salud

EL BALÓN GASTRICO ELIPSE ELIMINA EL SOBREPESO SIN CIRUGÍA

Un novedoso método para combatir el sobrepeso está siendo puesto en práctica en la Unidad Bariátrica y Metabólica (UBAM), ubicada en el Instituto Médico La Floresta. Se trata del balón gástrico Elipse, un dispositivo en forma de cápsula que se introduce en el estómago sin necesidad de endoscopia, cirugía ni anestesia, y que le permite al paciente  perder entre 15 y 20  kilos en un tiempo programado de cuatro meses.

Basta con colocársela en la boca y digerir varios tragos de agua para deglutirla,  y al cabo del período señalado se expulsa naturalmente por vía digestiva inferior, es decir, a través de las heces, explicó el doctor Argenis Chaparro Madriz, cirujano bariátrico y uno de los directores de UBAM, la nueva y moderna área situada en la planta baja de la clínica.

“El procedimiento de colocación dura entre 15 y 20 minutos. El paciente acude a consulta en ayuna, y se le da a tomar previamente varios tragos de agua. Luego, se le coloca en la boca el balón que viene dentro de una capsula conectada a una manguerita, se le da más agua para que la ingiera y se verifica que esté en el estómago, mediante rayos X de abdomen”, indicó.

Posteriormente, “se enlaza la manguerita o extremo discal que está fuera de la boca del paciente a un sistema de infusión, conectado previamente a una bolsa de solución fisiológica y se ejerce presión para ayudar a romper las paredes de la capsula y que se libere el balón dentro del estómago”.

Una vez esté libre, se llena completamente con 550 cc de la solución, se hace tracción en la manguerita y se desconecta, quedando de esa forma ocupado un volumen importante del estómago, lo que hace que el paciente se sienta lleno, coma menos y por tanto adelgace,  agregó Chaparro Madriz.

Esta nueva herramienta, de la cual es pionera la UBAM, está indicada únicamente para personas con sobrepeso cuyo Índice de Masa Corporal (IMC) está entre 25 y 29.9, es decir, que tienen entre 8 y 15 kilos demás y no califican para cirugía bariátrica porque no son obesas. Deben ser mayores de 15 años de edad y menores de 80.

El médico comentó que el balón dura cuatro meses en el estómago del paciente, a quien una vez colocado se le entrega una báscula que le permite obtener datos como: peso, IMC, porcentaje de grasa, óseo y de musculo, además de los requerimientos calóricos diarios, información que se puede acoplar a unas aplicaciones móviles para que le llegue a los médicos tratantes.

Resultados positivos

 “La pérdida de peso se produce por restricción calórica mientras se tiene el balón dentro porque ocupa un espacio y se come menos cantidad de alimentos, lo que induce un balance energético negativo. Esto viene acompañado de consultas nutricionales, con psicólogos y un plan de entrenamiento por cuatro meses a través de la plataforma Zoom, con especialistas que van supervisando y monitoreando la ejecución de los diferentes patrones de actividad física del paciente”, informó Chaparro.

No obstante, agregó que aunque se trata de una técnica bastante efectiva para combatir el sobrepeso, de no mantenerse los cambios conductuales logrados durante el proceso en cuanto a hábitos alimentarios y actividad física, una vez expulsado el dispositivo, se corre el riesgo de volver a ganar peso, razón por la cual es importante la asesoría nutricional y psicológica.

Tras su colocación, el paciente tendrá que estar ingiriendo líquidos los tres primeros días, luego una dieta blanda hasta el día 15 mientras se acostumbra al nuevo patrón alimenticio y de allí en adelante comidas sólidas.

Chaparro afirmó que por tratarse de un procedimiento no invasivo, no conlleva riesgos operatorios para el paciente y permite bajar de peso de forma rápida y segura, a diferencia de los balones que se colocan por vía endoscópica en los que se requiere sedación y se retiran a los seis meses.

Deja un comentario