orientación emocional

El momento presente.

Karina Paredes @en_persona

Muchas veces hemos escuchado la importancia de estar en el momento presente. El mindfulness, el yoga, prácticas de meditación le dan una importancia vital al “ahora”, y tiene total sentido, nuestra verdadera presencia se encuentra viviendo este instante, y si lo piensa bien, la vida al final son instantes realmente vividos o conscientemente experimentados…Instante tras instante.

Lo que nos desvía de poder vivirlo a plenitud, es la mente, que deberíamos utilizarla para trabajar y no tanto para interpretar todo lo que está frente a nosotros, para asegurarse el control absoluto, busca frenéticamente cubrir el momento presente con recuerdos y con expectativas, es decir, busca anclarnos en el pasado o en el futuro que es lo que conoce, y por lo tanto, nuestra verdadera presencia, la experiencia de éste instante queda opacado, colocado deliberadamente en un segundo plano, dejando de sentir, digerir, vivir… el ahora.

Michel de Montaigne, en su lecho de muerte soltó la siguiente frase: «Mi vida estuvo llena de terribles desgracias, las cuales en su mayoría nunca sucedieron» Impactante esta frase, y si te sentiste identificado, no te preocupes, a todos nos pasa que imaginamos respuestas catastróficas a los acontecimientos, y eso pasa porque el pensamiento necesita imponerse y evita vivir el ahora, proyectando en el futuro, todas aquellas experiencias vividas en el pasado, asegurando que se repetirán inevitablemente, quitándote todo poder de decisión para cambiar tu destino.

Dejar que la mente viva en el pasado, en el sufrimiento que vivimos, en la nostalgia de lo que fue nos lleva a sufrir de depresión, culpa, resentimiento y preocupación, y al estar en el futuro, viviendo en la ilusión, creando expectativas o aferrándonos a resultados nos llena de angustia, estrés, ansiedad y amargura. Y es que ninguno de esos momentos son reales, lo que pasó ya no existe, el futuro tampoco.

Por un momento, percibe, si lo que vives en este momento se trata de más una pantalla que dejas que tu mente proyecte como una película de terror, o es una realidad. Voy a colocar un ejemplo, a X persona le diagnostican una enfermedad, ¿qué es lo que sucede? Dos escenarios paralelos: por un lado, comienza a pensar en todas las personas en su familia que pasaron por eso y que tuvieron terribles consecuencias en el pasado; por otro lado, piensa entonces que posiblemente le tocará ese terrible destino en el futuro. Dejamos que la mente nuble el mensaje que toda enfermedad nos transmite, y la posibilidad de actuar de manera inteligente para vivir nuestra experiencia de manera auténtica y personal.

No tienes que exigirte ser feliz, experimenta el ahora, enfócate en sonreír, agradecer, ser amable en este instante, no tienes que SER amable, agradecido o sonriente siempre, habrán momentos donde simplemente no lo puedas hacer, pero este instante es tuyo, y puedes hacer lo que decidas con él, y poco a poco, a la medida que vivas el momento presente, lograrás desvanecer las proyecciones que originan tus sufrimientos.

Deja un comentario