistas se encuentran en sus casas esperando oír la célebre frase “cámara, acción”. Los cines han cerrado sus puertas con el consiguiente deterioro económico para sus dueños y colaboradores.

Pero Venecia fue fiel a su espíritu, vinculado a la nada, pues nació en un pantano que no tenía que ver con la belleza. La Serennisima es una obra del hombre que quiso vencer el abandono con las bellas artes, la intelectualidad y la libertad. Además, esta ciudad es escenográfica y por lo tanto ideal para el séptimo arte, que tantas veces ha hecho de ella la locación ideal.

Allí se encontraron, a través de comercio el Occidente y el Oriente. El teatro, la música y la pintura han tenido en Venecia su sede. La producción del lujo fue otro de sus potenciales. Por lo tanto la Mostra no podía cerrar sus puertas ante un virus que arremete contra lo social en todas sus manifestaciones.

Alberto Barbera, director artístico del festival de Venecia señaló: “Será un festival excepcional, en una situación extraordinaria. No estábamos seguros de sí era la decisión correcta hacer el festival pero en un momento nos dijimos: ¡Debemos hacerlo, no podemos renunciar a lo que hay que hacer! Tenemos que empezar de nuevo, necesitamos dar una señal de optimismo y solidaridad a la industria cinematográfica».

Por otro lado, Thierry Frémaux, director del Festival de Cine de Cannes, aprovecho la tribuna veneciana para solidarizarse con cine brasileño y manifestarse contra Bolsonaro.

En el 77º Festival Internacional de Cine de Venecia se vio a dos de las mujeres más esperadas de este festival en el Corradi Cinema Lounge: la directora Susanna Nicchiarelli y la actriz Romola Garai, en el estreno de la película Miss Marx que se proyectó en el Palazzo del Cinema y que trata sobre con Eleanor, hija de Karl Marx, una de las primeras mujeres que abordaron temas como el feminismo y el socialismo en el siglo XIX.

El director Roger Michell y el Oscar Jim Broadbent de El Duque regresaron con esta película basada en una historia real que, tras su presentación al público, obtuvo una gran aclamación.

También se vio a Massimiliano Caiazzo, protagonista de la serie de Rai Mare fuori, que se emitirá a finales de septiembre. Otro actor que desfiló por la Mostra fue Luka Zunic, junto al director Mauro Mancini y el productor Mario Mazzarotto, de Non odiare, la única representación italiana en competencia este año en la Semana Internacional.

La alfombra roja inaugural ha sido sin arremolinamientos, las actrices mostraron sus atuendos, que este año se han caracterizado por escotes infinitos. A la hora de las entrevistas ha predominado un atuendo fashion pero menos atrevido.

Tilda Swinton, la actriz ganadora del León de Oro por su trayectoria se vistió de Chanel en impoluto blanco y recogió su premio usando una enigmática mascarilla en forma de mariposa. Esther Expósito se presentó también de blanco pero revelando sus curvas, gracias al diseño de Etro, la misma firma seleccionada por Taylor Hill que dejó poco a la imaginación gracias a las transparencias. La directora Gia Coppola prefirió algo romántico de Gucci para la alfombra roja de Mainstream.

Pero junto a los nombres de los grandes diseñadores hay un accesorio que ha estado presente y es la mascarilla que ha ido desde la más sencilla hasta las más sofisticadas y brillantes.

También aterrizaron algunas influencers, que poco tienen que ver con el festival pero que utilizan este escenario para sumar seguidores y alcanzar más likes.

Deja un comentario